Maverick. Richard Donner.



Ficha técnica:

Título original: Maverick.
País:USA.
Año: 1994.
Duración: 129 minutos.
Dirección: Richard Donner.
Guión:William Goldman, basado en una historia de Roy Huggins.
Casting: Marion Doughety.
Vestuario: April Ferry.
Música: Randy  Newman.
Dirección de Fotografía: Vilmos  Zsigmond.
Edición: Stuart Baird, A.C.E.
Producción: Bruce Davey y Richard Donner.
Co-Productor: Jim Van Wyck.
Diseño de producción: Tom Sanders.
Compañías:  Warner Bros Pictures,  Icon Productions, Donner/ Shuler- Donner Productions..


Intérpretes:


Mel Gibson: Bret Maverick
Jodie Foster: Annabelle Bransford,
James Garner: Zane  Cooper,
Graham Greene: Joseph,
Alfred Molina: Ángel
James Coburn: Comodoro.

Sinopsis.

Bret Maverick  (Mel Gibson) aspira a participar en una timba de póker en un barco en San Luis, en el que se le ofrece la oportunidad de probarse a sí mismo y ganar 500.000 dólares. Antes tendrá que escapar de la horca, enfrentarse a fugitivos, forajidos, un astuto jefe indio, serpientes peligrosas y sortear una serie de contratiempos. Durante el viaje por terrenos desérticos, en una road movie particular teñida de western se sentirá atraído por Annabel  (Jodie Foster), una jugadora sureña  sin escrúpulos, y se batirá en duras peleas con bravucones camorristas, sin despeinarse ni ensuciarse su  elegante indumentaria.

Comentario:

Luis  Martínez, crítico del diario  El País la describió como una tarde comiendo pipas, que no alimenta pero entretiene. Maverick es una adaptación cinematográfica de una comedia televisiva, cuya única  relación con el western reside en la ambientación en poblados de colonos que surgieron en la marcha de nuevos pobladores al oeste,  la indumentaria, por la que recibió un Óscar, y la participación de James Coburn, que protagonizó alguno de los mejores filmes del género y que siempre es un lujo ver en  pantalla. Mel Gibson es un mal remedo de Tony Curtis en La carrera del siglo.

En realidad es una comedia que gira en torno al juego del póker y los pícaros que giran en torno a él. Los gags que protagoniza Graham Greene carecen de gancho.


Comentarios