Luz que agoniza. George Cukor.






Ficha técnica:

Título original: Gaslight (Luz de Gas).
País: EE.UU.
Año: 1944
Duración:  114 minutos..
Dirección: George Cukor
Guión: John van Druten, Walter Reisch y John L.Balderston, basado en una novela de Patrick Hamilton.
Direción de Fotografía:  Joseph Ruttenberg, A.S.C.
Score  musical : Bronislau Kaper.
Edición: Ralph E.Winters.
Director artístico:  Cedric Gibbons,
Decoración del set: Edwin B. Willis
Productor: David O. Selxnick
Vestuario: Irene; asociado: Mario Herwood.
Maquillaje: Jack Dawn
Metro Goldwyn Mayer

Intérpretes:

Ingrid Bergman: Paula Alquist,
Charles Boyer: Gregori Bergman,
Joseph Cotten : Brian Cameron,
May Whitty: Mis Thwaites,
Angela Lansbury: Nancy
Reparto completo en Imdb.



Sinopsis:


A finales del siglo XIX se produce un misterioso crimen en el número 9 de la calle Thornton Square, en Londres. La inquilina de la vivienda, una joven estudiante de canto (Ingrid Bergman), decide hacer un viaje a Italia para tratar de olvidar el macabro suceso. Durante su estancia en el país transalpino vive en completa felicidad y se enamora de un pianista (Charles Boyer). Poco tiempo después la cantante y el pianista contraen matrimonio y vuelven a Londres, para quedarse a vivir allí. Pero pronto comienzan a suceder cosas muy extrañas. (Foitogramas).

Comentario:

Luz que agoniza (Gaslight o Luz de gas) es un film notable de George Cukor, un director seguro y elegante, con reputación de perfeccionista y sutil innovador, que ayudó a definir el estilo de las películas clásicas de Hollywood (Historia del cine de Blume). A pesar de que fue despedido de dos películas en 1939 (El mago de Oz y Lo que el viento se llevó, esta segunda a causa de la homofobia de Clark Gable, que no quería trabajar con un director gay, y que  llegó a gritar en público que nunca se dejaría dirigir por un mariquita), su carrera no sufrió menoscabo . Mayer le preguntó una vez: "¿Eres homosexual?" Y Cukor  respondió: "Escrupulosamente." (Juan Zavala, Elio Castro-Villacañas y Antonio C.Martínez. El cine contado con sencillez. Maeva)

El departamento de publicidad de la Metro lo vendió como director de mujeres, y aunque muchos son de la opinión de que es ante todo un director de actores  que se relegó a segundo plano, lo cierto es que  lo más  acertado y magistral de una película, cuyo background es un crimen de joyas de lo más vulgar, es el análisis del proceso de deterioro mental de la protagonista como resultado de un plan calculado y ejecutado con total parsimonia y aparentes buenas maneras, conducente a hacer creer a la mujer que había  perdido sus facultades mentales. Las actuaciones de la pareja llegan a tal verosimilitud que acabas odiando, como espectador, a Charles Boyer identificado con ese perverso, sibilino y taimado Sergio Bauer/ Gregory Bergman, un hombre sin escrúpulos,  y solidarizándote con la pobre mujer representada por Ingrid Bergman. En papeles secundarios Joseph Cotten o Angela Lansbury, en el primer trabajo para la gran pantalla, están a la altura de sus compañeros de reparto.

Creo que pocas veces se logra una unanimidad tan grande en torno al trabajo de unos actores, y si eso es lo que pretendía Cukor, lo cierto es que lo ha logrado. El éxito rotundo de Gregory Begman  en el acoso a su mujer reside en el hecho de que conoce  el pasado de  una esposa, cuya madre ha perdido sus facultades mentales y  que quedó traumatizada por el asesinato de su tía, una diva del bel canto, carrera que la joven  pretende  emular, talón de Aquiles que el pianista intenta aprovechar en beneficio propio. Grandes actores al servicio de grandes personajes.


Comentarios