Salaam Bombay! . Mira Nair.




Dedicada a los niños de las calles de Bombay




Ficha técnica:

Título original: Salaam Bombay!
País: India. Con-producción India/Francia/Gran Bretaña.
Año: 1988.
Duración: 114 minutos.
Dirección: Mira Nair.
Guión: Sooni  Taraporevala.
Música: L. Subramaniam.
Dirección de Fotografía: Sandi Sissel.
Edición: Barry Alexander Brown.
Producción: Mira Nair, Gabriel Auer.
Cinecom Pictures (USA)

Intérpretes:

Shafiq Syed: Krishna/Chaipau.
Hansa Vithal: Manju Golub,
Chanda Sharma: Sola Saal,
Raghuvir Yadav: Chillu.
Anita Kanwar: Kerva Golub,
Nana Patekar: Baba Golub.



Premios (Filmaffinity) :

1988: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa
1988: Festival de Cannes: Cámara de oro (mejor debut) y premio de la audiencia
1988: Globos de Oro: Nominada al mejor film extranjero
1988: Premios Cesar: Nominada a Mejor película extranjera
1988: National Board of Review: Top películas extranjeras
1988: Boston Society of Film Critics Awards: Mejor película extranjera
1989: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película de habla no inglesa.


Sinopsis:

Retrato de cómo vivían los niños de la calle de Bombay, protagonizado por Krishna, un pequeño cuyo objetivo era ganar quinientas rupias para volver a su hogar, del que le había expulsado su madre con la advertencia de que no volviera sin esa cantidad.

Comentario:

Salaam Bombay! es la opera prima de  la  realizadora muy comprometida con su país  Mira Nair, que en Las Bodas del Monzón denunciará cómo abusaban de los niños los tíos ricos de América. En su primer film trata de  la  explotación de que eran objeto los niños de la calle a los que pagaban un salario de miseria, que luego les robaban con diversos procedimientos, incluidos entre los ladrones los propios policías; las niñas eran prostituidas antes de llegar a la pubertad o acompañaban a sus madres mientras éstas ejercían su oficio. Muchos de ellos  acababan en un reformatorio, sin motivo alguno, como Mamju  y Krishna, que eran la peor escuela para un niño.

Las mujeres pobres, prostituidas de niñas, eran separadas de sus hijas cuando éstas crecían y dadas en adopción a familias ricas por las instituciones sociales gubernamentales que trataban de lavar su mala conciencia y la basura y la vergüenza  sobre la que se ha levantado la riqueza del país con su propio Silicon Valley y su Bollywood. Un viejo le dice a Krishna/ Chaipau cuando lo llevan detenido en la furgoneta policial: "Algún día  todo acabará arreglándose en la India."

Danny Boyle nos mostró en 2008, en su oscarizada película Slumdog millionaire  los grandes bloques de modernos apartamentos que se alzan sobre los cementerios vivientes de los slum, en los que incluso se provocara la ceguera de los niños para que pasaran su niñez y el resto de sus vidas mendigando para la Corte de los Milagros. Estos filmes tienen la virtud de robar a los espectadores unos minutos de su vida cotidiana y mostrarles en que se sustenta el mal llamado bienestar de algunos; el tercer mundo también anida en nuestras sociedades desarrolladas.


Comentarios