Sanghai. Mikael Hâfstrôm.




Ficha técnica:

Título original:
País: Estados Unidos
Año: 2010.
Duración: 105 minutos.
Dirección: Mikael Hâfstrôm
Guión: Hosseim Amini.
Dirección de Fotografía:  Benoît Delhomme. Color.
Música: Klaus Badelt.
Montaje: Peter Boyle y Kevin Tent.
Productores: Donna Gigliotti, Mike  Medavoy, Barry Mendel y  Jake Miers.
Vestuario: Julie Weiss.
Compañías: Phoenix Pictures, The Weinstein Co., TWC Asian Film Fund, Living Films.

Intérpretes:

John Cusack : Paul Soames,
Gong Li:  Anna Lan-Ting,
Chow Yun-Fat: Anthony Lan-Ting,
David Morse: Richard Astor,
Ken Watanabe: Tanaka,
Franka Potente: Leni Mueller,
Jeffrey Dean Morgan: Conner,
Hugh Bonneville: Ben Sanger,
Benedict Wong: Juso Kita,
Christopher Buchholz: Karl Mueller.


Sinopsis:

Cuando el agente secreto Paul Soames llega a Shanghai para investigar el asesinato de su mejor amigo, rápidamente se ve inmerso en una trama de conspiración y mentiras cuyo telón de fondo es la Segunda Guerra Mundial. Acechado por un oficial de la inteligencia japonesa, la investigación de Soames se centra rápidamente en un carismático gánster local, Anthony Lan-Ting, y en su hermosa mujer, Anna

Críticas:

Tomás Fernández Valentín afirma que  "(...) Sanghai es una película más o menos 'a la antigua' porque también explica una historia, por así decirlo 'vieja'. Nos hallamos, pues, ante un film que, si lo juzgáramos únicamente por lo que cuenta, casi podría haber sido rodada en la década de los cuarenta, con producción Warner, fotografía en blanco y negro de James Wong Howe (para dar sabor 'exótico'), protagonismo de Errol Flynn o Humphrey Bogart, y realización a cargo de Michel Curtiz. Pero no: Sanghai es una producción en color, apadrinada por los Hermanos Weinstein, escrita por el británico-iraní  Hossein Amini, dirigida por el sueco..." (Tomás Fernández Valentí. Sanghai.El cine como nostalgia. Dirigido por...Septiembre 2012). El crítico ha situado perfectamente al espectador ante el film que va a ver.
"Película que se sueña gran producción y no lo es. Hay, no obstante, cierto poder de seducción en la trama articulada" (Jordi Costa: Diario El País)(Cuña de Filmaffinity).

"Lo cierto es que en una consideración general “Shanghai” asemeja tanto en su narrativa como en su disposición un directo a vídeo de hace veinte años, salpicado de algún que otro acierto que impulsa su desarrollo pero que flojea bastante a la hora de pretender atrapar al espectador en su red de intereses, mentiras, seducciones y juegos de poder en los márgenes de la Segunda Guerra Mundial".
(José Arce. "Sanghai": un cuento chino. La Butaca.net)



Comentarios