Amor bajo el espino blanco




Ficha técnica:

Título original: Shan Zha Shu Zhi Lian.
País: China.
Año: 2010.
Duración: 115 minutos.
Dirección: Zhang Yimou.
Guión:  Yin Lichuan y  Gu Xiaobai,  basado en 'Amor bajo el espino blanco' de Ai Mi.
Director de Fotografía:  Zhao  Xiadoing.
Música: Quigang Chin.
Sonido: Tao Jing.
Director artístico: Wu Ming.
Montaje: Meng Peicong.
Producción: Zhang Weinping, Huog Shong, Cao Huay y Bill Kong.
Dirección de producción: Huang Xinming.
Beijing New Picture Film C.Ltd., IDG China Creative  Media Limited, New Classical Entertainment Co.Ltd., Film  Partner (2010) International Inc.;   Ditribución: Golem, Filmin, Cameo.


Intérpretes:

Zhou Dongyu,
Shwan Dou, Xi Meijuan,
Li Xuejian



 Sinopsis oficial :


Amor bajo el espino blanco nos cuenta la historia de Jing, una colegiala ingenua de la ciudad que debe trasladarse a un remoto pueblo en la montaña para su “reeducación” durante la Revolución Cultural. Su padre ha sido encarcelado por “derechista” y su madre lucha para alimentar a sus tres hijos. Jing sabe que tanto su futuro como el bienestar de su familia dependen de su buen comportamiento en opinión de las autoridades. Bastaría con un error para arruinar sus vidas. Pero su prudente y tranquila existencia se ve trastocada cuando se enamora de Sun, el encantador hijo de un militar de élite. Debido a la diferencia social que les separa, un romance entre ellos es impensable; más aún, peligroso. Pero la atracción es mutua, poderosa e innegable. Jing intenta resistirse, pero Sun la persigue, incluso después de que la chica regrese a la ciudad. El amor entre ambos florece; es un amor puro, apasionado y secreto. Nadie debe enterarse, y menos aún la madre de Jing. De pronto, Sun desaparece. Cuando vuelve, Jing se da cuenta de que algo ha cambiado. Deberá revisar sus ideas acerca del amor, el honor y la lealtad antes de decidir en lo que cree realmente. La vida de ambos nunca volverá a ser la misma.


Críticas:

La película habla de temas eternos: la vida el amor. Quise evitar cualquier tipo de exageración y puesta en escena elaborada. Preferí ceñirme a una narrativa simple, mínima y dejar que la historia fluyera sola. (Fotogramas, número 2027)

El tema no es nuevo. El propio Zhang Yimou lo había tratado tangencialmente en ese film largo y complejo sobre la revolución china, Vivir , y también lo había abordado  Dai Sijie en Balzac y la joven costurera china, basada en una novela del propio realizador. No obstante  supone un giro en el cine espectacular y preciosista de luchadores ingrávidos a que nos tenía acostumbrados el director (Hero,2002,  La casa de las dagas voladores, 2004,  o La maldición de la flor dorada, 2006), cine que realizó con anterioridad Ang Lee en Tigre y dragón (2000), con actores que luego trabajaron para Yimou, y en especial los protagonistas Zhang Ziyi y Chow Yun Fat.

Siempre nos ha llamada la atención esa idealización de la flexibilidad de los cuerpos chinos de que han hecho gala estos directores,  que han querido ganarse con su  esteticismo al sofisticado público occidental, lo que le ha valido cierto desprecio en su propio país, que los acusa de hacer un cine comercial, mainstream o blockbuster, lo que no resulta ajeno a nuestra propia crítica. Esta razón mueve la curiosidad por la vuelta de Zhang Yimou a sus orígenes y a las circunstancias en las que se formó como el director que es en este momento.

No es extraña la actitud de ciertos sectores chinos, parejos a algunos occidentales que aún no han perdonado a Steven Spielberg , la creación  de personajes como ETE o  Indiana Jones, al que acusaron y acusan de hacer un cine comercial, mainstream o blockbuster, aunque hiciera películas como La lista de Schindler  o  Munich. No se desaprovecha la ocasión para lanzarle ataques sibilinos, como el de Fausto Fernández, que al hablar de la réplica animada de Enrique Gato del famoso arqueologo, se despacha afirmando que "(...) no es (ni aquí ni en sus exitosos cortos) una parodia de la creación de George Lucas y Spielberg: es un estimable, simpatiquísimo y más que solvente ejemplo de personaje de cine de aventuras sin nada que envidiar a su referente." Dudo que opinen lo mismo los creadores del cómic y su adaptación al cine.



Comentarios

  1. Una película bonita que recupera al Zhang de siempre, aunque no está a la altura de la maravillosa El camino a casa. (Y para contemplar la Revolución Cultural, mejor "¡Vivir!") Si te interesa este genial director te recomiendo mi último artículo http://laestaciondelfotogramaperdido.blogspot.com.es/2012/11/zhang-yimou-y-la-fuerza-de-china.html Saludos!

    ResponderEliminar
  2. He leído tu entrada y veo que estás muy puesto en el cine chino y que te has currado de forma elegante y sencilla el seguimiento de la evolución de este cineasta chino en el contexto en que se desarrollaron sus trabajos, desde el comienzo de la carrera hasta el momento actual.

    El cine chino interesa y debe interesar en el momento actual, cuando este país emerge con muchas probabilidades de convertirse en la primera potencia mundial, y se nos vende una austeridad casi asiática para salir de la primera crisis global de la Historia. ¿Qué hemos hecho tan mal?

    En cierta ocasión tuve la oportunidad de hablar con un profesor de una Universidad china y me manifestó su desprecio por un director que había traicionado la esencia cultural de su pueblo, para venderse a la publicidad occidental. Te aseguro que no era un comunista como el que predomina en el imaginario occidental, sino una réplica de nuestros propios intelectuales, en especial aquellos que desprecian el cine mainstream, en sentido peyorativo, e incluyen en la etiqueta incluso obras maestras. Otros entienden mejor el progreso de la manifestación hegemónica de la cultura del siglo XXI.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!