Destino Tokio. Delmer Daves.







Ficha técnica:

Título original: Destinatio Tokyo
País: Estados Unidos.
Año: 1943
Duración: 118 minutos.
Dirección:
Guión: Delmer Daves y Albert Maltz, basado en  la  historia de Steve Fisher.
Director de fotografía: Bert Glennon, A.S.C.
Música: Franz Waxman.
Edición: Chris Nyby.
Sonido: Roobert B.Lee.
Director artístico: Leo K.Kuter.
Montajes: James Leicester.
Efectos especiales: director:  Lawrence Butler, Willard Van Enger, A.S.C.
Decoración del set: Walter Tilford.
Maquillaje: Perc Westmore.
Producción: Jerry Wald.
Compañías: Warner Bross.








Intérpretes:

Gary Grant: Capitán Cassidy,
John Garfield: Wolf.
Alan Hale: Cocinero Wainwright.
John Ridgely: Oficial Raymond,
Dane Clark: Tin Can.
Warner Anderson: Andy,
William  Prince: Pills,
Robert Hutton: Tommy Adams,
Tom Tully: Mike Corners.

Sinopsis.

El submarino Copperfin recibe órdenes de zarpar con destino a Tokio para  conseguir información de vital importancia y preparar el ataque sobre la sociedad  japonesa. El teniente Raymond (John Ridgely), Wolf (John Garfield) y el radiofonista desembarcan en la costa enemiga y cumplen una misión sin  contratiempos, comunicando por radio sus descubrimientos a un portaviones norteamericano. Pero cuando llega la tropa norteamericana a la bahía de Tokio,  Cassidy (Gary Grant), al mando del Copperfin, queda atrapado en la bahía al ser atrapado por un portaaviones japonés. El debutante director Delmer Daves (El arbol del ahorcado,  La Ley del Talión) filma con agilidad y eficacia en el interior del submarino, haciendo uso de unos encuadres opresivos que plasman inteligentemente el aislamiento que sufre la tripulación.

Comentario:

Un film bélico que cumple rigurosamente con los cánones del género: narración inicial para enmarcar la historia con una voz en off  que emula  el tono y la cadencia  de los informativos, como los que proyectaba la Universal antes de la película, o el NODO del franquismo español, a los que está habituado el público, que asocia  de este modo la ficción a la realidad. Planos cenitales que dan solemnidad al desplazamiento de los militares que transmiten y dan órdenes, que se desplazan acompañados de marchas militares  y van situando al espectador y preparándolo  emocionalmente para la tragedia heróica que van a presenciar; muestrario de las armas más modernas del ejército norteamericano, zeppeling incluido,música de jazz y swing que crea un clima de evocación de la patria, fotos de mujeres a las que se promete medias de nylon, marinos bajando a tierra, pantallas transparentes para  crear el marco de la acción...

Una gran parte del metraje del  film se dedica a acercar humanamente  al espectador a los personajes, y le prepara para sufrir con los jóvenes que dieron su vida por la patria. Este tipo de películas transmiten valores conservadores y tiene fuertes connotaciones ideológicas  con el nacionalismo, la defensa del territorio y la destrucción del enemigo, y  los códigos  son muy conocidos para  un  público que ha visto mucho cine norteamericano y es  capaz de descodificarlos. Destino Tokio es un film clásico del género, correcto, pro-norteamericano y previsible. Este tipo de películas no pueden evitar el toque deshonesto y manipulador, previsible casi desde el principio, que elige el personaje de un joven, al que  sus padres quieren mucho, añora la Navidad..., detalles que  representan  un mal augurio y que desde luego no defraudan la expectativa.

Comentarios