Perseguido. Raoul Walsh.








Ficha técnica:

Título original: Pursued
País:  Estados Unidos.
Año: 1947,
Duración: 97 minutos.
Dirección: Raoul  Walsh.
Guión: Niven Busch.
Guión: Niven Busch,
Dirección de Fotografía: James Wong Howe, A.S.C..
Música: Max Steiner.
Edición: Christian Nyby.
Director artístico:  Ted Smith.
Efectos especiales: William Mc Gann, Willard Van Enger, A.S.C.
Decoración del set: Jack McConaghy.
Maquillaje: Perc Westmore.
Producción: Milton Sperling.
Warner Bross Pictures Inc. , United States  Pictures Production, Nacadih Video.

Intérpretes:

Teresa Wright: Thorley Callum,
Robert Mitchum: Jeb Rand,
Judith Anderson: Medora 'Ma' Callum,
Dean Jagger: Grant Callum,
Ala Hale: Jake Dingle,
John Rodney: Adam Callum,
Harry Careyy hijo: McComber.



Sinopsis.

Jeb Rand (Robert Mitchum)  interpreta a un agotado héroe de guerra perseguido en el pasado por demonios internos provenientes de su infancia y en el presente por asesinos reales. Su pasión por Thorley Callum (Teresa Wright). Su pasión por su hermanastra le conduce a un duelo fatal  con el hermano de ésta. Amargada y con el propósito de vengarse en su noche de bodas Thorley se casa con él. La llegada de un misterioso extraño, que pretende saldar un duelo con el protagonista, hace que la situación derive en un entresijo de traiciones, asesinatos y revelaciones sorprendentes.

Comentario:

La fuerza del destino nacido de la venganza se impone en forma de oscura amenaza a  Jeb Rand, perseguido con  objetivos  homicidas por un asesino invisible, un gran enigma que el protagonista confunde con sus reincidentes pesadillas, que no le abandonan  tras ser herido en la Guerra de Cuba contra los españoles. La madre de Thorley y Adam esconde un secreto que no quiere revelar a ninguno de sus hijos, y en esta actitud, en la que se mezclan la culpa, la cobardía y la vergüenza reside el embrión de la tragedia que azotara a su familia.

La clave de esta tragedia que incrementa el desconcierto y la inquietud de un espectador tan desorientado como el personaje perseguido  a medida que avanza la historia, y que le va situando a un lado u otro de los protagonistas, se revela finalmente como  la obligación del patriarca de una poderosa familia de defender el honor de un hermano, engañado por su mujer; esta culpa no se limita a los actores del adulterio, sino que se extiende a los hijos, asesinados junto al padre, y al más pequeño al que salva  Medora Ma'Callum, pero que finalmente debe compartir la misma suerte que sus hermanos.

Raoul Walsh convierte esta historia de amor, rencor, honor y pasión primitivos en una tragedia clásica, en la que obvia todo lo superficial y convierte a los personajes en iconos de un mundo ancestral en el que ciertas  acciones contra las familias notables se pagaban con la muerte, y junto al culpable se acababa con la descendencia para evitar la revancha en el futuro. Llama poderosamente la atención la denuncia de Roal Walsh de que, en una sociedad con un sistema judicial más o menos establecido, quien actúa como fiscal  siembra el veneno del odio contra su acusado, y cuando no consigue  alcanzar su objetivo con estos procedimientos legales, contrata pistoleros para acabar con su 'rival involuntario' de acuerdo con los usos consuetudinarios del  viejo oeste. Una obra maestra de un film que describe una sociedad en transición hacia la era moderna.

Comentarios