Miss Bala. Gerardo Naranjo.





Ficha técnica:

Título original:
País: México.
Año: 2011.
Duración: 113 minutos.
Dirección: Gerardo Naranjo.
Guión: Mauricio Katz y Gerardo Naranjo.
Dirección de Fotografía: Mátyás Erdely.
Música: Emilio Kauderer.
Montaje: Gerardo Naranjo..
Producción: Pablo Cruz.
Producción ejecutiva: Geminiano Pineda, Gael García Bernal y  Diego Luna.
Diseño de Producción: Ivonne Fuentes.
Vestuario: Ana Terrazas.
Estudios: Avalon Films.

Intérpretes:


Stephanie Sigman: Laura Guerrero,
Noé Hernández :Lino,
Irene Azuela :Jessica,
José Yenque :Kike,
James Russo :Jimmy,
Miguel Couturier : general Salomón Duarte.


Sinopsis:

Miss Bala es la historia de los sueños rotos de Laura, una joven cuyas aspiraciones de convertirse en reina de la belleza se vuelven en su contra, y la hacen caer en manos de una banda que tiene aterrorizado a todo el norte de México. Gerardo Naranjo nos acerca, de un modo sutil y clarividente  la realidad de un país que se desmorona , de un México corrupto y sin ley.

Comentario:

Testimonio de gran dureza de las condiciones  en que se está produciendo la acumulación precapitalista en los países del Cono Sur de América, que salen de la pobreza milenaria  inmersos un sistema  liberal, basado en el crimen y el terror de sus poblaciones. Se ha dicho que el  film es una ficción más convincente que cualquier documental, musculoso y bastante descorazonador ( Toni Vall. Cinemanía). Se podría añadir que ausente de poesía y poco proclive a complejos planteamientos que muchas  veces desvirtúan la realidad ; Gerardo Naranjo , como  Claudia Llosa  y su Teta asustada  te obligan a mirar de frente y no te ahorran el sufrimiento, sino que su cámara se entretiene en mostrarte los detalles de esta cruda realidad, de la que poco o nada se habla.

No obstante hay quien duda de la  clarividencia del planteamiento de Gerardo Naranjo, como Quim Casas (Miss Bala. Confusiones y certezas. Dirigido por...Mayo 2012) asegurando que es una película contradictoria, que apela al naturalismo violento de un determinado cine latinoamericano que ha golpeado fuerte en los últimos años y ha generado una deriva hacia ninguna parte, del mismo modo que apuesta por el realismo sucio para mostrar, sin pretendidos análisis sociológicos, la corrupción de un sistema y de una forma de vida, en este caso el de la sociedad mexicana.

Es cierto que este esfuerzo por acercarse al documentalismo y al cinema  verité  produce con frecuencia la sensación de inverosimilitud, como ocurre con las teleseries, pero Gerardo Naranjo filma la violencia sin recrearse en ella y construyéndola muchas veces fuera de campo, al contrario que  alguno de sus compatriotas como Iñarritu o Roberto Rodriguez, con frecuencia de una crudeza insoportable. Su falta de discurso social y político, como él mismo reconoció en el festival de San Sebastián, en un cine que trata del silencio, naufraga cuando las acciones se suceden, dando como resultado  la incoherencias entre lo filmado y lo pretendido.

Comentarios