Vidas ambulantes. Hal Roach.


Ficha técnica

Título original: Road show.
País: EE.UU.
Año: 1941.
Duración: 87 minutos.
Dirtector: Hal Roach.
Directores asociados: Gordon Douglas y Hal Roach Jr.
Guión: Arnold Belgard, Harry Langdon, Mickell Novack, basado en la novela de Eric Hatch. Director de fotografía: Norbert Brodine, A.SS.C.
Edición: Bert Jordan.
Director artístico: Charles D. Hall.
Decorador del set: W.L.Stevens.
Sonido: William Randall.
Score musical: Georgie Stoll.
Compañías: Hal Roach Studios, United Artists.

Intérpretes:

Drogo Gaines: John Hubbard.
Harry Whitman: Charles Butterworth.
Penquin Moore:: Carole Landis.
Gina: Datsy Kelly
Indio: George E. Stone.
Helen Newton: Polly Ann Joung.
Ed Newron: Edward Norris.

Sinopsis.

 Drogo Gaines (John Hubbard), un rico playboy, está a punto de contraer matrimonio  con una caza fortunas, Hellen Newton (Polly Ann Young);  decide escapar del compromiso fingiendo locura, mientras emite  balidos de cordero. Ella  simula a su vez que  él la ha maltratado físicamente y  en un acto de venganza consigue que lo ingresen  en una institución mental, donde conoce  al Coronel Carraway (Adolphe Menjou), con quien entablará amistad y logrará fugarse del asilo. Una vez fuera, se unirán al personal de un circo, propiedad de la Srta. Penguin Moore (Carole Landis), a quien salvarán de la bancarrota y de quien terminará enamorado. Dirige el filme Hal Roach, conocido por sus producciónes  para la televisión y su colaboración al comienzo de  su carrera cinematográfica  con Harold Lloyd;  fue conocido como el  “Rey de la Comedia”, gracias a sus memorables series cómicas, con Stan Laurel y Oliver Hardy (El Gordo y el Flaco) y Charley Chase. En  la  película participaron  “The Charioteers”, un grupo musical de color que había  trabajado en la producción de Broadway, “Hellzapoppin”

Comentario.
La película es una road movies que sirve al espectador actual para conocer la mentalidad débil y evasiva que  imperaba en diversos sectores americanos en vísperas del mayor holocausto  histórico. Plagado de lugares comunes y  gags demasiado infantiles y pseudoingenuos, ha perdido toda su vigencia. Lo más interesante del filme son las locas carreras de vehículos  que tanto rendimiento han tenido en el cine americano de todos los tiempos.

Los ricos existen con la condición de que haya pobres; éstos están emblematizados en  personajes circenses que se utilizan como metáfora del hombre que no tiene raíces; los payasos sulen utilizarse como fetiches  del miedo a caer en la pobreza, sobre todo  en películas de terror (Bienvenidos a Zombieland, It...). Este temor se conjura con el dinero de Drogo Gaines que compra una feria nueva al grupo de titiriteros que lo ha acogido, recaudando fondos en una fiesta de circo  privada para ricos, en la que no faltan los terribles leones y  abundan las imágenes y los gags más bizarros.

Comentarios