Bloody Sunday. Paul Greengrass.






Ficha técnica:

Título original: Bloody Sunday.
País: Irlanda y Reino Unido.
Año: 2002.
Duración:  107 minutos.
Guión y Dirección: Paul Greengrass.
Casting: John and Ros Rubberd.
Música: Dominic Muldoon. Canción de U2 Sunday Bloody Sunday.
Vestuario: Dinah Collin.
Producción: Mark Redheard
Productores ejecutivos. Pippa Cross, Arthur Lappis, Jim Sheridan, Paul Trijbite, Rod Stoneman.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Dirección artística: Padraig O'Neill.
Director de Fotografía: Ivan Strasburg.
Edición: Clare Douglas.
Vestuario: Dinah Collin.
Co-Producción Gran Bretaña-Irlanda.Paramount Classics.


Intérpretes:

James Nesbitt : Diputado por London Derry, Ivan Cooper,
Tim Pigott-Smith : Mayor General Ford,
Nicholas Farrell : Brigada Maclellan,
Gerard McSorley : Lagan,
Kathy Keira Clarke : Frances Cooper,
Allan Gildea :Kevin McCorry,
Gerard Crossan : Eamonn McCann,


 Sinopsis:

Paul Greengrass se enfrenta con su cámara al día que marcó un giro en el conflicto entre católicos y protestasntes  de origen británico, en Derry (Londonderry  para los ingleses), el 30 de enero de 970, que dejó 13 víctimas mortales y 14 heridos graves, civiles desarmados que participaban en una manifestación pacífica en pro  de sus derechos civiles y contra el decreto del  Gobierno de la metrópoli que había autorizado  el internamiento preventivo de rebeldes irlandeses. Ese día que se conoce históricamente con el nombre de Bloody Sunday (Domingo sangriento) marcó un hito en un conflicto que se arrastraba desde la ocupación de Irlanda 700 años atrás, ya que supuso el inicio de la guerra civil, la expansión del IRA y el incremento de la violencia durante más de veinticinco años.

El film de Greengras es un docudrama que  relata los acontecimientos durante las veinticuatro horas del día aciago, desde la preparación de la manifestación pacífica por el congresista Ivan Cooper, hasta la ocupación por un regimiento de paracaidistas dispuestos a abortar el movimiento a cualquier precio, incluida la masacre de civiles. El director pone rostros humanos  a su documento, focalizando el relato en cuatro personajes: Ivan Cooper, diputado por la región y lider que sueña con un cambio político, inspirado en Martin Luther King, y representa la opción política  en contra del uso de la violencia; Gerry Donaghy, un rebelde católico de 17 años, que desea casarse con una chica protestante, pero se ve arrastrado por los acontecimientos y se convierte en una de las víctimas mortales; el General de Brigada Patrick MacLellan,un militar  al frente del operativo para  reprimir  con firmeza la manifestación , y un operador de radio de los paracaidistas, que junto con su unidad recibe la orden de entrar en el Bogside, y que, apesar de rechazar  los actos criminales de sus compañeros  de armas, que no tienen ninguna justificación,  no reune el suficiente coraje para denunciarlos. Cada uno de estos personajes representa a uno de los colectivos que participaron en la matanza, ya poniendo las víctimas, ya abusando de su poder. Los máximos responsables de estos actos criminales, que no contemplan un camino pacifico hacia la convivencia, están ausentes, sencillamente porque no están en el teatro de operaciones: el gobierno británico y su títere el gobierno de Irlanda del Norte, y el IRA, aunque estos últimos sí aparecen, sin protagonismo, como simples testigos, con el objetivo de tomar buena nota de la actuación de las fuerzas militares  y obrar en consecuencia.

 Concluida la misión, como es habitual en estos casos, se inicia una investigación oficial, que se encargo a Lord  Widgery, Presidente del Tribunal Supremo, que aceptó los argumentos del ejército y no sancionó a ninguno de los soldados implicados en la acción. La reina de Inglaterra condecoró a los jefes militares que estuvieron al frente de la acción. En 1998, a instancias de Tony Blair se inició una nueva investigación para aclarar los hechos y satisfacer a las familias que lo venían demandando desde hacía más de 26 años; los resultados de estas investigaciones no se hicieron públicos hasta 2010, y el encargado de presentarlos ante la scoiedad fue el recién elegido presidente David Camerón, que se mostró consternado por la actuación del ejército inglés.

 Premios:

2002: Festival de Berlín: Oso de Oro (ex aequo con "El viaje de Chihiro").
2002: Sundance: Premio del Público.
 
Comentario.

Carlos Boyero definió el film de Greengrass como : "Cine político, casi documental, agradeciblemente aclaratorio de una inolvidable bestialidad (...) Greengrass reconstruye con credibilidad, objetividad, emoción y datos aquel maldito domingo". (Filmaffinity). En el estilo de documento de guerra, que aplicó no sólo a este film, sino a sus entregas de la saga de Bourne, caracteriza a  los bandos en conflicto mediante el uso del lenguaje: los militares hablan de guerra,  restauración de la ley, mesura y profesionalidad de las tropas; los irlandeses luchan en pro de los derechos civiles y la paz; los campos semánticos no dejan lugar a dudas del perfil de los contendientes. La actuación de las tropas británicas, cumpliendo órdenes del gobierno proporcionaron una gran victoria al IRA, que no confiaba en una resolución pacífica del conflicto. El background  de la historia  reside en  la exigencia  del gobierno irlandés, de tinte conservador,   de imponer  su Internment, una ley  que dictaba los encarcelamientos de sospechosos  de pertenecer al IRA sin juicio.

En la alternancia de secuencias utiliza pantallas en negro, interesado  más en hacer una crónica de lo que ocurria a cada lado de la calle, en el lugar donde se concentraban  los manifestantes y  en las zonas en que se atrincheraba el ejército, así como el recinto  en que se tomaban las decisiones militares, que en realizar una narración coherente con unos protagonistas que hagan  avanzar una historia. Vemos a familiares de las víctimas mortales, muchos de ellos muy jóvenes,  destrozados, pero la historia de Jerry Donaghy acaba con su muerte. Ya no importan novia o familiares, o las consecuencias de la manipulación de su cadáver para introducir bombas en sus bolsillos e incriminarle; era sólo un rostro humano de la tragedia, un emblema  de las víctimas mortales.
En ocasiones las cámaras se mueven con violencia, como ocurre cuando un reportero gráfico arriesga su vida y se  aproxima en exceso al lugar en que se combate. Vemos a algunos de ellos entre las balas y las piedras cruzadas  corriendo tras los  manifestantes atacados , con el objetivo de obtener imágenes que constituyan una primicia para la empresa periodística.  Ésta es la estrategia formal por la que opta Greengrass, y el resultado es verosímil y constituye una crónica  rigurosa de los excesos de los gobiernos por imponer sus leyes y sofocar los movimientos de rebeldía. Al contrario que en Green Zone estamos en el corazón de la Europa 'civilizada', con aristocráticos lores, los boni (hombres honrados)  de William Shakespeare, como jueces,  por lo que el film resulta más desolador.


Comentarios