The deep blue sea. Terence Davies.






Ficha técnica:

Título original: The deep blue sea.
País: Reino Unido.
Año: 2011.
Duración: 98 minutos,
Dirección: Terence Davies.
Guión: Terence Davies, basado en la obra de Terence Rattingan.
Casting: Jane Arnell.
Dirección de Fotografía: Florian Hoffmeister. Color.
Música: varios.
Montaje: David Charap.
Productores: Sean O'Connor y Kate Ogbom.
Vestuario: Ruth Myers.
Compañías. Productoras: Camberwell/Fly Films, Film4, UK Film Council, Lipsync Productions, Protagonist Pictures, Fulcrum Media Service, Artificial Eye.


Intérpretes:

Rachel Weisz: Hester Collyer,
Tom Hiddleston: Freddie Page,
Simon Russell Beale: Sir William Collyer,
Ann Mitchel: Sra. Elton,
Jolyon Coy: Philip Welch,
Karl Johnson: Sr. Miller,
Harry Padden-Paton: Jackie Jackson,
Sarah Kants: Liz Jackson.


Sinopsis:

Londres, años 50. Hester lleva una vida privilegiada como esposa del juez del Tribunal Supremo, Sir William Collyer . Atrapada en un matrimonio infeliz, se enamora apasionadamente de un ex piloto de la RAF. Un amor imposible que escandalizará a la sociedad británica de la posguerra.

Críticas:

"...una obra casi de cámara, excepcional, sincera y tan profundamente melancólica como toda la obra de un cineasta que, por fin, ha logrado llamar la atención que durante mucho tiempo se le negó por desconocimiento,"(Isabel Paredes Badía. Dirigido por....Número 425, Septiembre 2012).

"No es un cine fácil  el de Davies: siempre da la impresión de estar buscando la llave con  que abrir su cinturón de castidad. Pero, por debajo de la represión autoinflingida, debajo del castigo y el sentimiento de culpa, esta esa ardiente sensualidad."  (Sergi Sánchez. Fotogramas, número 2027. Septiembre 2012)

Basada en una obra de Terence Ratting nos muestra a una mujer  caasada con un hombre mayor que se encuentra 'entre la espada y la pared', ama  a  un  joven piloto de la RAF  y se mueve en un ambiente opresor que le tienta al suicidio, como a la protagonista de León Tolstói Israel Paredes apuesta  porque la plasticidad de la fotografía y la puesta en escena están al servicio de una narración más basada en lo emocional que en lo meramente narrativo, a lo que contribuye una ambientación fantasmagórica  y depresiva de la Inglaterra de postguerra. Estos ambientes opresivos  son  la máscara tras la que se esconde tanto Rattingan como Davies, dos homosexuales que nunca pudieron hablar abiertamente de ello. Esta es la razón por la que Rattingan construyó un buen número de retratos femeninos en los que volcó su propia angustia.


Comentarios