Viridiana. Luis Buñuel.





Ficha técnica:


Título original: Viridiana.
País: México.
Año: 1961.
Duración: 90 minutos.

Dirección: Luis Buñuel.
Guión: Luís Buñuel y Julio Alejandro.
Música:  Gustavo Pitaluga.
Dirección de Fotografía: José  Aguayo. Blanco y negro.
Edición: Pedro del Rey.

Producción:  Gustavo Alatriste, Pere Portabella y Ricardo Muñoz Suay.
Compañías: Producciones Alatriste (México);  Unión Industrial Cinematográfica (UNINC) y Films 59 (España)

Intérpretes:


Silvia Pinal, Paco Rabal, Fernando Rey, Margarita Lozano, Victoria Zinny, Teresa Rabal, José Calvo, Luis Heredia, Joaquín Roa...

Sinopsis.



La novicia Viridiana, (Silvia Pinal), nombre de una santa  poco conocida, cuando está a punto de tomar los hábitos, debe abandonar el convento para visitar a su tío don Jaime (Fernando Rey), que le ha pagado los estudios. Durante su visita, don Jaime ,impresionado por el parecido entre  la joven y su difunta esposa, y obsesionado con ella la adormece e intenta poseerla, pero finalmente no se atreve. Más tarde intenta retenerla cuando ella quiere volver al convento; le miente diciéndole que ya no podrá ordenarse monja, porque  no es virgen. Esto la  aleja aún más  de su tío, que, tras su marcha se suicida. Viridiana se siente culpable,  renuncia a ser monja y se queda en la mansión a practicar la caridad cristiana, acogiendo a un grupo de vagabundos, a quienes brinda refugio y alimento,  y que le pagarán  su beneficencia atacándola y robándole- La llegada de Jorge (Francisco Rabal), hijo natural de don Jaime, cambiará definitivamente el destino de la joven.

Comentario.


Cuenta Luis Buñuel en sus memoria (Mi último suspiro) que Viridiana provocó  en España un escándalo considerable. La película que acababa de obtener  la Palma de  Oro en Cannes,  fue prohibida por el Ministerio de Información y Turismo, al tiempo que era destituido el Director General de Cinematografía, por haber subido a escena en la ciudad francesa para recoger el premio. La censura rechazó el epílogo que había imaginado el autor, en el que Viridiana llamaba a la puerta de su primo. La puerta se abría, ella entraba y la puerta volvía a cerrarse. El resultado de esta decisión política  fue  la sustitución de dicho final  por otro más pernicioso, que sugería un menage a troi: Viridiana se une a una partida de cartas entre su primo y la  amante de éste, y  él  le dice: "Sabía que acabarías jugando al tute con nosotros". Pero también tuvo  problemas en Italia, donde se condenó al director a un año de cárcel si pisaba el país, o en Francia, donde grupos de exaltados pegaban carteles en los que se afirmaba que era el director más cruel del mundo.

Eran otros tiempos, en los que,  sin embargo, Luis Buñuel gozaba del respeto de cineastas como Bergman o Tarkovski. Hoy resultaría hasta casi ingenua.

Comentarios