Dos hombres contra el oeste. Blake Edwards












::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original:  Wild Rovers.
País: Estados Unidos.
Año: 1971.
Duración:  125 minutos.

Guión y Dirección Blake Edwards.
Director de Fotografía: Philip Lathrop, A.S.C.
Música: Jerry Goldsmith.
Filmado en Panavisión. Metrocolor.
Edición: John F. Burnett.

Director artístico: George W.Davis y Addison Hehr.
Decorador del set: Robert R.Benton y Reg Allen.

Vestuario: Jack Bear.
Maquillaje: Tom Tuttle.
Peluquería: Chérie.

Producción: Blake Edwards y Ken Wales.


Productor Manager: Ridgeway Gallow,
MGM, Geoffrey Productions, Inc.

Intérpretes:

William Holden: Ross Bodine,
 Ryan O'Neal: Frank Post
Karl Manden: Walter Buckman,
Lynn Garlin:  Sada Billings,
Tom Skeritt:  John  Buckman,
Joe Don Baker: Paul Buckman
James Olson: Joe  Billings.
Moses Gunn: Ben,
Victor French: Sheriff,
Rachel Roberts:  Mary Bell.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Después de que un amigo muera en un accidente en el trabajo, por el cual ganaban un miserable sueldo, dos excelentes vaqueros deciden atracar un banco. Ya fugitivos, son perseguidos por una cuadrilla de violentos cazarrecompensas formada por los hijos de su antiguo jefe y  se darán cuenta de que escogieron el camino equivocado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario .


Plano secuencia: un lobo al amanecer, dos hombres cabalgando, un fundido de dos hombres trabajando con el sol que nace.Blake Edwards  realizó  una de los westerns más humanos de la historia del género americano por antonomasia, una buddy movie, por poner una etiqueta, de un hombre joven que  comienza a vivir la vida, Frank  Post, interpretado por un jovencísimo Ryan O'Neil, y un  vaquero cansado en el ocaso de su vida, Ross  Bodine ( William Holden),  que deciden iniciar un camino juntos al comprender la  brevedad de la vida, tras morir un compañero aplastado por un caballo . Después de  llevar al poblado el cadáver del hombre muerto, reflexionan sobre la miserable vida que ha llevado Bodine y la que le espera a Post, y deciden robar un banco y montar una granja en México, donde puedan  vivir  de acuerdo con su condición de   hombres libres  y no sujetos a un triste salario. Pero hay algo que  con lo que no puede transigir  la sociedad capitalista: si robas un banco te encarcelan, si robas un caballo te cuelgan, ero si atentas contra la propiedad  serás perseguido hasta el otro mundo, algo que comprenderá los dos fugitivos pronto.

Blake Edwars no trata a Post y Bodine como a dos delincuentes, sino como a dos seres humanos cansados de la miseria, que sueñan con una via mejor en este mundo. Post ama a los animales, es cariñoso con las personas y no es nada violento. Los dos hijos del patrón,  John y Paul Buckman persiguen a los dos ladrones por orden de su padre, y Paul se empecina en continuar la caza incluso después de la muerte de su progenitor. La última imagen del film es un congelado de los dos bandoleros ocasionales en el único momento en que fueron felices tras  cometer el único delito de su vida, en su frustrado viaje en busca de una ilusión. Viendo este film de 1971 una se pregunta de dónde habrán salido los actuales neocom, viniendo de   padres tan sensibles con el sufrimiento humano como Blake Edwards.

Formal y discursivamente la película  está dotada de un halo de romanticismo sin melodrama ni sensiblerías, que eleva a la categoría de héroes a dos hombres corrientes, dos jornaleros que no se resignan con su condición y que pagan su sueño  con la muerte; fundidos y superposiciones impresionistas, que captan la luz de los diferentes paisajes por los que deambulan a diferentes horas del día, congelados, tratamiento fílmico de fenómenos como la nieve o el polvo del desierto, son el marco onírico en el que estos dos hombres fueron felices por un breve espacio de tiempo. Muchos directores quieren tener su western, como ahora Tarantino, pero creo que pocos lograrán transmitirnos la  fiereza de  un mundo tan inhóspito como el de los primeros pobladores del oeste, contra los que Post y  Bodine emprendieron una lucha en solitario, con escasas probabilidades de éxito. La primer imagen en la que un perro/lobo que aulla, desciende por la ladera al oir  los casos de los caballos de los dos hombres es especialmente bella.

Otros como el director del banco y su familia se aprovecharon de la situación y de la escasa credibilidad que tienen los ladrones para quedarse con el jornal de los trabajadores de la granja que le  dejaron los  cacos, pero al fin, como canta Bodine, malvados y chachulleros, honrados y ladrones, tendrán el mismo destino. Triste consuelo del desgraciado.

Film imprescindible en una videoteca,

Comentarios