Los joyeros del claro de luna. Roger Vadim.




Ficha técnica:

Título original: Les bijoutiers du clair de lune.
País: co-producción franco-italiana.
Año: 1958
Duración: 95 minutos.
Dirección: Roger Vadim.
Guión: Roger Vadim y J. Remy, basado en la novela de  Albert Vidalie.
Productor: Raoul J.Levy.
Música:  Georges Auric.
Fotografía: Armand Thirard.
Decorados: Jean Andre.
Sonido Robert Biart.
Montaje: Victoria Mercanton.
Vestuario de Brigitte Bardot: Louis Reraud.
Director de produccion: Roger Debelmas.





.
Intérpretes:

Brigitte  Bardot, Alida Valli, Stephen Boyd, Pepe Nieto, Fernando Rey, Maruschi Fresno.

Sinopsis.

Ursula, (Brigitte Bardot)  viaja desde el convento  francés donde había sido educada para iniciar una nueva vida en el sur de España, con su tío el Conde Ribera y su tía Florentina. A su llegada se topa con una tragedia: Lamberto, (Stephen Boyd),  un joven del pueblo, convencido de la responsabilidad del conde en la muerte de su hermana, se debate con  él y finalmente lo mata en una pelea, viéndose obligado a huir del pueblo. Ursula, cautivada por la belleza y la fuerza de Lamberto le sigue en su huida. Paradójicamente la censura permitió el rodaje del film en Torremolinos, pero prohibió su exhibición en España, donde permanece inedita.

Comentario.

Roger Vadim realiza un film plagado de tópicos, en el que más que la España real vemos la oficial, un folleto del Ministerio de Información y Turismo, hecho para ser  distribuido en el extranjero, pero prohibido para los españoles, menores de edad. Eran tiempos en los que el país salía de su aislamiento y consolidaba sus pilares económicos: el turismo y la exportación de naranjas y arroz. En la película no falta  ningún elemento de atracción para el turista: flamenco, corridas de toros, encierros, nobles andaluces que abusan de las mujeres, incluso las de su familia, aborígenes desnutridos, mal vestidos y desdentados y el macho hispánico, desgraciadamente con pinta de americano.

Cualquier mujer francesa que inciara  unas vacaciones en el país tenía garantizado, además de tostarse al sol, un romance apasionado con un hombre-hombre. Frente a él el icono gemenino más  emblemático de la época, BB, que no es verdad que se exhiba desnuda en ningún momento en la película, aunque sí sugerente y desaliñada, lo que le da ese toque de tobelookedatnes, que potencia el impulso erótico  masculino.

La belleza y el amor combinados con la muerte constituyen un gran atractivo para amplios sectores del público, lo que unido a la belleza sugerente de la actriz, a la sazón esposa de Roger Vadim, garantizaba el éxito de taquilla. Muchos españoles cruzaban la frontera para asistir   en ciudades del país vecino, como Perpiñán, a salas en las que se proyectaban estas películas, prohibidas en  España. Trnanscurrido el tiempo resulta bochornosa; los únicos guapos, elegantes y distinguidos son los extranjeros,  en este caso franceses, mientras los españoles aparecen siempre custodiados por una guardia civil con tricornio y vendiendo botijos.

 El título  del film responde a que según Roger Vadim los delincuentes a los que perseguía la policía se llamaban a sí mismos con este nombre.¿En qué país ? Yo, en España, es la primera vez que lo oigo.Debió especificar más.

Comentarios