Casino Royale. Martin Campbell.





Ficha técnica:

Título original: Casino Royale.
País:Reino Unido.
Año: 20o6.
Duración: 144 minutos.
Dirección: Martin Campbell.
Guión : Neal Purvis & Robert Wade y Paul Haggis,  basado en la obra de Ian Fleming.
Casting: Debbie McWilliams.
Director de Fotografía: Phil Méheux, B.S.C.
Música: David Arnold.
Editor: Stuart Baird, A.C.E,
Coordinador scipt: Gary Powell.
Producción: Michael G. Wilson y Barbara Broccoli.  Chris Cornell y David Arnold.
Productores asociados: Andrew Noakes.
Productor ejecutivo: David Pope, Anthony Waye y Callum McDougall.
Diseño de Producción: Peter Lamont.
Vestuario: Lindy Fleming.
Metro Goldwin Mayer, Columbia, Albert R. Broccoli's, Eon Productions Ltd.


Intérpretes:

Daniel Craig:James Bond.
Eva Green: Vesper Lynd,
Mads Mikkelsen: Le Chiffre,
Giancarlo Giannini: Jefede Policía,
Caterina Murino:  Solange, esposa de Le Chiffre,
Simon Abkarian: Alex Dimitrios.
Isaach De Bankole: lider terrorista.
Jesper Christensen: Mr. White.
Ivanna Milicevic: amante de Le Chiffre.
Tobias Menzies: miembro del MI6.
Claudio Santamaría:  Carlos.
Jeffrey Wright: Felix Leiter, agente de la CIA.
Judi Dench: M


Sinopsis:

Casino Royale presente a James Bond antes de conseguir su licencia para matar, pero no por eso es menos peligroso. Tras dos asesinatos en rápida sucesión, asciende a la categoría de 00. M, (Judi Dench ), jefe de del servicio secreto británico, envía al recién promocionado 007 a su pimera misión, que le llevará a las Bahamas y finalmente Montenegro para enfrentarse a Le Chiffre, un despiadado financiero amenazado por sus clientes terroristas, que intenta recuperar sus fondos en una partida de póquer en el Casino Royale: 'M' pone  a Bond bajo la mirada vigilante de  una agente del Tesoro, Vesper Lynd. Y aunque Bond no cree que Vesper le puede aportar nada, su interés por ella aumenta a medida que se enfrentan juntos al peligro. La astucia y la crueldad de Le Chiffre les afecta de un modo que Bond no podía haber imaginado, y aprende su lección más importante: no confíes en nadie.

Bond concluye afirmando: " No tengo ni idea de lo que es un trabajo honrado,"



Con la llegada de Daniel Craig al universo Bond, el agente  pierde peso como fantasía erótica masculina y el elemento sexual se sustituye por un gusto desmesurado por la violencia. El actor es de un físico rocoso, casi simiesco a causa de  algunas de sus aptitudes físicas, (acrobática persecución del terrorista africano en Casino Royal),  su musculatura es exhibida constantemente, como en el instante en que sale del mar como la Andrees, e incluso es objeto de admiración por el villano Le Chiffre (Mads Mikkelsen) antes de torturarlo golpeándolo ...en los genitales... (Sex Bond.007 y la liberación sexual masculino. Antonio José Navarro. Dirigido por...Octubre 2012).

Magnífica foto en la que vemos a Craig con el smoquin, al que se le ha quitado todo el empaque al traje de etiqueta que tanto odia, dándole un aspecto más erótico y actual.



Comentario:

Comenzamos cada comentario de la franquicia con el desarrollo del perfil del protagonista masculino, especialmente porque Bond 007 es un producto hecho y pensado para los hombres, que si bien en sus orígenes supuso un avance respecto a los modelos que proponía la sociedad patriarcal, hoy corre el riesgo  de no interesar a las mujeres, incorporadas ya al mundo laboral, independientes económicamente y grandes consumidoras de cine. Nacido para combatir a Bourne, interpretado por Matt Damond, un igual de sus camaradas, es saludado por la prensa, especialmente la anglosajona, incidiendo en el giro que impone Craig, rompedor y violento; Richard Corliss del Time apela directamente al espectador masculino: "Umm...¿Eres tú, Bond? El nuevo modelo de agente británico no es ni suave ni divertido. Pero tiene sus encantos( ... ) Este es un Bond con gran cuerpo pero sin alma." (Filmaffinity)

Almudena Muñoz Pérez , una crítico femenina, incide en la importancia del valor paradigmático del protagonista masculino que contempla como el estreno de cada entrega de la franquicia se ha convertido en una cita tan ineludible como las Olimpiadas o las campanadas de medianoche de fin de año, uno de los pilares de los hábitos de la sociedad capitalista. Tras confesar su falta de entusiasmo por  un personaje maquinal, impío e impasible, acaba aceptando que la incorporación de Daniel Craig, a pesar de su rudeza, dota de  mayor sensibilidad  del personaje  que ante una sonrisa  desmonta su gélida expresión. El nuevo Bond, que se incomoda al tener que ponerse un smoquin, en un intento de concectar con los jóvenes actuales que jamás se han enfundado en un traje corriente, de connotaciones negativas para su educación en libertad y que hoy son mayoría; este nuevo héroe  se mancha, grita de dolor, tropieza, se desgarra y pierde la pajarita en favor de una pistola. Como principiante que es, comete errores tácticos y personales que rompen la monotonía creada en torno a lo que parecía un experto indestructible...

