El cielo protector. Bernardo Bertolucci


 Ficha técnica:

Título original:  The Sheltering Sky.
País: Reino Unido
Año: 1989.
Duración: 133 minutos.

Dirección: Bernardo Bertolucci.
Guión: Mark People y Bernardo Bertolucci, basado en la novela de Paul Bowles (narrador del film), introducido por  Eric Vu-An como 'Belqassim'.
Dirección artística: Andrew Sanders.
Consultor artístico:  Fernand Moszkowicz.
Casting: Juliet Taylor.
Control financiero: Ron Swinburne.
Dirección de Fotografía: Vittorio Storaro, A.I.C.-A.S.C., Tecnicolor-Technovision.
Música: Ryuichi Sakamoto. Score musical norteafricano: Richard Horowitz.


Vestuario: James Acheson.


Producción Jeremy Thomas.
Supervisor de producción: Denise O`Dell.
Diseño de Producción: Gianni Silvestri.
Edición: Gabriella  Cristiani, A.C.E.
Productor ejecutivo:  William Aldrich.
Compañías: The Aldrich Group.


Intérpretes:


Debra Winger: Kit,
John Malkovich: Port.
Campbell Scott: Tunner.
Jill Bennett: Mrs. Lyle,
Timothy Spall: Eric Lyle,
Amina Annabi: Mahrnia,
Sotigui Kouyate: Abdelkader,
Philippe Morier-Genoud: Capitán Broussard,
Eric Vu-An: Belqassim,

 Paul Bowles: Narrador.


Sinopsis


1947...Port Moresby (John Malkovich)   y su mujer, Kit ( Debra   Winger), una pareja de neoyorkinos,   forman un matrimonio cansado que llega al norte de África. Después de diez años la convivencia les resulta difícil y en este viaje buscan una razón para continuar su vida en común, algo que les lleve  a recuperarse uno al otro. Pero ese revulsio no llega y ambos  se vuelcan en otras personas: Kit empieza una aventura con un compañero de viaje, mientras que Porte se siente atraído por una sensual mujer árabe. Cada vez más adentrados en el desierto, ninguno de los dos encontrará alivio ni inspiración.


Comentario:


Cuando Bertolucci hizo este film en 1989 todavía no había declinado su  romanticismo político y cultural. El texto de Bowles le sirve de excusa para realizar uno de los filmes más visuales e impresionistas en la captación del  color  del desierto en las diferentes horas del día. Pero este escapismo del 'viajero' hacia lo exótico tiene su contrapartida en la ignorancia, la pobreza, las condiciones higiénicas de los mercados, la falta de sanitarios, la enfermedad o el machismo imperante en las sociedades patriarcales del  continente virgen. La vuelta de Kit tras su amarga travesía del desierto, en la que ha perdido al amor que intentaba resucitar, es saludada por una música occidental en el Gran Hotel para europeos de la ciudad portuaria, que le recuerda que ha vuelto a casa.  

La presencia del escritor, Bowles, como narrador del film, no implica que la adaptación pueda ser más o menos fiel. Novelista y Cineasta entienden que sus realizaciones son producto de formas de representación distintas. Cuando leemos imaginamos, es decir damos forma a  nuestras ensoñaciones; el cine te da las imágenes de su  realizador, que dificilmente coinciden con las del espectador, por lo que éste puede sentirse defraudado, si ha leido antes la novela y  no entiende que son manifestaciones diferentes, cuya bondad no depende nada más que de sí misma. El film de Bertolucci fue emblemático  para el público de su época, integrado fundamentalmente por jóvenes muy similares a los personajes que  lleva a la pantalla, (escritores, músicos, intelectuales progresistas...), que buscan la inocencia perdida en un mundo primitivo, que finalmente acaba con ellos. El cielo no había sido tan protector como esperaban. La sinopsis parte de un error que siempre conlleva la simplificación: ni  Port  ni Kit se enamoran de otras personas, ni se pierden jamás el respeto de  una pareja  profundamente unida por lazos tan fuertes o más que el amor, y  las escapadas circunstanciales con otros  no afectan a su relación, cuyo mayor enemigo es la rutina y la búsqueda constante de la intensidad emocional. El director italiano  retrata a su generación.

Comentarios