Los miserables. Tom Hooper.




Ficha técnica:

Título original:: Les Misérables.
País: Reino Unido.
Año: 2012.
Duración:
Dirección: Tom Hooper.
Guión: William Nicholson, basado en la novela de Victor Hugo Los Misérables, que inspiró el musical de  Boublil y Schönberg.
Música: Claude-Michel Schönberg.
Montaje: Chris  Dickens.
Dirección de Fotografía: Danny Cohen.
Producción: Cameron Mackinthos, Tim Bevan, Eric Fellner.
Diseño de producción: Eve Stewart.
Vestuario: Paco Delgado.
Universal Pictures. Working Title.

Intérpretes:

Hugh Jackman: Jean Valjean,  'Madeleine'.
Russell Crowe: el inspector Javert,
Anne Hataway: Fantine,
Amanda Seyfried: Cosette,
Sacha Baron Cohen:  Monsieur Thénardier,
Helena Bonham Carter: Madame Thénardier,
Eddie Redmaynje: Marius.


 Sinopsis:


 Nueva adaptación de la obra de Victor Hugo. Hugh Jackman es Jean Valjean, el exconvicto al que persigue durante décadas el despiadado policía Javert (Russell Crowe) después de saltarse la condicional. Cuando Valjean accede a cuidar a Cosette, la joven hija de Fantine (Anne Hathaway), sus vidas cambiarán para siempre.

Comentario:

Cuando una ha tenido la suerte de que cayera en sus manos  siendo  una adolescente y su mirada al mundo era todavía  inocente, una novela como Los miserables, Ana Karenina o Madame Bovary, tiembla al leer titulares como : 'Los miserables. El gran musical romántico llega al cine'. (Fotogramas. Número 2025, julio 2012). El director elegido para  adaptar  esta obra maestra que modeló tantas mentes juveniles y las hizo más generosas, es un mal presagio, y alguno de los actores del elenco también, pero, sobre todo, preocupa oir a  Hugh Jackman decir que no había leído la obra hasta que le propusieron el papel, o que "es uno de los musicales más emotivos que se han escrito jamás..."

Muchos aprendimos con Victor Hugo a sentir empatía con los miserables, los que pasaron su vida en la cárcel por robar un pan, y que adquirían entidad individual por el número que les designaba en el penal. El 24.601 era Jean Valjean. Vivimos en una sociedad que se alarma por cualquier noticia infundada que lanza la prensa amarilla para vender revistas o aumentar las audiencias televisivas, y, en este contexto, apenas oímos la voz de algún político español que clama porque en las cárceles del siglo XXI se llame a los presos por su nombre; lo realmente dramático e injusto se esconde y se tacha de demagogos  a quienes hablan de ello, mientras lo que venden son cifras macroeconómicas sin rostro, que parecen no referirse jamás a hombres concretos.

Victor Hugo sitúa su defensa de los oprimidos en el marco de la Revolución Francesa y el ascenso  al poder de  una nueva clase social, la burguesía, cuya marcha atrás para contener a los sans-culottes (los que llevaban pantalones como nosotros y no los calzones ajustados de los nobles) que les ayudaron a derribar a la monarquía desembocó en el surgimiento de una figura como la de Napoleón Bonaparte.  Jean Valjean /Madeleine encarna al hombre romántico, el ex-convicto que se redime y  que lucha contra la opresión de los poderosos y  en defensa de los ideales enciclopedistas de la ética, la moral, la justicia y la felicidad del hombre.  Es muy difícil trasladar estas ideas a un músical, lo que desde luego no es imposible, y se espera mucho de actores como Russell Crowe; Tim Burton consiguió captar con ironía fina parte de este espíritu, pero no partía  de un texto tan célebre y unívoco como el de Victor Hugo.

En el siglo XIX las novelas de los grandes escritores se vendían en fascículos semanales junto a los periódicos, y era la fórmula del momento para entretener a un público que no conocía los actuales medios de comunicación. Hoy se añade el atractivo de la música, y se da con frecuencia que algunos actores sean más versátiles que otros y militen en varios campos, como  Kevin Bacon, Marc  Whalberg o Jack Black, y ahora salta a la palestra el grupo que lidera Russell Crowe, The ordinary fear of god, y los temas que grabó con su esposa Danielle Spencer.

Comentarios