La novena puerta. Roman Polanski








 Ficha técnica:

Título original: Ninth Gate.
País :  Co-producción Hispano-Francesa.
Año: 1999.
Duración: 130 minutos. 

Dierección: Roman Polanski
Guión: Enrique Urbizu y John Brownjohn. basado en la novela de Arturo Pérez- Reverte, 'El Clun Dumas'.
Casting: Howard Feuer.
Dirección de Fotografía: Darius KKhondjl, A.S.C., A.F.C.
Música: Wojciech Kilar.
Diseño de vestuario: Anthony Powell.
Montaje: Herve de Luze.


Productor: Roman Polanski.
Productores ejecutivos: Wolfang Glattes, Michel Cheyko.
Productor durante el rodaje: Suzanne Wiesenfeld.
Co-productores: Iñaki Nuñez y Antonio Cardenal, Alain Vannier.
Diseño de producción: Dean  Tavoularis.
BAC, Artisan Entertainment, Kino Vision P. Cinematográficas, Origen P. Cinematográficas, Via Digital., RP  Productions, Orly Films, TF1 Films Production, Canal +

Intérpretes:

Johnny Depp: Dean Corso,
Lena Olin: Liana Telfer,
Frank Langella:: Boris Balkan,
James Russ:  Bernie,
Jack Taylor: Victor Fargas,
José López Rodero: Pablo & Pdro Ceniza.
Allen Garfield: Witkin,
Barbara Jefford: Baronesa Kessler,
Emmanuelle Seigner: la chica,
Tony Amoni: Guardaespaldas de Liana,
Willy Holt: Andrew Telfer.


Sinopsis:


Deam Corso, un joven bibliófilo, amante de  las ediciones originales y más correctas de los libros, nervios de  acero y   escasez de escrúpulos,  caracteriza de  algunos coleccionistas de  ediciones raras, en el sentido de escasas, y de gran valor,  trabaja de forma confidencial  para un millonario, Boris Balkan, apasionado por los textos demoniacos y  poseedor de un  manual  muy valioso de invocación satánica,  del siglo XVII, " Las nueve puertas del Reino de las Sombras",  de Aristide Torchia, texto del que sólo quedan tres ejemplares en el mundo. Este libro es una adaptación del 'Delomelanicon', escrito por el propio Lucifer, y contiene nueve grabados; cada unos de los textos conservados  contiene  tres variaciones en tres de sus grabados, (tres por tres = nueve puertas simbólicas),  firmadas por LCF, abreviatura del nombre del diablo, cuya interpretación conjunta abre la novena puerta del infierno.

De Nueva York a Toledo, (librería Hermanos Ceniza), de París a Sintra, entrando en las Bibliotecas de los Telfer y de la Baronesas Kessler,   Deam Corso se verá  arrastrado, no sólo por el precio de su encargo, sino por su propia ambición, a un Laberinto lleno de peligros y tentaciones aterradoras, sorpresas, violencia y muertes inesperadas.

Comentario:

A medida que avanza el film y vemos deambular a Johnny Deep de una biblioteca exquisita y con la solera que da lo antigüo, a otra del mismo tenor, entrar en librerías de lance donde se amontonan libros de gran valor para los bibliófilos, una empieza a preguntarse si, al margen de tanto olor a sólidez cultural, estamos ante un film a la altura de sus  nobles perspectivas. Se ha hablado de  realismo mágico, variante del cine fantástico-realista creado por el cineasta polaco, pero no hay ni magia, ni fantasía, ni tan siquiera tensión en ninguna de sus imágenes, incluída la de la Baronesa Kessler, muerta en su silla de ruedas que produce un extraño y rítmico ruido a causa de su movimiento incesante, tras un atentado que anuncia un travelling con cámara subjetiva, que se produce fuera de campo y que el espectador conoce sólo por las consecuencias. Ni conmueve lo más mínimo la escena del protagonista haciendo el amor con una joven, (nunca se revela quién es),  que se desplaza como si fuera incorpórea, ante el castillo en llamas en el que ha muerto Boris Balkan . Lo único inquietante son los títulos de crédito que van apareciendo a medida que se abren las nueve puertas, y la secuencia inicial en la que se ahorca Andrew Telfer, quien había vendido su ejemplar a Balkan. Fin.

Uno o una se pregunta cómo es posible que las novelas  del escritor español, Arturo Pérez-Reverte, elegidas por directores de cine de distinta procedencia  y categoría artística, para adaptarlas  al cine  (El capitán Alatriste, Agustín Díaz Yáñez,  La tabla de Flandes, Jim Mc Bride...), hayan  tenido tan poca fortuna en su traslación a la gran pantalla. Recogemos la opinión de Adrián Massanet (El peor Polanski. Blog de cine.com), ante el temor de quedarnos solos y morir en el intento  de poner una objeción a un escritor tan venerado por algunos sectores de los lectores españoles:  Cinco años después de la estimableLa muerte y la doncella’ regresaba Polanski, y lo hacía, sorprendentemente, con la adaptación de una novela de Arturo Pérez-Reverte, ‘El club Dumas’, quizá la más ingeniosa y divertida de todas las suyas, la menos autocomplaciente y tediosa. Sin embargo, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que es el peor Polanski que se ha visto en una pantalla de cine. Y no es por echar leña al fuego, o sí (lo reconozco), pero me estoy percatando de que todas las adaptaciones de las novelas de Reverte dan lugar a películas flojísimas, aunque como en el caso que nos ocupa estén dirigidas por artistas de renombre mundial".

Desde este blog hemos constatado reiteradamente nuestro respeto por Polanski y el carismático actor Johnny Depp, pero comprobamos decepcionados que el papel  que interpreta en esta adaptación es anodino, frío, plano, y  dificilmente soportable  si estuviéramos ante otro intérprete y otro director. El realizador polaco se mueve como pez en el agua en ambientes góticos y decadentes (El baile de los vampiros o Rosemary's baby, filmada en el Dakota Building, edificio siniestro,  ante el que asesinaron a John Lenon), y logra traspasar el hechizo de estos ambientes a sus espectadores, sin embargo no consigue generar la más mínima  tensión  en ninguna de las ocasiones en las que en La novena puerta  se adivina   la presencia satánica con diferentes signos visuales. ¿Fallo de guión? ¿escaso interés de la historia? ¿mala interpretación o dirección?


Cmrl.

Comentarios