A Serbia Film. Srdjan Spasojevic.










Ficha técnica:

Título original: Srpski Film.
País: Serbia.
Año: 2010.
Duración: 104 minutos.
Dirección: Srdjan Spasojevic.
Guión: Srdjan Spasojevic y Aleksandar Radiojevic.
Música: Sky Wikluh.
Fotografía: Nemanja Jovanov.
Compañía productora: Contra Film, Jinga Films

Intérpretes:

Srdjan Todorovic, Sergej Trifunovic, Jelena Gavrilovic, Katarina Zutic, Slobodan Bestic, Ana Sakic, Lena Bogdanovic, Luka Mijatovic, Andjela Nenadovic.

Sinopsis:


Milosh, (Srdjan Todorovic)  una estrella del porno ya retirada que vive con su mujer y su hijo, está pasando por apuros económicos. Una cita con una antigua compañera de rodaje, la pornostar Layla, le presenta la oportunidad de trabajar con un tipo llamado Vukmir, (Sergei Trifunovic),  que ha trabajado frecuentemente con niños maltratados y asociaciones dedicadas a la caridd infantil,  en su nueva película de porno experimental. Milosh acaba aceptando sin saber exactamente lo que va a rodar y  se sumerge en una tormenta de depravación violencia, snuff, pedofilia, y drogas que lo dejan en un abismo de locura.. El filme se enmarca en el Movimiento Underground de cine de Belgrado, y pone en evidencia el sufrimiento de su pueblo en los últimos años.


Comentario.

 La película, que pasó sin pena ni gloria en Norteamérica, y fue exhibida en Reino Unido, tras ser suprimidos cinco minutos, ha comenzado  a tener dificultades en España, tras su proyección en el Festival  de Cine de Terror de Sitges, tras una denuncia de una asociación de defensa de los menores.  La fiscalía acusa a  Ángel Salas de la exhibición  de pornografía infantil, por permitir su pase  en el seno del Festival. Previamente otro juez había prohibido la exhibición en el  XXI Festival de Cine Fantástico y de Terror. Aunque la Fiscalía barajó la posibilidad de acusar al director, finalmente desistió porque la exhibición de pornografía con participación de menores es diferente en cada país, lo que hubiera dado lugar a un debate legal de incierto final, según el Diario 'El País'.

El escándalo está servido. El cine de terror siempre tiene una gran dosis de carga sexual, intensa en el slasher o el splater. En el caso que nos ocupa no puedo juzgar porque no he visto la película, y el trailer no permite vislumbrar hasta qué punto se llega en lo extremo de las imágenes. El director se justifica diciendo que es una metáfora de  la vida  cotidiana de los serbios, en la que son  explotados por  los que manejan  el  destino de los hombres  desde que nacen  hasta que mueren.

La Butaca.net informa de que el film ha recibido un premio especial del público por convertirse, sin ser proyectada, en símbolo de la libertad de expresión.Los comentarios en la red son muy variados, aunque pocos positivos, porque roce la legalidad o no, se considera de mal gusto.

Comentarios