Somos la noche. Dennis Gansel.





Ficha técnica:

Título original: We are the night.
País: Alemania.
Año: 2010.
Duración: 100 minutos.
Dirección: Dennis Gansel.
Guión: Dennis Gansel, Jan Berger.
Música: Heiki Maile.
Dirección de Fotografía: Torsten Breuer.
Producción: Christian Becker.
Montaje: Ueli Christen.
Diseño de producción: Matthias Müsse.
Vestuario: Ankle Wickler.
German Federal Film Fund,  German Federal Film Board, FFF Bayern, Medienbord Berlin -Brandenburg, Constantin Film, Rat Pack Film. Distribuidora:  Vértigo Films.
Estreno en España: 2012.


Intérpretes:

Karoline Herfurth: Lerna,
Nina Hoss: Louise,
Jennifer Ulrich: Charlotte,
Anna Fisher: Nora,
Max Riemelt: detective Tom Serner.

Premio:

2012.  Gran Premio del Jurado del Festival de Terror de Sitges,.

Sinopsis:

Una noche, Louise, la líder de un trío de vampiras, muerde a la joven Lena. Su nueva forrma de vida como vampira será a la vez una bendición y una maldición. Al principio, disfruta de una libertad sin límites, del lujo y de las fiestas. Pero, al mismo tiempo, no puede soportar los instintos asesinos y la sed de sangre de sus compañeras. Además, se enamora de Tom, un joven policía, y entonces no tendrá más remedio que elegir entre el amor o la inmortalidad.


Críticas:

Tres vampiras chupa-sangre, tres pijas de la noche berlinesa, provocan el enfado de amplios sectores de la crítica que esperaban algo más del realizador de La ola.  José Arce (La Butaca.net) es contundente en su  análisis" Con una puesta en escena tremebunda, un reparto cuyos equívocos están verdaderamente a otro nivel y unas pretensiones de superioridad artística tan evidentes como infantiles, “Somos la noche” tiene la desfachatez de jugar a ser morbosa cuando en realidad su mojigatería raya lo insultante. No hay lascivia, no hay carne más allá de unas pobres insinuaciones, no hay amor, odio, dolor ni placer en lo que Gansel muestra o deja de mostrar. Eso sí, fiestones, cochazos y jolgorio parecen entretener a las protagonistas de continuo, por mucho que el palco se debata entre el sopor y el arrepentimiento por regalar su tiempo al trabajo de un director harto estimado cuyo virtuosismo creativo parece más muerto que el ánimo de su elenco central.

El film responde a un modo de ver la vida que nos ha llevado al punto en el que estamos, después de sufrir a tantos  y tantas chupasangres, guapísim@ de la muerte, sexis, con ropa provocativa y cara, que despertan el deseo de vivir  etas lujosas experiencias vicarias entre sus espectadores. Debemos pensar, no obstante, que muchos aún no han desperatado y duermen plácidamente en sus ricos ferétros, por lo que disfrutaan de este film que intenta devolvernos al universo de los vampir@s.

Comentarios