Hannibal. Ridley Scott.


Ficha técnica:

Título original: Hannibal.
País: EE.UU.
Año: 2001.
Duración: 131 minutos.
Dirección: Ridley Scott.
Guión: David   Mamet y Steven  Zaillian, basado en la novela  homónima de Thomas Harris.
Casting: Louis Digiaimo.
Vestuario: Janty Yates.
Música: Hans Zimmer.
Edición: Pietro Scalia, A.C.E.
Diseño de producción: Norris Spenger.
Director de fotografía: John Mathieson, B.S.C.
Productor ejecutivo: Branko Lostig.
Producción: Dino de Laurentiis, Martha de Laurentiis, Ridley Scott.
Compañía productora: MGM, Universal Pictures, Dino de Laurentiis, Scott Free Production
Intérpretes:

Anthony Hopkins, Julianne Moore, Ray Liotta, Frankie R. Faison, Gincarlo Giannini, Francesca Neri, Zeljko Ivanek, Hazelle Goodman, David Andrews.

Sinopsis.

El silencio se ha roto y Hannibal Lecter  (Anthony Hopkins), vuelve a encarnar el mal en su vertiente más seductora, en un film aterrador y lleno de desafíos visuales y argumentales. Han pasado diez años desde que la agente Clarice Starling (Julianne Moore), se vio la cara con  el doctor  Hannibal Lecter,, pero  ahora la esperanza ha terminado y el asesino reaparece, introduciendo a la agente en el juego del gato y el ratón.

Comentario.

Los mejores recursos humanos y técnicos se ponen al servicio de la elaboración de un personaje que ya forma parte del imaginario colectivo: el psiquiatra canibal Hannibal Lecter, de personalidad  compleja y muy oscura. Ridley Scott crea la imagen de un criminal  justiciero, de gran cultura,  que asesina brutalmente a  hombres poderosos y corruptos, pero también a los policías que tienen  el deber de custodiarlo, deformando su rostro como si fuera un animal .Para protegerse de sus ataques imprevistos y  salvajes  se le aplica una conocida máscara  provista de rejas ante sus dientes y  se le inmoviliza  en un carro,  pero siempre logra zafarse de sus captores.

Frente a él un poderoso millonario, al que deformó la cara, Mosen Verger, ofrece una valiosa recompensa al  que lo capture, cuyo efecto es que la mayor parte de los agentes de cualquier país decide capturarlo en solitario. Es particularmente elocuente la historia de Pazzi, un jefe de la policía florentina, de origen aristocrático. Unos antepasados suyos, los Pazzi, banqueros de Florencia,  se vieron involucrados en  el asesinato de Giuliano y  Lorenzo de Medicis en 1478,  que puso al frente de la ciudad a Giroramo Riario, sobrino de Francesco della Rovere, el papa Sixto IV. Hannibal lo asesina en un balcón de la Plaza de la Signoria, junto a la Galería de los Uffizi y ante el David de Miguel  Ángel y la estatua ecuestre de un Medicis. ¿ Venga de esta forma los excesos de una familia desde hace 500 años? Pazzi no duda en corromperse para financiar los gastos de su bella mujer Allegra.  Ridley Scott , sensible a la belleza de la ciudad de  Florencia, hace  recitar a su personaje pasajes de  La vita nuova de Dante Alighieri.

Entre el asesino y la policía se establece una relación sentimental, contaminada por el espíritu florentino y  el dolce stil nuovo de Dante, basado en la idealización de la mujer y en la creencia de que su amor ennoblece al amante. Hannibal le envía cartas perfumadas, la sigue para verle los ojos, le extrae una bala y le cura la herida y finalmente la embellece con un sugerente traje negro, que   da apariencia de pantera o femme fatale a una mujer que abandonó a su  marido y sus hijos por  su profesión,  y mató a cinco personas en un acto de servicio.  Ella boicotea todos los intentos de darle caza, amparándose  tras el escudo de la ley.

Bellas localizaciones  se contraponen a  secuencias de gran impacto visual, en las que el protagonista siempre es Hannibal, un héroe infernal e invencible. Curiosa  escena  en la que se plantea objeciones morales antes de darle a comer a un niño los sesos de una de sus víctimas. El personaje femenino, interpretado por Julianne Moore, carece del atractivo  y la credibilidad que tenía en El  silencio de los corderos de Jonatan Demme, el  encarnado por Jodie Foster.  Las ovejas, cuando van al matedero se agrupan en silencio sin protestar, y   Julianne Moore y su personaje no  tienen la fuerza icónica  del que debe enfrentarse  al mal para protegerlas. La actriz  y su personaje dan lugar a  dos heoinas muy diferentes.


Comentarios