La rosa púrpura de El Cairo. Woody Allen.







Ficha técnica:


Título original:  The purple rose of Cairo.
País: Estados Unidos.
Año: 1985 .
Duración: 85 minutos.

Guión y Dirección: Woody Allen.
Casting: Juliet Taylor.
Música original: Dick Hyman.
Director de Fotografía: Gordon Willis, A.S.C.
Edición: Susan E.Morse, A.C.E.

Producción:  Robert Greenhut, Jack Rollinss y Charles H. Joffe Production.
Productores asociados: Michael Peyser y Gail Sicilia.
Productor ejecutivo: Charles H. Hoffe.
Diseño de producción: JeffreyKurland, Stuart Wurtzel.
Compañías productoras: Metro Goldwin Mayer, Orion Pictures Release Intérpretes:







Intérpretes: 


Mia Farrow
Jeff Daniels
Danny Aiello
Dianne Wiest
Van Johnson
Zoe Caldwell
John Wood
Milo O'Shea
Deborah Rush
Irving Metzman.
John Rothman,
Edward Herrmann .



Sinopsis:




En los años de la Gran Depresión, Cecilia, una tímida  y apocada  camarera de New  Jersey  busca en el cine una vía de escape a la mediocridad de su vida. Atrapada por su nueva película favorita, 'La Rosa Púrpura de El Cairo'  Cecilia se queda atónita cuando el protagonista de la película, Tom Baxter, (Daniels), salta de la pantalla a la vida real para conocerla. Seducida por su encanto, Cecilia se enamora de él, hasta el día en que conoce al actor que lo interpreta. Cortejada por ambos, Cecilia luchará por  encontrar la delgada línea que separa realidad y ficción para descubrir que lo único que las divide es...el verdadero amor.



Crítica:



Woody Allen, el empedernido urbanita que siente  que la vida está llena de suciedad, miseria, sufrimiento, tristeza, pero que a la vez teme morir, confiesa a  su entrevistador  Eric Lax que  hace suyas las palabras del personaje de Marlon Brando, en la Ley del silencio: " Los grillos me ponen nervioso",  frase que resume lo que significa el campo para él. Odia las máquinas, incluso las más sencillas, (muchas/os le comprenderán) y adora la magia, que protagoniza muchas de sus películas. Hoy lo volvemos  a traer a colación  porque estamos en un  crisis más grave que la del siglo XX, y nos preguntamos dónde están los parados, que vemos en el film de Allen, ociosos, bebiendo y jugando en la calle en grupos más o menos numerosos. Por aquel entonces no había televisores ni ordenadores; hoy la gente se refugia en casa, bebe en solitario o toma estupefacientes, busca trabajo en infojob y juega con su  portátil, mientras pueda pagar el  ADSL o la electricidad.

La Rosa Púrpura de El Cairo  ha sido objeto de la atención de los  críticos y especialistas en otras materias como  la filosofía o el  metalenguaje  científico. Actor y personaje, campo y fuera de campo, realidad y ficción se confunden hasta el extremo  en que desaparece la divisón de estos elementos antitéticos; espectadores y actores  intercambian suslugaresen la realidad y la ficción,  atraviesan la pantalla y la convención cinematográfica para crear una fábula mágica sobre la vida, el amor, la ilusión, la esperanza...; otros han querido ver en ella la representación del mito de la caverna de Platón.  Juan Zavala  cree. sin embargo, que si no fuera por Mia, que representa exquisitamente a una mujer frágil, indefensa, insegura, vulnerable y con aire desvalido no se habría producido la magia que ha convertido al film en una obra tan destacada. Eric Lax dice que es uno de los filmes más surrealistas y conmovedores de Allen.

 Ella busca refugio en la ficción y va asiduamente al cine para vivir virtualmente momentos de  glamour, lujo, amor, huida a otros mundos, a lugares donde corre el champán, hasta que un día, mientras ve "La rosa púrpura del Cairo" por enésima vez, un personaje llamado Tom Baxter (Jeff Daniels) sale de la pantalla y tienen un romance con ella. Su desaparición del filme provoca alarma en los estudios y envían al actor que lo representa, Gil (también Daniels) , para reconducir la situación. Como Tom es un personaje de ficción, que sólo tiene realidad dentro del filme, no abandona nunca su traje de explorador, lleva dinero de juguete o bebe gaseosa en lugar de champagne,no se despeina en las peleas... Cuando va a una Iglesia con ella y ésta le explica qué es Dios para los hombres , él lo identifica con sus guionistas. Para volver a la situación de equilibrio Gil no duda en seducir a Cecilia, y obligarla a elegir entre la realidad y la ficción, a la vez que le promete llevársela a Hollywood, pero la abandona una vez reconducida la crisis que  ha creado. Una nueva decepción para la mujer, que, aunque sabía que Tom no era real, le perdonaba este "pequeño defecto". 
 
En cualquier contexto la  realidad es tozuda para los pobres. A Cecilia, víctima de un mundo que no le satisface, pero que no tiene alternativa ni vital ni económica, no le queda otro remedio que recurrir a la fantasía, su pócima mágica  para soportar  la vida, sentada en su butaca de cine y viviendo en primera persona la historia de amor de turno. Woody Allen hace un homenaje final a Fred Astaire y Ginger Rogers mientras bailan "Cheek to Cheek" en "Sombrero de Copa (1935). El  músico hace su aparición.


Comentarios