Red State . Kevin Smith.








Ficha técnica:

Título original: Red State.
País: USA.
Año: 2011.
Duración:  88 minutos.
Dirección: Kevin Smith.
Guión: Kevin Smith.
Director de Fotografía: David Klein. Color.
Música:
Montaje: Kevin Smith.
Producción: Jonathan Gordon.
Diseño de Producción: Cabot McMullen.
Compañías: The Harvey Boys, NVSH Productions para  Smodcats Pictures.

Intérpretes:

Michael Angarano: Travis,
 Kyle Gallner: Jarod,
John Goodman: Josph Keenan,
Melissa Leo: Sara,
Michael Parks: Abin Cooper,
Anna Gunn: madre de Travis,
Kevin Pollak : Brooks,
Stephen Root: Sheriff Wynan,
James Parks: Mordechai,
David Marciano: Agente Eccles,
John Lacy: padre de Travis,
Molly Hagan: Janet Keenan.


Sinopsis:

Tres adolescentes con las hormonas alteradas, Michael Angarano, Braun y Nicolás Kyle Gallner responden a la invitación de una desconocida, una mujer madura que busca sexo sin consecuencias . Pero después de unas cervezas los adolescentes  la fantasía de los jóvenes da un giro hacia el lado oscuro y desaparecen sin dejar rastro. Al recuperar el conocimiento, uno de ellos, atado y encerrado en una jaula, descubre con horror que sus captores son los miembros de una secta religiosa liderada por  Abin Cooper (Michael Parks), un iluminado cuyos sermones parecen mítines políticos, y que pretende sacrificarles para purificar el mundo.  La Historia está  inspirada en la figura real de Fred Phelps, el líder de un grupo religioso extremista que se hacía llamar la Iglesia Bautista Westboro.

Comentario. 

Kevin Smith pasará a la historia del cine por su inteligencia incisiva y la capacidad de observación que le llevóa realizar la saga más perspicaz de la que se dio en llamar la Generación del Yogur, X, de la Apatía o Perdida, y dejó el testimonio inolvidable en Clerks, Mallrats o Persiguiendo a Amy, de unos jóvenes cuyo Rosebud fue La Guerra de las Galaxias, y a los que se les prometió un brillante futuro, acorde a su formación, en una mundo con una economía sostenible para finalmente privarles de todo aquellos de que disfrutaron sus padres en una sociedad del bienestar, que parecía firmemente asentada. La primera crisis global ha puesto de manifiesto que se puede romper tranquilamente el contrato social con unos ciudadanos  que de la noche a la mañana pasan a ser súbditos y a merced de aquellos que se vanaglorian de una competencia sobre quien es capaz de proporcionar mayor sufrimiento a la población. Hoy cobra pleno significado la reivindicación de los revolucionarios franceses, no de 1968 sino de 1789, que luchaban entre otras cosas por la felicidad.

Kevin Smith, un director de bajo presupuesto, con dificultades de financiación a pesar del éxito de sus películas y de la atracción que ejerce en los jóvenes, incluso en la actualidad, da un paso adelante y señala con el dedo a los que él cree que son los responsables del sufrimiento actual, los red states, en una película panfletaria en defensa del laicismo de nuestra civilización, salvaguardia de las libertades y de los derechos, demostrando según Antonio José Navarro, el crítico más agudo e intelectual que se puede leer en la actualidad, que la bondad del film se puede discutir, pero  que Kevin Smith es un director que bien merece una discusión y que aún le queda mucho por decir.

El film lleva el nombre de Red State (estados rojos), aquellos que votan mayoritariamente al partido Republicano  en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, (Texas, Missisipi, Kentucky, Indiana o Georgia), fente a los azules en los que ganan los demócratas, clasificación que se debe al periodista  Tim Russert, que la utilizó por primera vez en el año 2000 y en el programa Today de la NBC.

En los estados rojos predominan los rednecks, término popular que hace referencia a los analfabetos, racistas y menesterosos pueblerinos blancos, especialmente localizados en el Sur, al igual que los  crakers (los paletos de Georgia y Florida), lo hillbillies (los moradores de las  zonas de los Aoalaches), y el white trash, habitantes de las zonas urbanas de esos mismos estados. Tipos que hemos visto retratados en otras cintas, desde Defensa (Deliverance, John Boorman, 1972), Arde Missisipi (Missisipi Burning, Alan Parker, 1988) o El luchador (The  Wrestler. Darren Aronofsky, 2009. Smith hace  especial hincapié en la obsesión de estas comunidades por la religión como inspiradora de ideologías, no sólo morales, sino  también políticas, económicas, filosóficas e incluso científicas... Es muy aconsejable leer el artículo completo de  Antonio José Navarro, no sólo para poder interpretar bien el espíritu que anima a Kevin Smith, sino el background de buena parte del cine americano. ( Las trompetas del Apocalipsis ...Dirigido, 2012 ).


Comentarios