Alien 3. David Fincher







Ficha técnica:

Título original: Alien r.
País: Estados Unidos.
Año: 1992.
Duración: 115 minutos.
Dirección: David Fincher.
Guión: Walter Hill, David Giler y Lerry Ferguson, basado en un argumento de Vincent Ward. Basado en los personajes de  Dan O'Bannon y Ronald Shusett.
Casting: UK: Priscilla John; USA Billy  Hopkins.
Dirección de Fotografía: Alex Thompson, B.S.C.
Música: Elliot Goldenthal.
Edición: Terry Rawlings.
Efectos visuales: Richard Edlund, A.S.C.
Diseño de la criatura: H.R. Giger.
Vestuario: Bob Ringwood y David Perry.
Productores: Gordon  Carroll, David Giler y Walter Hill.
Productor ejecutivo: Ezra Swerdlow.
Co-producción: Sigourney Weaver.
Diseño de producción: Norman Reynolds.
20th Century Fox  para Brandywine Production

Intérpretes:

Sigourney Weaver: Ripley,
Charles S. Dutton: Dillon,
Charles Dance : Clemens,
Paul McGann: Golic,
Brian Glover: Andrews,
Ralph Brown: Aaron,
Danny Webb: Morse,
Christopher John Fields: Rains,
Holt McCallany: Junior,
Lance Henriksen: Bishop II.


Sinopsis:


Tras conseguir escapar con Newt y Bishop de un planeta alienígena, la teniente Ellen Ripley (Sigourney Weaver) recala accidentalmente en Fiorna 161, una cárcel galáctica cuyos peligrosos reclusos están absolutamente abandonados a su suerte.

Comentario:

David Fincher reniega de este film, que sin embargo le dio la oportunidad de iniciar su carrera cinematográfica. Lo cierto es que se equivocó de género y de política, y como consecuencia no acertó en un guión cinematográfico en el que el discurso se organiza con primeros planos, algún plano medio o americano, el propio de una película  de acción, y muy pocos generales;  ligeros contrapicados que permiten organizar grupos in crescendo dentro del encuadre, pero que no se explican muy bien. Las consecuencias de esta organización del relato son letales en una historia muy coral,que se desarrolla  en un espacio limitado, una cárcel galáctica, claustrofóbica son un ritmo monótono y en ocasiones aburrido;  el tratamiento de la fotografía en tonos sucios, distópicos, con ese velo que se interpone entre el espectador y los personajes, contribuye  a crear ese clima  de  pesadez e impotencia, desterrada la tensión y el interés a excepción de algunos momentos del tramo final.

El alien no  destruye a Ripley a la que ha dejado embarazada, detectándose en el escáner el feto en su cabeza; es emblemática la imagen de la mujer luchando  con el bicho, ligera de ropa, en la última secuencia de la primera entrega de la saga. Cuando nace el cachorro ella lo deposita en su regazo y lo acaricia, como  Rosemary, la protagonista de  'La semilla del diablo' de Roman Polanski (1968),



Comentarios