Código del hampa. Donald Siegel.







Ficha técnica:

Título original:The Killers
País:USA.
Año: 1964.
Duración  95 minutos.
Dirección y Producción: Donald Siegel.
Guión: Gene L. Coon, basado en la novela   'The Killers' de Ernest Hemingway.
Director de Fotografía: Richard L. Rawlings.
Director artístico: Frank Arrigo y George Chan.
Decoración del set: John  McCarthy y James S.Redd.
Sonido: David H.Moriarty.
Edición: Richard Belding.
Maquillaje: Bud Westmore.
Peluquería: Larry Germain.
Vestuario: Helen Colvig.
Score musical: Johnny Williams










Intérpretes:

Lee Marvin: Charlie Strom
Angie Dickinson: Sheila Farr.
John Cassavetes: John North/ Jerry Nichols
Glu Gulager:  socio Charlie Strom.
Claude Akins:Earl, mecánico.
Norman Fell: socio Jack Browning.
Ronald Reagan: Jack Browning.



Sinopsis:

Dos asesinos reciben el encargo de matar a un antiguo piloto de carreras llamado Jonnny North (John Cassavetes). Tras terminar su trabajo a uno de los asesinos, Charlie Strom (Lee Marvin) le llama mucho la atención que su víctima no intentó defenderse ni huir, cuando todos lo hacen. Los asesinos investigarán el pasado de su víctima, para averiguar el por qué de la indiferencia de éste ante la muerte. Esto les llevará ante uno de los reyes del crimen.

Comentario

La segunda versión de la obra de Hemingway, ( la primera fue llevada a la pantalla en 1946 por Robert Siodmak y considerada una auténtica obra maestra ) , gira, como la anterior en torno al sueño erótico, materializado en una mujer que usa sus encantos para empujar a un hombre a la delincuencia y arruinar su vida. Una primera secuencia, magistralmente realizada, en la que Lee Marvin interpreta al sicario que acabará con la vida del desgraciado piloto, se pregunta por qué razón no ha ofrecido resistencia e indaga en su pasado, comenzando un  gran flashback que le proporcionará las respuestas que busca. Esta primera secuencia está cargada de ironía, al mostrar a unos gangsters con las obligadas gafas, que a modo de máscara esconden su fisonomía, en un centro poblado de ciegos.

Música del joven John Williams, un magnífico elenco de actores, un código de la década de los 60 y un uso excesivo de primeros planos y carreras de coches, es el lenguaje elegido para contar la historia de una maligna y  perniciosa  femme fatale, alejada del modelo naturalista de mujer arribista, que utiliza sus encantos naturales en pro de su ambición y que engaña al hombre con sus verdades a medias. La pulsión scópica y el deseo sexual son a menudo las causas  que empujan a algunos hombres al delito en el cine negro, y en este caso hará tropezar a su amante un montón de veces en la misma piedra. Como más tarde hará Nicolas Winding Refn en Drive, John  es un hombre cuya pasión es conducir coches aunque con más prejuicios, que acabará poniendo su destreza al servicio del crimen.






Comentarios