El Padrino II. Francis Ford Coppola.




 Ficha técnica:

Título original: The Goodfather II.
País: USA.
Año: 1974.
Duración: 200 minutos.
Dirección: Francis Ford Coppola
Guión: Francis Ford Coppola y  Mario Puzo, basado en la novela The Goodfather de Mario Puzo.
Casting: Michael Fenton.
Director artístico: Angelo Graham.
Decorador del set: George R.Nelson.
Maquillaje: Dick Smith, Charles Schram
Música. Score de  Nino Rota y  música adicional y dirección  de  Carmine Coppola.
Dirección de Fotografía: Gordon Willis.
Edición: Peter Zinner, A.C.E., Barry Malkin, Richard Marks.
Vestuario: Theadora Van Runkle.
Productores asociados: Mona Skager.
Producción: Francis Ford Coppola.
Co-producción: Gray Frederickson y Fred Roos.
Diseño de producción: Dean Tavoularis.
Paramount Pictures

Intérpretes:


 Al Pacino: Michael Corleone,
 Robert De Niro: Vito Corleone,
 Diane Keaton: Kay,
 Robert Duvall: Tom Hagen,
 John Cazale: Fredo Corleone,
 Lee Strasberg: Hyman Roth,
 Talia Shire: Connie Corleone,
 Michael V. Gazzo: Frankie Pentangeli,
 G.D. Spradlin: Senator Pat Geary
 Marianna Hill: Deanna Corleone,
 Bruno Kirby: Young Clemenza ,
 Danny Aiello: matón Tony Rosato ,
 Harry Dean Stanton,
 Troy Donahue: Merle Honson,
 Vincent Coppola:  vendedor de la calle.
 Morgana King: Mamma Corleone,
 Joe Spinell: Willi Cicci,
 James Gounaris: Anthony Corleone.
 Paramount Pictures, Coppola Company Production, American Zoetrope


Premios: 

 1974: 6 Oscars, incluyendo película, director, actor de reparto (De Niro), bso. 11 nominaciones

Sinopsis:

Considerada una de las mejores secuelas jamás filmada, Coppola nos muestra los humildes orígenes  en Sicilia y después en América  y el  posterior auge  en Nueva York  de Vito Corleone, interpretado por Robert De Niro, que mereció el Oscar al mejor actor de reparto. También narra la ascensión de Michael (Al Pacino) como el nuevo Don.




Comentario:

Francis Ford Coppola construye en The Goodfather II la epopeya trágica de una familia siciliana, de humildes orígenes que cimentó su  gran fortuna en la época de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, estructurada mediante la alternancia de secuela-precuela de la primera entrega. La filmación de calles populosas de New York o La Habana le permiten la penetración en la idiosincracia de los pueblos, ya sean norteamericano, italiano o cubano,  y contemplar el efecto en la población de acontecimientos históricos como la caida del corrupto Bautista y el triunfo  de la revolución de Fidel Castro; el contexto histórico, económico  y social esta tratado con elegancia, sugiriendolo, más que explicandolo,  en conversaciones en torno a una mesa de los miembros de la familia,  en las que surge el tema de la incorporación a filas de Michael, para participar en la contienda que ensangrentaba Europa,  la mención de Hitler en un diálogo entre Tom Hagen (Robert Duvall) y  Pentangeli (Michael V.Gazzo), o el episodio del Senador Pat Geary (G.D.Spradly) en un prostíbulo, que lo convierte en rehén de la mafia. La semantización del color mediante un filtro sepia y un fino velo en la precuela frente a colores más brillantes en la secuela, el uso de cámaras fijas, muy clásicas, y  la repetición de la melodía  usada como  leitmotif,  que caracteriza al protagonista,  con cualquier excusa, tanto en acontecimientos sociales como el bautizo de su hijo o la cajita de música que acompaña añ niño durante sus sueños, contribuyen a la composición de un personaje hierático, impenetrable, de voluntad inquebrantable, que maneja los hilos de la tragedia como un deus ex machina. El beso fraternal  y terrible de Michael a su hermano Fredo , que hiela la sangre en las venas del espectador, demuestra la determinación  del Don de hacer justicia sin permitir que los sentimientos se interpongan en el cumplimiento de un destino inevitable.

