Los Tenenbaums. Una familia de genios. Wes Anderson.



Ficha técnica:

Título original: The royal  Tenenbaums.
País: Estados Unidos.
Año:  2001.
Duración: 114 minutos aproximadamente.
Dirección: Wes Anderson.
Guión: We y Scott Rudin.s Anderson y Owen Wilson.
Casting: Duglas Aibel.
Director de Fotografía: Robert Yeoman, A.S.C.
Música: Mark Mothersbaugh; supervisor: Randall Poster.
Director artístico: Carl Sprague.
Producción: Wes Anderson, Barry  Mendel.
Diseño de maquillaje: Naomi Donne,
Diseño de producción: David Wasco.
Edición: Dylan Tichenor, A.C.E.
Vestuario: Karen Patch.
Peluquería: Marie-Ange Ripka.
Compañías: Touchstone Pictures, American Empirical Picture


Intérpretes:

Gene Hackman: Royal Tenenbaum,
Anjelica Huston: Etheline Tenenbaum,
Ben Stiller: Chas Tenenbaum,
Gwyneth Paltrow: Margot Tenenbaum.
Owen Wilson: Eli Cash,
Bill Murray: Raleigh St.Clair.
Danny Glover: Henry Sherman,
Seymour Cassel: Dusty,
Kumar Pallana: Pagoda,
Luke Wilson: Richie Tenenbaum
 Ari Tenenbaum: Grant Rsenmeyer,
Uzi Tenenbaum: Jonah Meyerson.
Narrador: Alec Baldwin.

Premios:

 2001: Nominada al Oscar: Mejor guión (Wes Anderson & Owen Wilson)
 2001: Globo de Oro: Mejor actor comedia (Gene Hackman)
 2001: Nominada Premios BAFTA: Mejor guión original
 2002: Festival de Berlín: Sección oficial de largometrajes.

 Sinopsis:

Royal Tenenbaum (Gene Hackman) y su mujer Etheline (Angelica Huston) han tenido tres hijos: Chas, Margot y Richie, y se han separado. Chas ha trabajado desde muy joven en el sector inmobiliario, y parecía tener un don sobrenatural para las finanzas. Margot fue dramaturga y obtuvo una prestigiosa beca cuando aún no estaba en el instituto. Richie fue campeón junior de tenis y ganó los campeonatos de Estados Unidos tres años consecutivos. Pero todos los brillantes. Pero todos los brillantes recuerdos de los jóvenes Tenenbaums quedan reprentinamente borrados por dos décadas de traiciones, fracasos y decepciones de las que consideran que su padre es el principal responsable..

Comentario:

Lo que hace diferente a Wes Anderson es el contraste entre lo que se espera de él y lo que propondrá el film,y  no gratuitamente,  pues aporta una serie de elementos que generan expectativas que muchos verán defraudadas. Este podría ser el caso de Carlos Boyero, cuando afirma que es una película lamentable, sosa y aburrida, pero no lo es,  porque el  terrible crítico puede ser tachado de todo lo que se quiera menos de inocente, y la prueba está en  la afirmación de que  es un cine con pretensiones de sátira inteligente en cada plano, vertiendo en esta acusación una gran dosis de 'veneno'. Wes Anderson se rodea de un elenco de actores consumados de la comedia satírica como Bill Murray, Ben Stiller y Owen Wilson, pero les hace desempeñar los papeles más dramáticos del film: marido cornudo,  joven viudo y escritor yonki. Por el contrario Gene  Hackman, el actor que ha representado los papeles más brillantes del género dramático, se convierte en el payaso, el pícaro, el que hace cualquier cosa por sobrevivir, pero que como Chaplin, necesita un poco de  cariño y confiesa que él también quiere ser un Tenenbaum, aunque es el que da nombre a la familia. Una paradoja más.

Los Tenenbaums son un reflejo de los Addams, sin la apariencia gótica de sus miembros y el aspecto tétrico de su mansión, pero con  los  mismos conflictos derivados del egoismo y la incomprensión. Con una narrativa muy convencional en la que lo más sobresaliente es el uso de unos tonos cálidos y brillantes, con contrastes simultáneos poco estridentes, aunque si chocantes, que  le acercan al cine europeo, el uso de constantes barridos  y una música que no ensordece al auditorio;  consigue la ironía por medio de imágenes que contradicen a la voz en off visual ; cuando se habla de los triunfos de Richie recogidos por la prensa norteamericana, un plano nos muestra un montaje de diversas portadas que corresponden todas ellas al mismo rotativo. Lo mismo sucede  con los libros del Eli, (Owen Wilson) profesor de la Universidad de Brooks, que ha escrito una novela sobre el viejo general Custer y viste cotidianamente como su personaje;  el terror de   Chas, (Ben Stiller)  un ejecutivo de las finanzas y del negocio inmobiliario, un vivo que vende ratones dálmatas, cuya mujer murió en un accidente de avión y desde entonces viste un chandal rojo igual al que impone a los niños, o Margot,( Gwyneth Paltrow),  la  hija adoptiva,  una aparente comedida muchacha, casada con un escritor y neurólogo (Bill Murray)  que estudia un síndrome al que llama de Hainsbergen. Todos giran, ya sea por incapacidad de mantenerse o por necesidades emocionales, en torno a la mamma Etheline (Anjelic Huston ), y todos quieren ser un Tenenbaum. Pero el que da nombre a la familia, el patriarca, es el más inútil  e irresponsable de todos. La  película  parece una precuela  de   Viaje a Darjeeling (2007), film en el que, muerto el padre, los hijos acuden a ver a su madre, interpretada también por Anjelica Huston,  a la India, donde se ha recluido en un monasterio budista para practicar la meditación trascedental. Al conocer su llegada  de sus tres hijos sale corriendo hacia paradero desconocido, tras prepararles un buen desayuno, propio de una madre.

La crítica a la familia norteamericana es feroz, tanto global como individualmente, así como a todos los valores que transmite e inculca a sus retoños, que muchas veces les salen 'rana'. La imagen en que Margot, la hermana adoptada, enamorada de Richie, avanza hacia él filmada a cámara lenta, mientras el  joven la mira embobada, con todo su cinismo y acidez, es menos caústica que lo que está ocurriendo en el fondo del encuadre: una marcha ridícula y ralentizada de unos pilotos, que como nadie ignora pertenecen a la élite del mundo laboral y que están aboslutamente ridiculizados por la cámara.

Los personajes encarnados por Bill Murray, Ben Stiller y Owen Wilson, terminan como generalmente ocurre en la vida, reconociendo sus errores y continuando con sus vidas cotidianas sin excesiva emoción ni altibajos y como  en una obra teatral van desfilando ante la cámara. . Wes Anderson construye su relato con un prólogo, en el que presenta a sus personajes y los emblematiza social y profesionalmente, identificándolos con grandes rótulos con los actores que los representan y a los que el público asocia; ocho capítulos y un epílogo que se desarrolla en el cementerio, al sucumbir el más débil de todos, el que les da  nombre, un vividor y un sinvergüenza, que al morir deja a sus nietos Ari y Uzi la Enciclopedia Británica, como un personaje de nuestro surrealista escritor



Comentarios