El soplon. Steven Soderberg







Ficha técnica:

Título original The informant
País: Estados Unidos.
Año: 2009.
Duración: 108  minutos.
Dirección: Steven Shoderberg.
Guión:  Scott Z. Burns, basado en 'The informant' de Kurt Eichenwald.
Casting: Carmen Cuba,
Dirección de Fotografía: Peter Andrewus.
Música: Marvin Hamlisch,
Edición: Stephen Mirrione, A.C.E.
Productores: Gregory Jacobs y Jennifer Fox. Michael Jaffe, Howard  Braunstein y Kurt Eichenwald.
Productores ejecutivos: George Clooney, Jeff Skoll y Michael London.
Co-productor: Michael Polaire,
Diseño de producción: Doug MMeerdink.
Vestuario: Shoshana Rubin. con un monólogo interno
Warner HomePictures, Groundswell Productions, Participant Media .

Intérpretes:

Matt Damon: Mark Whitacre,
Scott Bakula: Brian Shepard, agente del FBI,
Joel  McHale: Bob Herndon: agente FBI.
Melanie Linskey: Ginger Whitacre,
Rick Overton: Terry Wilson,
Tom Papa: Mick Andreas,,
Tom Wilson: Mark Cheviron..


Sinopsis:

Mark Whitacre, un ejecutivo con un porvenir brillante, se convierte de pronto en un espía, que, en connivencia con el FBI, graba las conversaciones con los altos jefes de su empresa con ejecutivos de otros países, para fijar de manera ilegal, violando la libre competencia, los precios de los aditivos de la comida. Mark está convencido de que esta acción le convertirá en un héroe, pero acaba con sus huesos en la cárcel. Thriller basado en la historia real del confidente de más alto rango dentro de una corpòración de la historia de Estados Unidos.

Comentario:

Iniciada la primera crisis global, de cuyo alcance no se tiene todavía un conocimiento exhaustivo, la máquinaria de hacer cine norteamericana se puso en marcha, y con los datos que se iban acumulando cuando se comenzaron a formar los primeros nubarrones negros, emprendieron la ardua tarea de  llenar las pantallas de historias de la avaricia. Mark Whithacre era el ciudadano medio, el padre de familia regordete y de apariencia simplona, papel que representa como nadie Matt Damon, ese hombre  'de verdad', como lo define uno de los agentes del FBI, por el que todo el mundo siente simpatía y al que la sociedad  se siente obligada a  proteger y a perdonar sus errores.

Durante casi una hora  el personaje comparte sus confidencias con la Agencia de Investigación con un monólogo interno, saltando de un pensamiento a otro de escasa profundidad:  posibiliidad de ganar dinero montando oulets, dietas, cepillado de dientes..., que ralentizan el avance de la historia y se exceden en la descripción psicológica del perfil del hombre que puede engañar a toda la humanidad. El buen hombre, que 'sufre' un trastorno bipolar maniaco depresivo, ha cometido hasta 45 delitos contra el estado, en forma de sobornos, evasión de capitales y todo tipo de fraudes dentro del mundo empresarial, movido por la 'virtud' dominante en estos tiempos posmodernos: la avaricia. Su pretendida heroicidad permite al estado  destapar a otros delincuentes de alto standing, tan culpables como él, pero muy inferiores en su capacidad de manipular, mentir y montar  los mayores tinglados empresariales.

La obnubilación que le produce la avaricia le lleva a acusar a todos los que han intervenido en la operación, como perseguidores o perseguidos, a autolesionarse para atribuir agresiones a los demás, salvar su patrimonio en paraísos fiscales y seguir viviendo como un potentado con cara de ciudadano medio. A pesar de la condena  que debe cumplir, cuando ya no puede engañar a nadie,consigue ocultar una buena parte de su botín y burlar a jueces y policías. Es el típico hombre que, al ser descubierto, sorprende a los allegados, que lo ven como ese ciudadano medio incapaz de hacer daño a nadie, y que cubre su cuota de bondad mercantilizada adoptando a dos niños, que comparten su vida junto con el hijo legítimo,pero  que, con un evidente desprecio a sus progenitores,  se hace pasar por huérfano para atraerse la simpatía y condescendencia de los demás.

Tras su salida de la prisión lo único que no tendrá es dificultades económicas para rehacer su futuro.Una puesta en escena brillante, narrada eficazmente mediante una edición dinamica, eficaz y con buen timing, muy eficaz, como corresponde a una realizador de la experiencia de Steven Shoderberg, que tiene acostumbrado a su público a la idea de que pronto  va abandonar el cine para dedicarse a la pintura, al tiempo que realiza una actividad cinematográfica desenfrenada. Durante este mismo año estrena Magic Mike o Haywire.


Cmrl.


Comentarios