El nuevo Bond descafeina el perfil de redomado machista del agente, cuya partner femenina no se parapeta tras sus cualidades físicas,  externas, y con la que domina la relación fraternal y solidaria frente a la atracción fu;  lo mismo ocurre con el villano, que adquiere caracteres humanos, como ese inhalador para el asma .

Como ya ocurría en James Bond contra Goldfinger, una primera secuencia, a modo de prólogo, previa a los títulos de crédito,  inscritos en una iconografía popera del mundo de los casinos, como   una minipelícula en blanco y negro dentro de la principal, informa del significado de esos dos 00 que preceden al número del agente, de esperanza de vida muy corta, que se consiguen con dos terribles asesinatos, desde luego de 'malvados' y al servicio de su majestad. En sus viajes por el globo el nuevo espía usa GPS, smartphones, y otros ingenios y gadgets de las nuevas tecnologías, a la vez que se protege de las cámaras de video que deja rastros indelebles de actuaciones dudosamente legales realizadas por las cloacas de los estados democráticos. A pesar del tiempo transcurrido desde el comienzo de la saga,  el Aston Martin sigue teniendo presencia como símbolo del poder, en este caso del malo de turno, Alex  Dimitrios.

Un cambio esencial es la emblematización sexual del hombre, que es  el que sale ahora del agua, como lo hiciera Ursula Andres, convertida en Afrodita urbana, (Antonio José Navarro), en Agente 007 contra Doctor No, sin restar senso a su contrincante femenina, en la primera parte de lapelícula,  que aparece ligera de ropa montando un caballo blanco y usada como azuelo erótico. El contrapunto  en esta lucha entre Tanatos y el Amor, lo pone la exposición  itinerante Body Worlds, de personas hechas escultura, de Gunther Von Hegens, en el aeropuerto  de Las Bahamas, que revela la indiferencia de las masas, que incluso han perdido el respeto  a la muerte.

Vesper Lynd,  la contable, en realidad una agente del Tesoro Británico  y Bond son jóvenes inadaptados que se siente incómodos en las ropas de la burguesía, y que son útiles  al MI6, porque no vacilan a la hora de sacrificar a otros con el fin de proteger a la reina y al país, antiguos miembros de las SAS (Servicios de secretos)  de sonrisa fácil y con relojes caros, que se enfrenta al villano, un banquero albanés, Le Chiffer,  que se sirve del terrorismo, y que usa el dinero de estados fallidos, como Uganda, para cubrir agujeros de sus compañías aéreas, y que sufre un descalabro, aunque goza de fuertes apoyos en los poderes fácticos. Todo se resolverá en una partida de póquer, una High Stakes, en el Casino Royal de Montenegro. Es preciso que todo cambie para que todo siga igual

Lo que se juega en la mesa del Casino Royal es la financiación de los estados, tanto los de derecho, por eso está presente una Agente del Tesoro,   como los llamados fallidos, que entregan sus reservas a agentes financieros para que las incrementen en Wall Street y puedan como consecuencia comprar más armas, razón por la que a los servicios secretos americanos les interesa más el hombre  de negocios que el dinero. Es sorprendente y visto con la perspectiva que da el tiempo, los análisis que ha venido haciendo el cine sobre cómo funciona la trastienda del poder. El sofisticado  banquero  atentará contra los atributos masculinos del hombre con licencia para matar, en una de las secuencias  más notables del film tan sorprendente como  la composición del puzzle, que no permite explicar, a causa de la ausencia de algunas piezas básicas, por qué razón Vesper y Bond se han salvado.

El poder destructivo de la leyenda del agente 007 , un hombre que según confiesa no sabe hacer un trabajo honrado, hace más daño a ciudades centenarias como  Venecia, que el deterioro del tiempo y  las condiciones del lugar en que fue construida, y el resultado es la desaparición de un edificio emblemático renacentista del Gran Canal, ante la mirada sorprendida y aterrada de venecianos y turistas.  La desesperación de Bond, al sentirse engañado por la mujer que ama,  emula la ira de Aquiles tras la muerte de Patroclo.

Comentarios