Huida desesperada. Craig Lahiff.






Ficha técnica:

Título original: Heaven's burning.
País:Australia.
Año:  1997.
Duración: 96 minutos.
Dirección: Craig Lahiff.
Guión: Louis Nowra.
Casting: Anna Lennon-Smith, Liz Mullinar Consultans.
Música: Graeme Koehne y Michael Atkinson.
Director de Fotografía: Brian Breheny.
Edición: John Scott.
Productores: Clark y Helen Leake.
Diseño de producción: Vicki Niehus.
Productores ejecutivos: Craig Lahiff y Georgina Pope.
Vestuario: Annie Marshall.
Austrralian Film Finance Corporation, Craig Lahiff/ Duo Art  Production.


Intérpretes:

Rusell Crowe: Colin,
Youki Kudoh: Midori,
Kenji Isomura: Yukio,
Ray Barre:t: Cam,
Robert Mammone: Mahood,
Petru Georghiu:: Boorjan,
Anthony Phela: Bishop,
Matthew Dyktynski: Moffat.


Sinopsis:


Midori, una chica japonesa recién casada, simula su propio secuestro durante su luna de miel en Sidney, para poder desaparecer con su amante. Pero sus planes se tuercen, pues los atracadores de un banco la toman como rehén, y cuando están a punto de eliminarla, el conductor del grupo, Colin, le salva la vida, aunque mata accidentalmente al hermano del jefe de la banda. Perseguidos por los antiguos compañeros de Colin, el marido despechado de Midori y la policía, la pareja se enamorará apasionadamente.

Comentario:

Una versión actualizada de la leyenda medieval celta, Tristán e Isolda, convertida en ópera cantada por Richard  Wagner, en la que  un hombre, Colin (Rusell Crowe), y una mujer,  Midori (Youki Kudoh), que no están destinados a amarse, se  encuentran  por azar  en uno de los mayores enredos que se producen en las inhóspitas y desiertas tierras de los alrededores de Sidney. Australia, colonizada por los británicos a finales del siglo XVIII, tras la pérdida   de las colonias americanas, está habitada por  los blancos o criollos, descendientes de los conquistadores ingleses,  una minoría de inmigrantes europeos, junto con mestizos, indígenas de origen australoide, polinesios, melanesios, etc., y en menor cuantía, negros y mulatos. También se encuentran en la actualidad grupos de italianos y griego, y algunos afganos huidos de su país tras la invasión rusa.

Este mosaico de pueblos,se  construye  en un continente en el que  abunda la tierra sin habitar y en el que, sin embargo,   conviven hombres llenos de prejuicios, envenenados por el odio y la xenofobia, y dispuestos a matar con una frialdad que hiela la sangre en las venas, sentimiento que trasladan películas como Animal Kingdom de David Michôd, film en cuyo background reside  la denuncia del vacío moral de la sociedad del bienestar australiano, el extrañamiento y la  sequedad  que inquietan e implican al espectador. Frente a este ambiente moral demoledor de la Australia profunda, en el que los actores van dejando un reguero de cadáveres por donde transitan, un joven se juega la vida para salvar a una chica inocente, de la que finalmente se enamora. El fin  de ambos en una playa, a la que llegan mortalmente heridos en un coche, mientras suena 'La muerte de amor' o Liebestod de Isolda,  es el momento más romático y emotivo del film.

El tono de la película  que dio a conocer  a ese gran actor que es Rusell Crowe es frío y distante, lo que da mayor intensidad a una tragedia en la que el destino conduce a sus protagonistas a una final implacable que son incapaces de modificar, dominados por grandes pasiones como el orgullo herido o la sed de venganza, que les empuja a una guerra sin cuartel. Yukio (Kenji Isomura) mientras muere, asesinado por una esposa a la que ha herido de muerte, le declara su amor.

Comentarios