Agua para elefantes. Francis Lawrence.







Ficha técnica:


Título original: Water for Elephants.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Duración: 122 minutos.
Dirección: Francis Lawrence.
Guión: Richard LeGravenese, basado en una novel de Sara Gruen.
Casting: Denise Chamian, C.S.A.
Dirección de Fotografía: Rodrigo Prieto, A.S.C. y A.M.C.
Diseño de producción: Jack Fisk.
Música: James Newton Howard; supervisor: Alexandra Patsavas.
Edición: Alan Edward Bell, A.C.E.
Producción: Gil Netter, Erwin Stoff, Andrew R.Tennenbaum.
Productor ejecutivo: Kevin Halloran.
Vestuario:  Jacqueline West.
Compañías productoras: Twentyth Century Fox, Fox 2000 Pictures, Ingenious Media, 3 Arts Entertainment, Gil Netter, Flashpoint Entertainment.


Intérpretes:


Reese  Reese Witherspoon: Marlena,
Robert Pattinson: Jacob,
Christoph Waltz: August
Paul Schneider: Charlie,
Jim Norton: Camel,
Hal Holbrook: Old Jacob,
Mark Povinelli: Kinko/ Walter,
Richard Brake: Grady,
Stephen Monroe Taylor: Wade,
Ken Foree : Earl,
Scott MacFonald: Blackie,
James Frain
...


Crítica:


Un joven estudiante de veterinaria se ve obligado a dejar su formación tras el asesinato de sus padres. Tras el trágico suceso comienza a trabajar para los hermanos Benzini cuidando a los animales de su circo. El joven se enamorará de Marlena, una de las estrellas del espectáculo que trabaja como amazona, y que está casada con August, el encargado de entrenar a los animales, un hombre tan carismático como retorcido.

Comentario:



Relato  tradicional de amor en un circo , narrado mediante un gran flashback, recurso que permite  que  un anciano, escapado de una residencia sin que nadie lo advirtiera, olvidado por sus hijos ya mayores y con síntomas de demencia senil, y  recogido por el regente de un espectáculo cirquense, evoca  su vida y una gran desgracia ocurrida años atrás,  cuando  esta atracción  le eligió a él precisamente  entre el ejército de parados que subían a los trenes  como polizones, resultando que  el ferrocarril era del circo de los Hermanos Benzini. Se ubica temporalmente en la crisis del 29, en el que hombres y mujeres se lanzaron a la carretera en busca de un trabajo miserable, que apenas les permitía saciar su hambre y su sed y que los lanzaba con frecuencia en los brazos de desaprensivos, perdiendo la vida sin que a nadie pareciera importarle.  Este es el destino de Jacob (Robert Pattinson), un estudiante de veterinaria que tiene que abandonar su carrera a causa de un accidente de tráfico en el que murieron sus padres y cayó por azar en manos del desaprensivo August que usó sus conocimientos de medicina para atender a sus animales.

Lo que no logra Francis Lawrence es trasladar al espectador la  angustia del drama del paro y el hambre de la población durante la Gran Depresión, aunque se hable mucho de ella y de sus consecuencias, a pesar de que  el film no está exento de crueldad y violencia, pero tampoco nos conmueve el romance de  los protagonistas, encarnados por los fríos e inexpresivos Robert Pattinson y Reese Whiterspoon, y mucho menos el desenlace, descafeinado, con una actuación absolutamente inverosímil de la elefante Susie. No logra emocionarnos ni la bella fotografía, ni el esteticimo de la imagen de un cine de época que ha cuidado el decorado de los sets, el vestuario y el atrezzo; lo único convincente es el trabajo de Christoph Walz, y ya se repite bastante  en su papel de malo de manual.


Comentarios