La burla del diablo. John Huston.





Ficha técnica: 


Título original: Beat the Devil (La burla del diablo).
País: USA.
Año 1953.
Duración: 90 minutos.

Dirección: John Huston.
Guión: Truman Capote y John Huston, basado en la novela de James  Helvick, Bat the Devil.
Director de Fotografía: Oswald  Morris, B.S.C.
Director artístico: Wilfred Shingleton.
Música: Franco Mannino. Director musical: Lambert Williamson.
Sonido: George Stephenson, E.Law.

Maquillaje: Constance Reeve.
Peluquería: Bette Lee.

Productores asociados: Jack Clayton. Romulus-Santana Productions, John Huston
Productor manager: Bill Kirby.
Productions, Dear Film, Shepperton Studios England, Independent Films Distributions.


Intérpretes: 


Humprey Bogart:  Billy Dannreuther.
Jennifer Jones:  Gwendolen Chelm.
Gina Lollobrigida: María, Sra. Dannreuther.
Robert Morley: Sr. Peterson.
Peter Lorre: Sr. O'Hara.
Edward Underdown:  Harry Chelm.
Ivor Barnard:  Jack, 'Mayor Galopante'.
Marco Tuli: Sr. Ravello.
 Bernard Lee: Inspector Clyton.


Sinopsis:



En un puerto costero italiano, cinco individuos de diferentes nacionalidades se encuentran con una matrimonio de aventureros arruinados y juntos esperan la salida del barco que les debe conducir a Africa, anclado a causa de la embriaguez del capitán. Cuando el barco zarpan comienzan a surgir conflictos entre ellos.


Comentario.



Beat the Devil es una divertida y curiosa  comedia de cine policíaco o negro, según la clasificación de Noël Simsolo, que engloba bajo esta etiqueta todas las películas policiacas de todos los tiempos (pasado, presente y futuro ), thriller, suspense, películas de enigma  o investigación, melodramas sobre delincuencia juvenil...La policía sólo  hace acto de presencia hasta la secuencia final, y la historia avanza mediante las relaciones entre los personajes, cuyos enfrentamientos van desmadejando la trama de estafadores y criminales.

Los diálogos de Truman Capote y el diseño de los personajes de John Huston  tienen como resultado un producto de una ironía elegante que provoca la constante sonrisa del espectador. El choque de una banda de estafadores que intentan robar unos territorios ricos en uranio ubicados  en el continente africano, en el que aún queda riquezas que depredar, con la fantasiosa Señora Chelm (Jennifer Jones), que usa más la imaginación que la memoria, según la descripción que hace de ella Billy Dannreuther (Humprey Bogart)  da  lugar a situaciones bizarras y muy divertidas. No lo son menos los diálogos y protestas amorosas entre Billy y Gwendolen, entre la mentirosa y el vividor, en las que las imágenes contradicen  las palabras.

Aunque los bandidos están filmados con frecuencia con ligeros contrapicados, no transmiten la idea de ferocidad que corresponde a unos gángsters tan peligrosos, y la mayor parte de las veces se deben a la posición, sentados o de pie, de los interlocutores; el jefe va  acompañado de un matón que da risa, un fascista convencido, admirador de Hitler o Mussolini, sexista y racista, cuyo cuerpo escuálido, delgaducho y mucho más bajo que los demás, no asusta a nadie.

Pequeños burgueses y hombres arruinados europeos buscan en África la forma de conseguir dinero fácil, engañando a   sus moradores, pero se encuentran con unos jeques árabes, formados en universidades europeas que se expresan en perfecto inglés  tienen los  mismos deseos de enriquecerse, sin importar el procedimiento. Las mujeres están tratadas como objetos sexuales, meras comparsas de los hombres, aunque la ignorancia de Gwendolen acabará prestando un servicio  a la sociedad.

Comentarios