Tsotsi. Gavin Hood.





Ficha técnica:

Título original: Tsotsi.
País: Suráfrica.
Año: 2005.
Duración:  94 minutos.
Dirección: Gavin Hood.
Guión: Gavin Hood, basado en la novela homónima de Athol Fugard.
Casting: Moonyeenn Lee.
Score musical original: Mark Kilian, Paul Hepker.
Diseño de producción: Emelia Weavino.
Edición: Megan Gill.
Director de fotografía: Lance Gewer.
Productores asociados: Janine Eser, Henrietta Fudakowski.
Productores ejecutivos: Sam Bhembe, Basil Ford, Robbie Little, Doug Mankoff.
Productores ejecutivos: Joseph D'Morais, Alan Howden, Rupert Ly wood.
Co-productor: Paul Raleigh. Productor: Peter Fudaowski.
The UKA Film & TV Production Company Pic; The industrial development Corporation of South Africa LTD; The National Film & Video Foundation.

Intérpretes:

Presley ChewenwyagaeTsotsi.
Therry Pheto.
Kenneth Nkosi.
Mothusi Magano.
Zenzo Neqobe.
Papulana Seiphemo.
Themi Nyandenl.
Jerry Mofokeng.
Nambitha Mpuhlwana.
Ian Roberts.
Percy Matsemela.
Zola.

Premios:

2005: Oscar: Mejor película de habla no inglesa
2005: Nominada al Globo de Oro: Mejor película de habla no inglesa
2005: Nominada BAFTA: Mejor película de habla no inglesa
2005: Nominada al David de Donatello: Mejor película extranjera
2005: Festival de Toronto: Mejor película (Premio del Público)

Sinopsis.

En uno de los barrios más miserables de Johannesburgo (Sudáfrica), Tsotsi, un chaval de 19 años, ha borrado todos sus recuerdos, incluyendo su nombre real. Tsotsi significa "matón" o "gangster" en el argot callejero del guetto; los delincuentes mayores le llaman 'El raterillo'. Huérfano desde muy pequeño, viviendo con otros muchachos de su edad en unas  tuberías de conducción de aguas,  y obligado a salir adelante por sus propios medios, Tsotsi ha llevado una vida de privaciones extremas, tanto físicas como psíquicas. Tiene escasa conciencia de los sentimientos de los demás y se ha endurecido borrando cualquier sentido de la compasión. Gobernado por el impulso y el instinto, le mueve el miedo que inspira a otros. Sin nombre, sin pasado, sin ningún plan para el futuro, en un presente lleno de rabia,  lidera su propio grupo de marginados sociales. 

Una noche, al borde de la desesperación, roba el coche de una mujer. En el asiento trasero encuentra algo que en principio le aterrorizará y que será decisivo  para iniciar un nuevo camino hacia la regeneración: un  bebé al que toma cariño y por el que es capaz de sacrificarse.

Comentario.

El filme,  de carácter documental, es una crónica narrada de la violencia y el resentimiento que genera la pobreza inhumana que condena a unos niños a dirigirse por un único camino, el del crimen y la violencia, un pasaporte para una muerte  prematura. Tsotsi, el adolescente sin nombre,  no respeta ni a sus compañeros, criados como él entre escombros y restos de construcciones, sin más expectativa que acabar en la cárcel de por vida o morir a temprana edad, convirtiéndose en un riesgo para la convivencia.

Los negros sudafricanos padecieron el apartheid, la discriminación blanca; con el fin del sistema racista y discriminador, la población  negra siguió dividida en pobres, muy pobres,  y  ricos de color. Es especialmente dura su   visita a la habitación del bebé, cuyas paredes están  decoradas con un papel que representa un paisaje africano, con muebles lujosos, muñecos de peluche y todas las demás cosas que se ponen a disosición de los niños pudientes y de las que él había carecido toda la vida. Es el mundo feliz de Huxley, sin distopías futuristas, sino presente y muy real, en el que el mundo de muchos niños  es en blanco y negro, o mejor en tono sepia, perteneciente a un pasado lejano e incompatible con la humanidad contemporánea.

Película didáctica y muy triste, que recibió  galardones de los más reconocidos Festivales de Cine.

Comentarios