Los Pitufos 3D. Raja Gosnell.




Ficha técnica:

Título original: The smurfs.
País USA.
Año 2011.
Dirección: Raja Gosnell.
Casting: Daid Rubin, C.S.A. y Richard Hicks, C.S.A.
Guion: J. David  Stem  y David N. Weiss; Jay Scherick y David Ronn, basado en una historia de J.David Stem y David N. Weiss. basado en los personajes y los trabajos de Peyp.
Creador: Peyo
Productor: Jordan Kerner.
Música: Heitor Pereira.
Director de Fotografía: Phil Méheux, B.S.C.
Montaje: Sabrina Plisco, A.C.E.
Vestuario: Rita Ryack.
Supervisor efectos visuales: Richard R.Hoover.
Producción: Jordan Kerner.
Co-Productores: Véronique Culliford y Hendrik Coysman.
Productores ejecutivos: Ezra Swerdlow, Ben Habr, Paul Neesan.
Diseño de Producción: Bill Boes.
Compañías. Producción Columbia Pictures & Sony Pictures Animation, The K Entertainment Company. Kernere Entertainment Company.

 Reparto:

Nel Patrick Harris, :Patrick,
Jayma Mays :Grace,
Hank Azaria :Gargamel,
Katy Perry :voz,
Alam Cumming :voz,
George Lopez :voz,
Paul Reubens :voz,
Sofia Vergara :Odile,
Antón Yelchin :voz.


 Web oficial en España. Web oficial en USA.

 Los emblemáticos Pitufos, creados por el belga Pierre Culliford, que han dejado su huella en muchas generaciones y se han incorporado en el imaginario colectivo, dan un gran salto, se modernizan y extienden su mancha azul con las nuevas tecnologías, especialmente el uso de 3D para el goce de los niños y los adultos que les acompañan en las nuevas aventuras. En la moda del azul ha tenido una gran responsabilidad Avatar de James Cameron. La dirección está a cargo de Raja Gosnell, realizador de Un chihuahua en Beverly Hills, Scooby Doo 2 o Desatado. Sofía Vergara encarnará a Odile, una empresaria de cosméticos francesa y Hank Azaria al pérfido Gargamel. Las imágenes generadas por ordenador se mezclan con otras reales y Neil Patrick Harris será el protagonista de carne y hueso del film. 


 Sinopsis oficial.

 El malvado Gargamel aleja a los pitufos de su poblado y los hace caer con su magia en medio del Central Park. Los pequeños personajes azules deberán encontrar la forma de escapar del malvado y volver a su mundo antes de que el malvado los atrape.

Comentario.

Raja Gosnell lleva al cine a estos personajes azules que creó Peyo, (Pierre Culliford), esos habitantes de un aldea medieval en la que reinaba una excesiva división del trabajo,  que fomentaron la imaginación de tantos niños  de las décadas de los 70 y de los 80, gracias al merchadising que comenzó en la de los 60, y   a  Hanna Babera   que  estrenó  una serie animada para las mañanas de los sábados, supervisada por Peyo.  

La puesta en escena es pastelera  y melodramática, con una  morfología del cuento muy convencional: un ataque de Gargamel y su gato Azrael destroza la aldea de estos seres azules con cuatro dedos, que huyen a través de un túnel del tiempo y aparecen en pleno siglo XXI en el centro de la Gran Manzana, en Manhattan. El mago maligno huye tras ellos, que acaban instalándose en la casa de unos jóvenes yuppies, y deben encontrar un sortilegio para volver a su hogar. Teniendo en cuenta que el film está realizado en 2011, en el  vórtice de un ciclón que amenaza con tragársenos a todos, me parece además una película deshonesta, realizada para aquellos que creen que la hierba no va a ser segada nunca a sus pies, pase lo que pase a su alrededor, unos descerebrados que se pedirán una hamburguesa mientras cae en picado el avión en el que viajan, de acuerdo con la imagen creada por Fernando Savater en un libro dirigido a su hijo Amador. 

Una matrimonio joven que espera su primer hijo, formado por un publicista, Patrick (Nel Patrick Harrys),un buen chico, carente de carisma e inteligencia emocional, y su mujer Grace (Jayma Mays), con una edad en el límite de las responsabilidades y la madurez, pero que aún conservan su doble ración de ingenuidad, cultivada con mucho cine Disney, son el prototipo aún vivo en ciertos sectores, al menos en la propaganda y el cine para inamduros, de la vigencia del american waif of life y la convicción de que viven en el país de las oportunidades, donde todo es posible, incluso que una empresaria (mujer, eso sí, para preservar las cuotas femeninas entre los ejecutivos, al menos en la ficción), un tiburón, sueñe con una luna azul y unos extraños visitantes. ¿Alguien puede soñar  con poder tener la suerte de que le visite en su casa Asterix, El Capitán America o Papá Pitufo?; con tal de vivir esa experiencia, uno renuncia hasta a un buen trabajo, y,  a la espera del primer hijo, no teme perder su gran apartamento junto al Central Park, sus políticamente correctas bicicletas, y su casa decorada estilo Ikea, pero con materiales de diseño acordes a su posición. La única condición es ser un joven florero de  Harvard o Berkeley, como denominan en América a esta clase distinguida cn aires de progresía.

Hay cameos constantes  a  adaptaciones cinematográficas de grandes obras literarias (toque culto) como Los tres mosqueteros  ( Todos para el pitufo y el pitufo para todos), a Marlyn Monroe y su falda levantada por el aire,etc.; también se permite un ejercicio de crítica sobre la simpleza del leitmotiv musical de esos enanos azules, a través de un pobre  'drogata' desdentado,  y un insulto de Gargamel al público que llena la sala, seguramente  pensando en los diez u once euros que se han gastado en la sesión en 3D.

Si un padre opta por elegir esta película para pasar una tarde con sus hijos, podrá ser invadido por dos sentimientos contradictorios: la sensación de lo bello que es vivir cuando se tiene de todo, incluidos estos pequeños personajes, o la frustreación de  no tener más que un botijo  y los cubiertos que les permitan traslados rápidos entres deshaucio y deshaucio.

Comentarios