¿Ángel o diablo? Otto Preminger.







Ficha técnica:

Título original: Fallen angel.
País: EE.UU.
Año: 1.946.
Duración: 98 minutos
Dirección: Otto Preminger.
Guión: Harry Kleiner, basado en la novela de Martin Holland.
Director de fotografía: Joseph Lashelle, A.S.C.
Música: David Raksin.
Director musical: Emil Newman.
Director artístico: Elle Wheller y Leland Fuller.
Decorador del set: Thomas Little.
Edición: Harry Reynolds.
Vestuario: Bonnie Cashin.
Mquillaje: Ben Nye.
Sonido: Bernard Freericks, Harry M. Leonards.
Producción: Otto Preminger.
Compañía: Twenttieth Century Fox.


Intérpretes:

Alice Faye, Dana Andrews, Linda Darnell, Charles Bickford, Anne Revere, Bruce Cabot, John Carradine, Percy Kilbride.

Sinopsis.

Un hombre, Eric Stanton (Dana Andrewus),   se ve obligado a bajar de un autobús  porque no tiene dinero para cubrir todo el trayecto hasta San Francisco, llegando a un pequeño pueblo desconcido, Walton. Alli comienza a frecuentar un local de comidas,cuya principal atracción es  una camarera llamada Stella (Linda Darnell), Un clásico del cine negro, con la fascinante atmósfera del género que saboreaba sus mejores años.


Comentario.
Fallen Angel es un thriller desigual, con una primera parte en la que se dan con pureza todos los elementos del cine negro y una segunda, una vez asesinada Stella, en que el relato decae por imposiciones de la productora, que quería preservar a unos de los pocos actores en activo de la plantilla, el resto estaba en la guerra, con el argumento tan pueril de no desgastarlo ante el público convirtiéndolo en un asesino.

Noél Simsolo (El cine negro) lo ve de otra forma. La película es un thriller naturalista, donde la pasión amorosa arrastra a un policía violento y sin escrúpulos, (Charles Bickford),  al asesinato. "Otto Preminger capta una cascada de implosiones en una pequeña ciudad en la que la hipocresía y la codicia son el motor de sus habitantes. El amor sincero y romántico no dura mucho ante las pulsiones sexuales y la venalidad.

Simsolo sigue con su visión romántica del filme cuando afirma que : " Aunque la  puesta en escena exhala una melancolía auténtica, aunque la sensualidad de Linda Darnell se afirma en cada plano y  subraya su papel de animal sexual revelador de los deseos de los otros personajes, aunque Dana Andrews es un personaje  ambiguo y triste tras una máscara arrogante y desencantada, estamos en un universo implacable y pesimista.  Todos viven una caída, mortal o no , que dejan al descubierto el alma ante las mentiras, las pasiones, las ilusiones, desde el pobre convertido en ladrón, la bella asesinada que se aprovecha de los hombres, el policía desquiciado que maltrata a quien cae en sus manos, o la hija del alcalde que se casa con un hombre que sabe que no la quiere.

Pero lo cierto es que el  plan del trillero Eric Stanton (Dana Andrews) es descabellado. Atrapado por Stella, una mujer dura que se escapa o se prostituye con cualquier hombre que le da algo, y que subyuga al protagonista con el desprecio, consciente de su poder, planea casarse con June Mills (Alice Faye) y poco después quedarse con su dinero, divorciarse y casarse de nuevo con la camarera. La pulsión amorosa que siente por Stella es tan grande que no puede aguantar ni la primera noche, huyendo de su lecho conyugal para  buscar a  la atractiva mujer, a la que sólo quiere de verdad el modesto gerente del  bar, Pop. Las hermanas Mills, Clara, Presidenta de la  poderosa Asociación de Mujeres,  y June, son mujeres con cierta cultura y posición económica, y la primera con una experiencia negativa con un hombre que la había abandonado después de estafarla económicamente, lo que hace inverosímil la aceptación del matrimonio y la cesión de todos sus bienes a la recién casada; el personaje de Stanton está afectado por una contradicción grande: apariencia de  gran señor y un sólo dólar en el bolsillo, pobreza que no esconde, jugando con arrogancia y soberbia con las mujeres. La honestidad que intenta transmitir constantemente no es creíble.

La sensualidad, peligrosidad y agresividad de Stella emanan de su belleza física, prototipo de la femme fatale: estilización de su cuerpo, cabellos largos y sueltos, pómulos muy marcados, con cuerpo esbelto cubierto con vestidos ceñidos, ajustados, generalmente blanco y negro que le dan aspecto felino. La mujer emplea estos atractivos en función de sus intereses, aunque medio devoradora, medio devorada, acaba como víctima de sus propias armas y trampas (José  Antonio Hurtado Álvarez. Cine negro, cine de género), cuyo papel en el filme, si bien revela cierta misoginia, sirve para dar consistencia narrativa al personaje femenino, que en esta caso debe enfrentarse a otra felina, cuyas armas de seducción son la sumisión y la aparente bondad. La imagen de June (Alice Faye) es antagónica a la de Stella: generalmente peinada con trenzas anudadas a la cabeza, ropa discreta, nada ajustada, neófita en el arte de beber, bailar, divertirse o tomar perritos calientes, buena lectora y pianista, es en definitiva la virgen que todo hombre desea para establecer un hogar y enseñarle a dar sus primeros pasos con él. Lógicamente gana la batalla.

El hombre también utiliza su belleza física para embaucar a las mujeres, y en este punto Simsolo tiene razón cuando afirma que todos se esconden detrás de la falsedad, la mentira, el engaño y la doblez de una sociedad hipócrita, en la que el único personaje que exhala honestidad y verdadero cariño por Stella es el regente del modesto bar, Pop (John Carradine). El cine negro realiza buenos retratos de la sociedad en la que inscribe su acción.

Comentarios