Ser o no ser. Ernest Lubitsch.



Ficha técnica:

Título oficial: To be or not to be.
País: Estados Unidos.
Año: 1942.
Duración: 99 minutos.
Dirección: Ernest Lubitsch.
Guión: Edwin Justus Mayer, basadoen una historia originalde Melchior Lengyel.
Casting: Victor Sutker.
Música: Werner R. Heymann.
Dirección de Fotografía: Rudolph Maté, A.S.C. 
Diseño de producción: Vincent Korda.
Edición: Dorothy Spencer.
Efectos espciales: Lawrence Butler.
Maquillaje: Gordon Bau.
Vestuario Carole Lombard: Irene.
Sonido: Frank Maher.
Compañías: Romaine Film, Alexander Korda.





Intérpretes:

Carole Lombard: María Tura,
Jack Benny: JJoseph Tura,
Robert Stack: Stanislav Sobinski,
Felix Bressart:: Greenberg,
Lionl Atwill: Rarvitch,
Stanley Ridges:: Profesor Siletsky,
Sig Ruman: Coronel Ehrhardt,
Tom Dugan: Bronski,
Charles Halton: Productor Dobosh,
George Lynn: Actor adjunto,
Henry Victor: Capitan Schultz.




Sinopsis:

Segunda Guerra Mundial, Varsovia. Durante la ocupación alemana, el profesor Siletsky, un espía al servicio de la Gestapo, está a punto de entregar el nombre de los colaboradores de la resistencia. Joseph Tura, un actor polaco, intérprete de Hamlet y esposo de María Tura, también actriz, intentará solucionar la peligrosa situación con la ayuda de los actores de su compañía, haciéndose pasar en sucesivas ocasiones por el cruel coronel Eckhardt y por Siletsky, para entrar en el cuartel general de las SS.




Comentario:

Ser o no ser (To be or not to be) es la sátira más corrosiva y cáustica que se ha realizado contra el régimen militar nazi, cuya secuencia del teatro fue cameada por Quentin Tarantino para la resolución a-histórica del final del nazismo y el dictador imaginada por el director en  Malditos Bastardos. Otros cineastas han extraído modelos de ridiculización de los ejércitos, como la  marcha de los autómatas  soldados hitlerianos que tomaron como referente los Monty Python en La Vida de Brian, para poner en solfa a los romanos en Jerusalén.

Los laberintos de oscuridad y silencio que deja cualquier régimen de terror en las mentes acobardadas de los subordinados, son aprovechados por un grupo de actores que interpretan  a William Shakespeare en Varsovia, y que no entienden el  régimen inhumano a que los somete el imperialismo hitleriano. Greenberg (Felix Bressart) , un actor secundario que interpreta a un soldado en Hamlet, sueña con  encarnar al judio Shylock de El Mercader de Venecia, cuando se queja ante los que le han vencido: " Si nos pincháis ¿Acaso no sangramos? Si nos hacéis cosquillas ¿Acaso no reímos? Si nos envenenáis ¿Acaso no morimos ?

Conviene hacer como el  célebre dramaturgo inglés y  recordar a quienes atacan a los pueblos más débiles, que éstos tienen ojos, cuerpo, sentido, afectos, pasiones y están nutridos con la misma comida, heridos con las mismas armas, sujetos a las mismas enfermedades, etc., como recuerda  el monólogo del film de Lubitsch, cuando el actor secundario es detenido por los falsos policías de las SS.

La mujer, como es habitual en la comedia  sofisticada del cineasta  judio, auto-exiliado de su patria de acogida, Alemania,  es de carácter fuerte, domina la situación y acaba imponiendo su menage a troi, bajo la consigna secreta de 'ser o no ser', largo monólogo que permite pequeñas y breves infidelidades, que al ser secretas dan mucho juego en una situación en la que nada podía ser expresado con libertad.


Comentarios