El irlandés. John Michael McDonagh.





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: The Guard.
País: Irlanda/USA/Gran Bretaña.
Año: 2011.
Duración: 96 minutos.

Dirección y guión: John Michael McDonagh.
Dirección de Fotografía:  Larry Smith, b.s.c. Color.
Casting: Jina Jay.
Música: Calexico; supervisor: Liz Gallacher.
Edición: Chris Gill.
Director artístico: Lucy Van Lonkhuyzen.
Coordinador de especialistas: Bonet O'Farrell.
Vestuario: Elmer Ni  Mhaoldomhnaigh; supervisor: Clara McArdie.

Productores: Chris Clarck, Flora Fernández-Marengo., Ed Guiney, Andrew Lowe.
Producctor ejecutivo: Martin McDonagh. Don Cheadle, Lenore Zerman, Ralph Kamp, Tim Smith, Paul Brett, David Nash.
Productores asociados: Elizabeth Eves, Lee Magiday.
Productor en línea: Paul Myler.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Compañías:  Element Pictures, Crescendo Productions, Reprisal Films, Aegis  Film, Presciencie. Distribución: A Contracorriente Films.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Don Cheadle: Wendell Everett,
Brendan Gleeson: Gerry Boile,
Mícheál 'Og Lane: Eugene Meleney, niño testigo de los acontecimientos.
Mark Strong: Clive Cornell,
Liam Cunningham: Francis Sheehy-Skelfington,
Darren Healy: Jimmy Meedy,
Gary Lydon: Gerry Stanton,
Laurence Kinlan: Fotógrafo.
Sarah Greene: Sinead Mulligan,
Dominique McElligott: Aoife O'Carrell
Katarina Cas:  Gabriela McBride,
Fionnula Flanagan: Eileen Boyle,
Pat Shortt: Colum Hennessy,
Rory Keenan: Aidan McBride,
David Wilmot: Liam O'Leary,
Katarina Cas: Gabriela McBride,
Owen Sharpe:  Billy Devaney,
Dominique McElligott: Aoife O'Carroll.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:


Gerry Boyle  (Brendan Gleeson) es un excéntrico, grosero y subversivo policía irlandés que debe colaborar con un más que aburrido agente del FBI, Wendell Everett (Don Cheadle),  para detener a un grupo de traficantes de drogas que están amenazando la tranquilidad del condado de Galway.  Wendell se cuestiona si el sargento es idiota o tan sumamente inteligente para aparentarlo sin serlo realmente. Israel Paredes se plantea la misma cuestión respecto a toda la película.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

"No hay nada demasiado serio en la película, pero nada tampoco en exceso cómico. El irlandés se sitúa en ese punto intermedio - más propenso a la comedia - en el que no sabemos si muchas secuencias van en serio, son cómicas o directamente una tomadura de pelo. Lo malo es que la reiteración de ésto último ocasiona que acabemos cuestionando si la obra de McDonagh debe o no ser tomada en serio y, por ende, la calificación de tontería más o menos divertida (...) acaba asentándose." (El irlandés. Un 'thriller' psicodélico. Israel Paredes Badía. Dirigido por...Julio-Agosto 2012).

Jordi Costa del diario El País coincide en su análisis con Israel Paredes. Comedia zafia y retrato de personaje, medio  western, medio thriller, aunque difiere en el sentido de que ve a Michael McDonagh como un nuevo talento a seguir.

Frente a ellos  Noel Ceballos (Ftogramas) cree que es una de las comedias más insolentes y socarronas del año, un tipo de película por la que matarían para ver una  cada semana.

Al otro lado del Atlántico se la ve como convencional y joya en bruto, no obstante en el año 2011 fue nominada a los Globos de Oro, mejor actor de comedia musical,  los premios Bafta, mejor guión,  Satellite Awards, mejor director, guión y montaje.


José Arce (La Butaca.net)  analiza los personajes de  ambos policías. "Respondiendo perfectamente a su esencia crepuscular de western contra toda ley, Brendan Gleeson encuentra en el sargento Boyle un nuevo icono que añadir a su carrera, un personaje cultivado y majadero, inextricable y desolado, confrontado emocional y existencialmente a un Don Cheadle que se ajusta perfectamente a su papel, más sencillo en su tono sostenido".

La  crítica es unánime en considerar curiosa la  irrupción  de John Michael McDonagh, un director independiente que hace un western deconstruido  en el que el protagonista es un policía irlandés de pueblo, lo que le acerca a  uno de los elementos del género;  irreverente  y  combativo con la doble moral y la corrección política de sus jefes, añade  tintes de comedia negra. En su lucha contra el crimen debe colaborar con un agente del FBI norteamericano, atónito ante el comportamiento peculiar del policía irlandés.


El estreno de El irlandés es quizás una buena ocasión para levantarse de la butaca, apagar el ventilador o el aire acondicionado y acudir a una sala de proyección y disfrutar 'fresquito' de un rato de diversión. 



Comentarios