La determinación de Coppola de rendir un homenaje a sus ancestros latinos  está ejemplificada en el personaje de Pentangeli, que después de acogerse al estado de testigo protegido, desiste, dispuesto a pagar cualquier precio, ante la simple presencia de su  hermano llegado de Sicilia y  la  mirada censora hacia quien antepone su beneficio personal a la lealtad a sus fratelli  miembros de 'la familia'. Sintiéndose heredero de la tradición de la antigua Roma, sabe que sólo le cabe una salida para conservar su honor y salvar a su propia familia: suicidarse como hicieron en el pasado Seneca o Petronio, al que emuló celebrando una fiesta antes de quitarse la vida. Códigos de honor masculinos, propios de una sociedad patriarcal, que no entienden las esposas norteamericanas de Michael o de Fredo. Muerta la mamma, cuyos sentimientos se respetan hasta el final, el hijo, predestinado a facilitar el acceso de los emigrantes, convertidos en los nuevos ricos mediante el crimen, a la situación que les corresponde por el patrimonio material acumulado, se convierte en un 'padrino' mucho más feroz que su padre, creador del imperio de los Corleone; la soledad del poderoso, temido más que amado, está emblematizada magistralmente por la imagen de Al Pacino, serio, circunspecto, visto a través de los cristales desde su jardín, mientras se ejecutan sus terribles órdenes. Uno de los flashbacks más bellos y con mayo fuerza diegética de la historia del cine nos retrotrae a aquellos momentos en que los tres hermanos compartían la mesa, celebraban cumpleaños y discutían con pasión por cualquier causa.

Francis Ford Coppola opta por los fundidos encadenados como elementos de transición de corte clásico, y va alternando la consolidación del nuevo Don con la justificación de la integración del padre en la Cosa Nostra para hacer frente a la pérdida del empleo y las coacciones de los mafiosos italianos, muy religiosos, y pseudoprotectores de sus compatriotas. El primer oficio de Vito, transportando fruta por las concurridas calles del barrio, se convierte en una premonición del atentado que indirectamente provocó su muerte, mientras adquiría unas piezas en una frutería que quedarían desparramadas por el asfalto. Su ciclo vital se comienza a cerrar donde se gestó su ascenso social. Las diferencias temperamentales y de talante entre ambos jefes están magníficamente representadas por Robert De Niro y Al Pacino, cuyo puente hacia la sociedad anglosajona lo constituye Tom Hagen, el consejero convertido en abogado de la familia e interpretado por Robert Duvall, que había conseguido la fama en 1971 como protagonista del  vanguardista film de George Lucas: THX 1138.


Comentarios

  1. HOLA OJALA ALGUIEN ME AYUDE, HAY UNA ESCENA DONDE EMPIEZA CON UNA FOGATA Y SE ESCUCHA UN BALS AL FONDO QUE AMENIZA UNA ORQUESTA ¿ALGUIEN ME PODRIA DECIR COMO SE LLAMA Y DONDE LO PUEDO CONSEGUIR? SEGUN ENTIENDO ES MUSICA DIEGENETICA

    ResponderEliminar
  2. Te prometo que buscaré esa imagen, pero la música es diegética si forma parte de la historia narrada (es decir, si suena una radio, toca un instrumento un personaje, sale de la pantalla de un cine...); si no la oyen los personajes, sino solo el público, unos la llamarían extradiegética o no diegética. Si ameniza una orquesta es, desde luego, diegética.

    https://prezi.com/8vijbr8yawqf/la-imagen-como-primera-accion-diegenetica/ Este artículo habla de diegenética, pero no es exactamente lo que tu buscas, que parece ser si la música la produen los personajes o se incorpora a la banda sonora, dicho en roman paladíno, Es pura semiótica. Busca: diégesis, extradiégesis, metadiégesis...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!