Celebración: Thomas Vinterberg.



Ficha técnica:

Título original: Festen.
País Dinamarca.
Año 1998.
Duración: 105 minutos.
Guión: Thomas Vinterberg y Moens Rukov.
Casting: Rie Hedegaard.
Música:  Lars Bo Jensen.
Cámara: Peter Hjorth.
Montaje: Valdis Oskars Dottir.
Manager: Morten Kaufhann.
Productores: Brigitte Hald, Signe Jensen, Torben Sitig Nielsen, Karina Strand, Camila Thomsen, David Osterbore, Hie Andreasen.


Intérpretes:

Ulrich Thomsen.
Henning Moritzan:  patriarca, Helge.
Thomas Bo Larsen: Michael.
Birthe Neumann: madre, Else.
Helle Dolleris: Mette,esposa de Michael.
Patrika Steen: Helene
Trine: Dyrholm: Pia.
Therese Glahn: Michelle.
Gbatokai Dakinah: Gbatokai.

Sinopsis.

El cabeza de familia cumple 60 años y en la fiesta de celebración su hijo Christian está a punto de pronunciar un discurso que sabe que hará que ésta sea una  noche que nadie pueda olvidar, a pesar de que quieren hacerlo. 

Celebración es una película sobre un padre dominante, el patriarca de una gran familia, y su hijo pródigo, la presencia de la muerte  y la ausencia de algunos mortales. Una película sobre amor, celos, el frío encanto de la burguesía y las armas amorosas de algunas doncellas.
Comentario.

Quim Casas, refiriéndose a los  máximos representantes del Dogma 95 (Lars Von Trier, Thomas Vinterberg, Soren Kragh-Jacobse, Lone Scherfig. ..), en su artículo Cuando un hombre vuelve a casa (Dirigido por.... Julio/agosto 2011) sostiene que:

Los principales instigadores del Dogma 95 han dejado de ejercer de demiurgos de la democracia, para  desde posturas y postulados bien distintos, demostrar sus capacidades o incapacidades más allá de las modas y los contextos.

Los  firmantes del manifiesto  se comprometían a tratar sus películas respetando una serie de normas estrictas a partir de  la denuncia de su sociedad, que no afectaba sólo al fondo sino a la forma, algo que siempre va unido, sin  que sea posible separar una cosa de la otra. Las películas  debian ser filmadas en escenarios naturales,  evitando las escenografías armadas en los estudios, con cámara en mano o al hombro, grabada scon sonido directo y sin musicalizaciones especiales El resultado buscado es el del amateur carente de recursos: imágenes borrosas, encuadres disparatados, movimientos bruscos de la cámara. Actualmente el desarrollo de internet en el que se 'cuelgan' películas con cámaras domésticas e incluso con teléfonos  móviles, está introduciendo la moda de imitar estas producciones de gran rendimiento en la red, carentes del sentido político del Dogma 95..

Cuando Thomas Vinterberg firmó el manifiesto de Dogma 95  sólo había filmado un largometraje y unos cuantos cortos; curiosamente Celebración se convirtió en la mejor de sus realizaciones . Todo lo que ha hecho desde entonces Vitenberg va en contra de su estilo inicial, enmarcado en el manifiesto, aunque sigue haciendo del gesto actoral, el físico y el emocional, y el distanciamiento nórdico, la marca de su signo de identidad., con películas dispersas que navegan entre géneros, texturas e intenciones, con tintes  de tragedia dislocada y algo barroca.

Celebración es una de las mayores denuncias de la sociedad patriarcal y su abusos sobre los propios menores de la familia en la sociedad nórdica, eligiendo para su discurso  a gente  con un  nivel   económico  elevado, una madre sometida al pater familias, cuyo miedo a  perder  su estatus la convierte en cómplice,   y una burguesía hipócrita que prefiere no saber nada que perturbe su buena vida en la que está ausente la reflexión sobre las perversiones de sus socios. 

Tras la confesión pública de las vejaciones  a que había sometido su padre  a él y a su hermana gemela, Christian, el hijo que vuelve a casa tras años de ausencia,  será apaleado, torturado y atado a un árbol durante toda la noche,  por  su indeseable hermano, Michael, que maltrata a su esposa e hijos, y que  canalizará todas su ira y violencia   contra el padre , cuando descubre que lo ha  engañado  al confesar públicamente su culpa; a partir de ese momento  impedirá   que sus hijos se acerquen al abuelo  pederasta.

Las dolorosas declaraciones de Christian y la  horrible carta de su hermana no impedirá a los invitados, entre los que se encuentra el grosero padre de  Helge, el depravado patriarca, seguir comiendo y bebiendo hasta el amanecer. Nadie se  siente obligado a  denunciar al corruptor de sus propios hijos, a pesar de advertir él mismo que se le acusa de un delito. El resultado es una cinta de gran crudeza, un retrato de una burguesía nórdica corrupta y sierva del dinero, de una familia  que ha acumulado  un gran patrimonio  en el negocio de la hostelerá y la restauración. Los de  abajo, criados y cocineros,  están de acuerdo con Christian y  retiran las llaves de los coches de los invitados, para que nadie pueda salir de la casa hasta que el hijo primogénito consiga el objetivo de denunciar públicamente a su padre.

Los títulos de crédito nadan en la misma bañera en la que Linda se suicidó, mientras suena la música de una cajita sobre la que dos bailarinas danzan


.

Comentarios