Piraña 3D. Alexandre Aja.



Ficha técnica:

Titulo original: Piranha 3D.
País: Estados Unidos
Año: 2011.
Duración:  89 minutos.

Dirección:Alexandre Aja.
Guión: Peter Goldfinger y Josh Stolberg.
Casting: Alyssa Weisberg, C.S.A.
Director de fotografía: John Leonetti, A.S.C.
Música: Michael Wandmacher.
Editor: Baxter.
Efectos especiales: Derek Wentworth.
Diseño criaturas: Nevile Page.

Vestuario: Sanja Milkovich Hays.
Efectos de maquillaje: Gregory Nicotero y Howard Berger.

Diseño de producción: Clark Hunter.
Productores asociados: Martin J. Barab, David Hopwood.
Productores ejecutivos: Bob Weinstein, Harvey Weinstein.
Productores: Mark Canton y Marc Tberokf, Alexandre Aja, Gregory Levasseur.
Compañías: Dimension Films, Mark Canton, IPW, Production Aja, Levasseur Productions. Video: Emon Home Entertainment, Planeta.

Intérpretes: 


Elisabeth Shue, Adam Scott, Jerry O'Connell, Ving Rhames, Jessica  Szohr, Steven McQueen, Dina Meyer, Christopher Lloyd, Richard Dreyfuss...


Sinopsis. 

Todos los años, el tranquilo municipio de Lake Victoria ve alterada su calma por la fiesta de primavera, a la que acuden miles de personas de todas partes para disfrutar del sol,  el agua y el alcohol. Pero este año habrá otro motivo de preocupación aparte de las habituales resacas y las quejas de los vecinos, el terror está a punto de apoderarse del lago, después de quetemblor subterráneo libere a cientos de pirañas prehistóricas, un grupo dispar de desconocidos deberá unirse para evitar acabar convirtiéndose en la merienda de los nuevos y sanguinarios habitantes del lago. 

Comentario. 

 El film incorpora dos homenajes a las películas que le sirven más directamente de referente: Tiburón de Steven Spielberg y Terrorificamente muertos de Sam Raimi. Estos son los límites del nuevo film de Aja, que incorpora  elementos de  la  tragedia que se produce en  una  zona de baño  muy concurrida  de la ficción de Spielberg, y va evolucionando hacia el shlaser y  concluye con imágenes propias del splater o gore más radical. Eros y Tánatos, el sexo y la muerte son  protagonistas con la atracción suficiente para convocar a miles de espectadores en las salas de proyección; la tercera pata del trípode es la religión que proclama el castigo divino al desenfreno playero; 'la sangre atrae al grupo' afirma el biólogo que estudia una piraña, que ha caído en manos de los policías y geólogos  que han acudido a estudiar el temblor del suelo del lago. 

Alexandre Aja es miembro del denominado splat pack, una nueva ola de directores que crean películas de terror caracterizadas por una violencia bruta, cuyos excesos 'provocan la diversión palomitera de toda la vida'. Cientos de jóvenes se reúnen para divertirse lejos de la mirada de sus padres, mostrando sus atributos sexuales y moviendo sus cuerpos de forma provocativa, ambiente favorecido por el sol, el calor y la cercanía del agua, mientras desde una barca un grupo de fanáticos religiosos les amenaza con las penas del infierno. En este contexto se integra un equipo que está filmando una película pornográfica, y arrastran a Jake (Steve R. McQueen)  hijo de la sheriff Julie Forester (Elizabeth Shue), para que les haga de guía en la búsqueda de localizaciones. 

De acuerdo con el tópico del género el peligro acecha y se materializa asesinando a  los desvergonzados adolescentes, no con cuchillos, sino con los afilados dientes de animales prehistóricos, liberados de su habitat en el fondo del lago por una grieta abierta por el temblor. A partir de ese momento comienza una carnicería que emula los  mejores momentos del cine de Sam Raimi, en la que sucumbirán  todos los  'pervertidos' adolescentes y el equipo entero de rodaje del filme pornográfico, salvándose únicamente la familia de la sheriff, la madre y sus tres hijos, y la buena chica amiga de Jake, Kelly. Ciertos momentos irónicos compensan la brutalidad de las imágenes: aquel en el que un policía arranca la hélice mecánica de una lancha y la usa como sierra mecánica para acabar con unas cuantas pirañas, inmolándose en su acto de venganza, que evoca los primeros tiempos de Sam Raimi; otro es aquel en el que el geólogo intenta matar a los miles de pirañas a tiros. Broma y  gamberrada final, que busca la sonrisa del espectador. 

El filme consigue un clima ochentero, sin grandes pretensiones, bien filmado y con unos efectos especiales manejados con inteligencia; las pirañas son impactantes. Alexandre Aja crea una heroina que se juega la vida por su comunidad y sus hijos, y que sabe hacerse respetar frente a la inconsciencia de los jóvenes machistas que pululan por la plata y ejercer su función de sheriff como lo haría cualquier hombre.


Comentarios