La chica más feliz del mundo. Radu Jude.



Ficha técnica:


Título original: Cea mai fericita fata din lume.
País: Rumanía y Holanda.
Año: 2009.
Duración:  100 minutos.

Dirección: Radu Jude.
Guión:  Radu Jude, Augustina  Stanciu.
Dirección de Fotografía: Marius  Panduru.
Montaje: Catalin Cristutiu.

Producción: Ada Solomon.
Diseño de producción: Augustina Stanciu.
Distribuidora: Pirámide Films.

Intérpretes:
Vasile Muraru :Sr. Fratila,
Andreaa Bosneag :Delia Cristina Fratila,
Violeta Haret :Sra. Fratila,
Doru Catanescu : Sr. Arvunescu,
Alexandru Georgescu :cliente.


Sinopsis:


El film de Radu Jude, clásico exponente del cine rumano actual,  nos trae una visión renovada de su país, en el  que Delia Cristina Fratila, una joven de 18 años, que tras enviar tres etiquetas  de la bebida Bibo Multifrutas,  consigue el premio de sus sueños, un coche de lujo, pero antes de recoger el regalo , tendrá que protagonizar un anuncio, exponiendo con entusiasmo las virtudes  del producto. Una vez en Bucarest surgen algunos problemas: la incapacidad de la muchacha de representar nada ante las cámaras, que provoca la desesperación de un cineasta obligado a realizar spots publicitarios, cuestión que conoce muy bien Radu Jude a causa de su  trayectoria familiar, y las discusión con sus padres  sobre el futuro del regalo.  Mientras  Delia quiere quedarse con el coche para presumir ante sus amigos, sus padres  quieren venderlo para poner una pensión y  resolver los  problemas económicos familiares. De este modo, lo que parecía un hecho afortunado degenera en un conflicto con  repercusiones  negativas en la propia grabación del spot,  que  induce  a la protagonista a cuestionarse sus relaciones familiares. 

Comentario.


El cine rumano actual está dando grandes sorpresas por su capacidad  de trascender los localismos, militando en un naturalismo a la rumana, ya conocido por filmes como La muerte del Sr. Lazaresco (Cristi Puiu)  y 12:08 al este de Bucarest (Cornelio Porumboiu, 2006). El film de Radu Jude es una obra costumbrista que consigue generar humor mediante la repetición de situaciones que se concentran en un sólo día, contando la historia con  distanciamiento, recurso que permite conocer la situación caótica de su país.

Javier H. Estrada (Cahiers du Cinema, diciembre 2011) afirma que "el film de Jude confirma al menos tres cosas:  nada se regala sin esperar nada a cambio, los rodajes publicitarios son una fiel representación del infierno en la Tierra y la nueva generación de cineastas rumanos tiene una capacidad innegable para trascender los localismos en el humor, produciendo varias de las comedias más universales del momento.

Comentarios