Javier Bardem, el malo de Bond.







En su entrega número 23 la franquicia incorpora un nuevo villano, esta vez encarnado por el malo por excelencia del cine norteamericano: Javier Bardem  (No es país para viejos, de Ethan y Joel Coen ), que se enfrentará al exquisito agente de Su Majestad Británica. Durante este año 2012 la reina y su agente celebran su jubileo, el de Diamante la soberana y el de Oro 007, coincidencia que fue objeto de un cameo en los Juegos Olímpicos, cuando James Bond se personó en  el  Palacio de Buckingham y recogió a Isabel II para llevarla al estadio en helicóptero. Toda una institución cultural al servicio de la monarquía.

"El 5 de octubre de 1962 el London Pavillium de Picadilly Circus acogía la premieremundial de El Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962). Tiempos de Sean Connery, Guerra Fría y mujeres atómicas. Cinco décadas después, James Bond tiene otro rostro, diferentes maneras y sus misiones han cambiado" (Roger Salvans. El mito de Bond, Fotogramas  número 2029, Noviembre 2012). La franquicia sigue viva y los derechos permanecen  en manos de los descendientes de Albert R. Broccoli, el productor que llevó junto a  Harry  Saltzman la obra de Fleming al cine.

Sam Mendes rodará su película en los estudios Pinewood, donde Rupert Sanders filmó su Blancanieves particular, y  ahora el glamuroso y elegante Daniel Craig, con cara de bruto por cierto, recordemos su trabajo en Munich de Steven Spielberg, se enfrenta al villano más letal y más sexy de la historia de la saga, Javier Bardem en el papel de  Raoul Silva. Así ven los norteamericanos a Javier Bardem, actor sólido y solvente con perfil tallado a cincel.

Comentarios