Uno de los nuestros. Martin Scorsese.








Ficha técnica:

Título original: Goodfellas.
País: Estados Unidos.
Año: 1990.
Duración: 148 minutos.
Dirección: Martin Scorsese.
Guión: Nicholas Pileggi y Martin Scorsese,  basado en la obra 'Wisegury' de Nicholas Pileggi.
Casting: Ellen Lewis.
Director de Fotografía: Michael Ballhaus, A.S.C.
Edición: Thelma Schoonmaker, A.C.E.
Producción: Irwin Winkler.ñ
Productor ejecutivo:: Barbara De Fina.
Productor asociado: Bruce Pustin.
Diseño de Producción:: Kristi Zea.
Vestuario: Richard Bruno.
Título: Elaine y Saul Bass.
Warner Bross Pictures.Irwin Winkler Production.

Intérpretes:

Robert De Niro: James Conway.
Ray Liotta: Henry Hill,
Joe Pesci: Tommy De Vito,
Lorraine Bracco: Karen Hill,
Paul Sorvino: Paul Cicero,
Frank Sivero: Frankie Carbone,
Tony Darrow: Sonny Bunz,
Mike Starr: Frnchy,
Frank Vincent: Billy Batts,
...



Premios:

1990: Oscar: Mejor actor secundario (Joe Pesci). 6 nominaciones
1990: 5 Premios BAFTA, incluyendo mejor película y director. 7 nominaciones
1990: Festival de Venecia: León de Plata (Mejor director)
1990: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película
1990: Asociación de Críticos de Los Ángeles -LAFCA: Mejor película 


Sinopsis:

Henry Hill, un joven de padre irlandés y madre siciliana, vive en Brooklyn y siente admiración por los gángsters que controlan el barrio, habitado en su mayoría por inmigrantes. Paul Cicero, el patriarca de la familia  Pauline, protectora del conocido recinto, separado de la Gran Manzana por el conocido y largo puente que cruza el East River, acoge a Henry a los 13 años como chico de los recados, lo que supone el abandono de la escuela. Su talante le hace merecedor del  afecto de los capos  e inicia una carrera ascendente.

Comentario:

Martin Scorsese  demuestra conocer muy bien esos rincones habitados por italo-estadounidenses donde  el realizador pasó su infancia y  tener conciencia de ser hijo de  dos trabajadores, lo que le permite realizar una  descripción  muy cercana de lo que ocurría en barrios donde se aglutinaban los emigrantes procedentes de Italia o Irlanda, los núcleos más importantes de  inmigración en aquella época. Narrada alternativamente  por la pareja protagonista, Henry Hill (Ray Liotta) y  Karen Hill (Lorraine Bracco), desvela sin complejos ni sentimiento de culpa, que muchos jóvenes se integraron en las organizaciones mafiosas no por la miseria, sino porque en su escala de valores, la única que les permitía la sociedad capitalista, ser mafioso era mejor incluso que ser Presidente de los Estados Unidos. Significaba ser alguien en un  medio de donnadies. En principio, su propio padre, que pertenecía a esta categoría de progenitores que, abrumados por la urgencia económica,  recuerdan frecuentemente a sus hijos que 'ellos cuando tenían su edad...", se alegra de la decisión del hijo, pero cuando llega a comprender el comrpomiso que adquiere a cambio de unos dólares, se arrepiente de su permisividad, pero llega demasiado  tarde a esta convicción. Tras la intervención de sus protectores, ni el colegio ni los servicios de asistencia social se volverán a ocupar de él.

Había algo que cualquier joven de estos barrios entendía: la mafia protegía a los que no podían acudir a solicitar la ayuda de la 'bofia', porque eran ilegales, y eso lo entiende cualquier ciudadano de buena fe. Por otro lado, y esto tampoco se acabó con el fin de la ley que imponían los gángsters en la calle, chicos muy jóvenes accedían y  acceden en estas organizaciones ilegales, a un nivel de recursos y bienestar económico que jamás alcanzaría un hombre honesto y esforzado tras largos años de trabajo; la gente honrada se  enfanga en trabajos ' de mierda ', dice Henry, mientras nosotros si queremos algo lo cogemos. A todo ello se añadía el que les gustaba su 'oficio'. La primera vez que es detenido y tiene que declarar, es recibido y felicitado,  tras su convincente actuación  ante la justicia,  como un joven que se gradúa después de sus estudios o pierde su virginidad, e inmortalizado por Scorsese con una foto fija animada por la voz  grave de un crooner  que interpreta una balada; a medida que avanza el tiempo en la diégesis la música se va actualizando hasta la explosión del rock and roll de los Rolling Stones.

La figura de la mamma ocupa un lugar privilegiado entre los hombres italianos, y el cineasta nos recuerda que hasta los más criminales y depravados tienen madre (Tommy De Vito, interpretado por Joe Pesci). Sólo los sicilianos pura sangre, hijos de padre y madre procedentes de Italia, como el realizador,  podían pasar a formar parte de la  'familia'. Los de origen mixto, italo-irlandés se convertían en compadres, consideraban a cada uno de  los de su grupo como 'uno de los nuestros', y esa era su forma de defenderse de tirios y troyanos.

Constantes congelados en momentos decisivos, alternancia de secuencias (muy espectacular la de la detención de Henry), giros de la cámara para mostrar el nivel de vida, explicitado en los trajes que se amontonan en el vestidor del matrimonio, y la evidencia, por medio de miradas, gestos y otros detalles de que los jefes del grupo, los antiguos camaradas, le sentencian con una sonrisa, precipitan  el único fin posible de la historia. Acogido al programa  federal de protección de testigos, tras destaparse su involucración en el tráfico de drogas, declara contra sus 'compadres', Goodfellas, y tras señalar a cada uno de ellos con su dedo acusador, se vuelve hacia los espectadores y les dice que a él le gustaba esa vida y que echará der menos el privilegio y el bienestar que le proporcionaba. A partir de ahora se integrará al colectivo de los donnadies, con una vida y un salario 'de mierda'. El hechizo se había roto, pero él no era el responsable, y había tomado el único camino que le dejaban libre.

"Considerada con razón una de las mejores películas de Scorsese, 'Uno de los nuestros' vendría a ser el punto culminante de la exploración sobre la faceta cotidiana de la vida criminal iniciada por su director casi veinte años atrás con  'Malas calles'...Tomás Fernandez Valentín. Martin Scorsese: Un infiltrado en Hollywood. pág.94). Una de  las secuencias más significativas de la vida familiar, la protagoniza la madre de Scorsese, cuando prepara la comida a quienes han ejecutado a un mafioso, oculto en el capó de su coche, y ,  con gran inocencia, sin preguntar demasiado por la sangre que tiñe la camisa del hijo, les da un enorme cuchillo de cocina con el que van a descuartizar al asesinado, aún vivo.



Comentarios