Tintin. Steven Spielberg.







Ficha técnica:

Título original: The adventures of Tintin. The secret of the unicorn.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Duración: 107 minutos.
Dirección: Steven Spielberg.
Guión: Steven Moffat, Edgar Wright y Joe Cornish, basado en 'Adentures of Tintin' de Hergé.
Casting: Jina Jay, Victoria Burrows, Scot Boland.
Música: John  Williams.
Supervisor efectos visuales: Joe Letteri., Scott E. Anderson.
Supervisor animación: Jamie Beard.
Edición: Michael Kahn, A.C.E.
Producción: Stven Spielberg, Peter Jackson, Nathleen Kennedy.
Productores ejecutivos: Ken Kamins, Nick Rodwell, Stephane Sperry.
Co-productores: Carolynne Cunningham, Jason M. Gatlin.
Columbia y Paramount Pictures,  Hemisphere Media Capital, Nicklodeon Movies, Amblin Ebtertainment/ Wingnut Films Production, Kennedy/Marshall Production.

Intérpretes:

Jamie Bell: Tintin.
Andy Serkis: Capitan Haddock/ Sir Francis Haddock,
Daniel Craig: Sakharine/ Red Racham,
Nick Frost: Thomson,
Simon Pegg: Thomson,
Daniel Mays: Allan/ Pirate Flunky  1
Tobi Jones: Silk.
Gad Elmaleh: Ben Salaad.

Premios:

 2011: Globos de Oro: Mejor largometraje de animación
 2011: Premios Annie: Mejor música y efectos animados. 5 nominaciones
 2011: Oscars: Nominada a Mejor banda sonora
 2011: Satellite Awards: Mejor largometraje animación. Nominada a Mejor guión adaptado
 2011: Premios BAFTA: Nominada a mejor film de animación y efectos visuales
 2011: Asociación de Críticos de Los Angeles: Nominada a mejor largometraje de animación
 2011: Critics Choice Awards: Nominada a Mejor película de animación
 2011: Producers Guild of America: Mejor película de animación







Consideraciones previas.

La aventura de adaptar al cine la serie de historietas creada por el belga George Remi Hergé, (resultado de las iniciales de su nombre invertidas), que  hizo soñar a tantos jóvenes del siglo XX, supone un gran reto para cualquiera que lo intente. Steven Spielberg gozaba de un pasaporte especial para esta travesía: la bendición de su creador, que se inclinaba por el cineasta  norteamericano para hacer posible que su aventura gráfica ocupara también un lugar entre las obras del séptimo arte. Fueron muchos los representantes de las diferentes ramas de la creación artística y de la técnica  que confluyen en la realización de una película (músicos, artistas digitales, fotógrafos, directores, actores...) que  no quisieron estar ausentes  de este acontecimiento, aún a sabiendas de los riesgos que conllevaba la adaptación de un historia que había hecho soñar a generaciones de niños y adolescentes, para los que Tintin representa su Rosebud, el símbolo de la infancia perdida. El hecho de que John Williams, compositor de un score musical espectacular, moderno y compuesto para grandes orquestas,  cineastas como Joe Cornish (Attack the block) o Edgar Wright (Zomibie's  Party, Scott Pilgrim contra el mundo) aceptaran un trabajo de guionistas , o de productores como Peter Jackson, o  actores como los británcos Simon Pegg o Nick Frost, o el norteamericano Daniel Craig, pusieran su imagen y su voz para un proyecto de capture motion, dan testimonio de la ilusión que generó el proyecto.

Spielberg estructura  su obra en forma de saga, una trilogía, en cuya primera entrega  reune tres historias: El cangrejo de las pinzas de oro, El secreto del unicornio y El tesoro de Rackham 'el Rojo'. Opta formalmente por la motion capture o captura de la interpretación de actores reales y posterior conversión en animación tridimensional, y entra directamente en el film mediante un fundido de la imagen de Tintín colocando una bola brillante sobre la i del nombre del director que desemboca en el agujero de la paleta de colores de un pintor de Montparnasse; una serie de espejos colocados en un tenderete anuncian las tres historias, las tres entregas y los tres mástiles  del Karabouyand. Empieza el espectáculo, precedido por unos títulos de crédito minimalistas, geométricos y con una música vanguardista de Williams, que recuerdan los de Atrápame, si puedes. Pero también la controversia: Tintin es un 'cómic' para chicos, ( no hay una sola mujer en la historia ), con cierta formación cultural, que van a controlar cualquier desviación del espíritu que animó su adolescencia; el nuevo personaje se abre a las generaciones actuales.

Sinopsis:

Tintín, un joven periodista dotado de una curiosidad insaciable, y su leal perro Milú descubren que la maqueta de un barco contiene un enigmático  secreto que deciden  investigar. A partir de ese momemto, Tintín se verá acosado por Ivan Ivanovitch Sakharine, un diabólico villano que cree que el joven ha robado un valioso tesoro vinculado a un cruel pirata llamado Rackham el Rojo. Pero, con la ayuda de Milú, del cascarrabias capitán Haddock y de los torpes detectives Hernández y Fernández (Thompson y Thompson en inglés), viajará por medio mundo, sirviéndose de su proverbial astucia para burlar a sus perseguidores y encontrar antes que ellos El Unicornio, un navío hundido que puede proporcionar la clave para hallar un tesoro  y describir  una antigua maldición. 


Comentario:

Como hemos dicho antes Las aventuras de Tintin es una película creada por ordenador con la técnica de captura de movimiento (mocap), que consiste en un escenario vacío llamado mocap volume; los actores llevan una mallas con puntos que corresponden a  zonas importantes del cuerpo (codos, talones, hombres...), que son captados por una serie de cámaras y los transmiten a un ordenador, que crea una versión tridimensional en un espacio digital que muestra en la pantalla  y transforma al actor a su gusto (Artboock. Las aventuras de Tintín). Mediante la forma y la imagen, más aristocrática de Sakharine (Danie Craig) y más popular del Capitán Haddock ( Andy Serkis), hijo de Sir Francis Haddock, da la vuelta al personaje de Hergé, un joven Boy-Scout, descendiente de Totor, protagonista de una tira cómica,  democratiza la historia. El hijo del Sir, dueño de un  gran palacio, en cuya puerta figura el escudo de la familia, se convierte  en un borracho empedernido, un pobre hombre, al que persigue un malvado pirata, de nombre ruso, Ivan Ivanovitch, tenue  reflejo de la guerra fría, que en el film de Spielberg queda desdibujado, generando la expectativa de un personaje para las nuevas generaciones.

La emoción que impregna todos los filmes del director norteamericano, reforzada por la música de su compositor fetiche, el gran John Williams, emerge en las secuencias más trepidantes, consiguiendo atrapar al espectador que sepa valorar lo mejor de Hergé y de Steven Spielberg. Muy aconsejable para todas las generaciones, para el público  nostálgico, aunque introduzcan matices, y el de hoy. La crítica ha calificado la película de preciosa, fiel, divertida, poderosa o alucinante. Alucinantes y  sumamente divertidos son los gags que protagoniza Milú, en esta especie de thriller que Spielberg califica de aventura desvergonzada.


Comentarios