Las mujeres perfectas. Frank Oz



Ficha técnica:

Título original: The Stepford Wives.
País: USA.
Año: 2004.
Duración: 93 minutos.
Dirección: Frank Oz.
Guión: Paul Rudnick, basado en la novela homónima de Ira Levin.
Música David Arnold.
Casting: Juliet Taylor.
Supervisor música: Randall Foster.
Co-Productor: Leslie Converse.
Diseño de vetuario: Ann Roth.
Editor: Gay Rabinowitz, A.C.E.
Diseño de Producción: Jackson Degovia.
Director de Fotorafía: Bob Hahn, A.S.C.
Productores ejecutivos: Ron Bozman, Kery Lyn .
Producción: Scott Rudin, Donald de Lyne, Edgard Scherick, Gabriel Grunfeld.
Dreamworks SKG Pictures; Paramount  Pictures, Viacom Company.

Intérpretes:

Nicole Kidman, Mathew Broderick, Bette Milder, Christophen Walken, Roger Bart, Jaith Hill, Glen Close, David Marshall Brant, Matt Malloy, Jon Lovitz.

Sinopsis.

Joanna Eberhart ( Kidman ) y su marido ( Broderick ) se mudan al acomodado barrio de Stepford (Connecticut) en lo que parece otro paso hacia la felicidad en su vida perfecta. En Stepford todos los vecinos tienen complacientes esposas, y eso intriga a Joanna, quien, con la ayuda de una vecina bastante anticonvencional, descubrirá que en el barrio todos los maridos han 'reemplazado' a sus esposas po 'robots'.

Comentario.

Frank Oz  realiza un film muy caústico y corrosivo con las mujeres republicanas conservadoras.que idean un sistema para convertir a aquellas  que han alcanzado el  éxito profesional en auténticas, adorables y bellísimas amas de casa, que viven para hacer felices a sus maridos, parecidas a esas feminas de los anuncios, que limpian su casa con extrema facilidad y esperan el retorno del marido a un hogar que resplandece por su pulcritud, a cuyo frente está un ama de casa que no muestra fatiga . Tamaña perfección extraña a Joana Eberhart (Nicole Kidma), una agresiva realizadora de reality shows, despedida por su  programa Aspiro a más, que cabrea  a más de un marido. El realizador incluye en el grupo a una pareja gay, uno de cuyos miembros reniega de la ideología republicana, contradictoria con su orientación sexual y una escritora gorda, que quiere seguir siéndolo. El trío formado por estos tres elementos  decidirá  iniciar la guerra a este mundo de bombones eróticos y cerdos babosos, que se reúnen por separado en clubes masculinos y femeninos, pero serán absorbidos por el sistema, e incluso el hombre, Roger,  sse verá obligado a abandonar su ropa de marca de Dolce & Gabbana y las  camisetas con sus ídolos, entre ellos Vigo Mortensen, y enfundado en su traje convencional, y la inexcusable corbata, sec onvertirá en el candidato ideal, homosexual, pero no feminista o amanerado para representar a Connecticut en el Senado.

Joana y su marido simulan su sometimiento con el fin de destruir el sistema de perfeccionamiento femenino, y la implantación de nanochips en el cerebro de las mujeres que las convierte en estandarte del modo de amar norteamericano. Su boicot tiene éxito y finalmente descubren que la artífice del maquiavélico plan es la administradora de la urbanización, una neurocirujana de éxito  estresada, que enloqueció cuando encontró a su marido con otra en la cama, asesinando a ambos. Construyó un robot, Mike, (Christopher Walken),  para que ocupara el lugar del marido muerto, y organizó un mundo perfecto, en el que los hombres manejaban a sus esposas con un mando a distancia, abultando a su gusto sus zonas eróticas.No necesitaban a otra, y ellas eran felices.

Tras abortar el plan de la perversa mujer, los tres actores de la rebelión, a realizadora televisiva, la escritora y el gay, son entrevistados por el famoso Larry King, un  icono de los medios de comunicación norteamericanos ante el que tiemblan incluso presidentes de gobierno.

Frank Oz crea un mundo horrible de  bellas mujeres rubias, sin alma ni iniciativa, auténticos robots sonrientes, que viven en casas remilgadas, filtradas en colores brillantes, con jardines cuidados y jalonados de flores. Las mujeres hacen ejercicios gimnásticos, perfectamente ataviadas para no afearse con antiestéticos chandals, en los que reproducen armónicamente los  movimientos repetitivos de las tareas del hogar: fregar, lavar...Nicole Kidman, durante su performance, hace miles de magdalenas de todos los colores imaginables, mientras a su alrededor pulula un perro tan mecánico como ella.

El film es un remake del realizado por Bryan Forbes en 1975,  (ambos basados en la novela de Ira Levin), pero transformado en una comedia, de la que han desparecido todos los elementos del thriller y casi de la ciencia-ficción. No obstante el resultado es muy mordaz y crítico con cierta clase de mujeres, hasta tal extremo que el espectador respira cuando las ve un poco despeinadas, vestidas de oscuro o con las imperfecciones que acompañan al ser humano. Apuesta atrevida del director atrevido de Un funeral de muerte, con alguna referencia a la biotecnología con el fin no de determinar el perfil genético de un individuo nuevo, sino como ecusa para modificar lo que ya hay y adaptarlo a una sociedad patriarcal, conservadora y machista. Poco o nada que ver con Un mundo feliz de Huxley. Cierto que el arquitecto de este edifico es una mujer, pero hace ya mucho tiempo que semiólogos y feministas ya no hablan de 'la mujer' en términos genéricos, sino de los diferentes tipos de mujeres en función de  las condiciones socio-económicas y la formación individual, y todos sabemos que eso es así.






Comentarios