Contagio.Steven Soderbergh.





Ficha técnica:

Título original: Contagion.
País: USA-Emiratos Árabes.
Año: 2011.
Duración: 103 minutos.
Director: Steven Soderbergh.
Guión:Scott Z.Burns.
Música: Cliff Martínez.
Diseño de Fotografía:  Steven Soderbergh.
Edición: Stephen Mirrione.
Productores:  Michael Shamberg, Stacey Sher, Gregory Jacobs y Steven Soderbergh.
Diseño de producción:  Howard Commings.
Compañías: Doubles Features Film, Regency Enterprises, Imagination Abu Dhabi-

Intérpretes:

Marion Cotillard: Leonora Orantes.
Matt Damon: Mitch Emhoff.
Laurence Fishburne: Elis Cheevert
Jude Law: Alan Knumwiede.
Gwyneth Paltrow: Beth Emhoff.
Kate Winslet: Erin Mears.
...


Sinopsis.

Contagio relata  con detalle periodístico el caos producido por una pandemia  mortal. Un grupo de científicos intenta entender la causa y controlar el virus, viajando por distintos escenarios del mundo, lo que a la larga favorece la expansión de la enfermedad globalmente.

Comentario.

Contagio es la nueva aproximación de Steven Soderbergh a un estilo cinematográfico acuñado por él mismo, una brillante mezcla de  filme coral, de ficción ( en  este caso incluso ciencia-ficción), documental cuyo ejemplo más espectacular fue Traffic... (Angel Sala. Crónica de un apocalipsis anunciado. Dirigido por...Octubre, 2011).. Soderbergh se une a la nueva corriente apocalíptica que inunda el cine de los últimos tiempos (Infectados, Alex y David Pastor, A  ciegas, Fernando Meirelles...) ,  aunque incide más en las consecuencias del 11S, y señala los riesgos de la globalización,  de los desplazamientos de grandes grupos humanos y el uso  irresponsable de internet.

Soderbergh narra su Apocalipsis  desde la cotidianeidad, sin efectismos ni héroes o antihéroes, con tono de reality show, que evidencia la fragilidad y decadencia de la sociedad global. Denuncia la decadencia de la prensa escrita, controlada por poderes fácticos y el auge de algunos blogueros sin escrúpulos, acusados de fraude de valores,  y homicidio involuntario; uno de los médicos afirma que los blogs son como  graffitis con signos de puntuación. El miedo que se extiende entre la población con consecuencias más devastadoras que la enfermedad engorda a las industrias farmacéuticas, que lanzan productos de cuya eficacia  se duda. En cierta medida tiene razón Soderbergh, pero hay que introducir algún matiz: la expansión de internet y sus redes sociales ha  desplazado muchos oficios pre-nuevas tecnologías; se ha afirmado que la red es más democrática y no se puede obstaculizar a los que intentan hacerse un hueco en el nuevo mundo, porque no hay alternativa, aunque debemos ser conscientes de que en el nuevo soporte, llamado virtual,  se reproduce el mundo real, con las mismas cuotas de poder. Todos pueden acceder a recibir y dar información, pero no todos tienen las mismas oportunidades de ser leídos o escuchados. En las nuevas redes compiten ciudadanos modestos con enormes empresas, y es un tanto maniqueo elegir como representante de los blogueros a un indeseable.

El director abusa de otros lugares comunes como la demonización de los políticos, uno de los populismos más extendidos, vacunados en caso de enfermar antes que los abnegados doctores, prostrados en hospitales. Como ocurre con los blogueros, un senador o diputado sirve para atacar a toda la clase, cuando no existe posibilidad de hacer funcionar un país sin su existencia; ningún estado del mundo carece de ellos, entre los que habrá corruptos e incorruptibles, como en cualquier sector del cuerpo social. La película está dividida en partes, correspondiendo cada una de ellas a los días álgidos del desastre; el día primero lo incluye al final, con el fin de responsabilizar a los chinos de la pandemia.

El director ha elegido una forma de representación entre el  género documental y el reality-show, aunque más cerca del  primero. Una voz en off visual va narrando los acontecimientos día a día, sin profundizar en  los personajes. Predominan los planos medios y los primeros planos, en los que el espectador entra en contacto con instrumentos de comunicación que le son muy familiares, como el teléfono móvil, las pantallas de los ordenadores o de las video-conferencias, y los laboratorios dotados con los últimos avances tecnológicos. Pero nadie puede evitar el contagio que se produce por esos miles de gestos cotidianos que realizan los seres humanos en sus relaciones sociales, como tocarse la cara, dar la mano, apoyarse en la barra de un autobús...Los rumores no sólo aumentan  o disminuyen el pánico, sino que engrosan las cuentas de todos los que trafican con ellos: la bolsa, las industrias farmaceúticas, los estados corruptos...

Al adoptar la forma de cinema veríté contribuye a extender el miedo a los nuevos pronósticos del próximo invierno, como ocurre año tras año. El ejemplo más reciente es la última gripe aviar, que inspiró el film de los Hermanos Pastor, Infectados. No aporta mucho, y menos tranquilizador.

Comentarios