Beowulf. Robert Zemeckis





Ficha técnica:

Título original: Beowulf.
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Duración:  113 minutos.
Dirección: Robert Zemeckis.
Guión: Neil Gaiman y  Roger Avary.
Dirección de Fotografía: Robert Presley. Color.
Música: Alan Silvestri .
Montaje: Jeremiah O'Driscoll.
Productores: Jack Rapke, Steve Starkey y Robert Zemeckis.
Diseño de Producción: Doug Chian.
Vestuario: Gabriela Pascucci.
Compañías: Shangri-La Entertainment, ImageMovers, Warner Bross para Paramount Pictures.

Intérpretes:

Ray Winstone: Beowulf,
Anthony Hopkins: Hrothgar,
Angelina Jolie:  Madre de Grendel,
John Malkovich: Unferth,
Robin Wright: Wealthow,
Alison Lohman: Ursula,
Crispin Glover: Grendel,
Dominic Keating: Cain,
Costas  Mandylor: Hondshew,
Sebastián Roché: Wulfgar.

Sinopsis:

Beowulf es  el resultado de la puesta en escena cinematográfica de uno  de los primeros  poemas  clásicos  europeos, en inglés antiguo, en la que los guionistas Neil Gaiman y Roger Avary se permitieron algunas licencias  e idearon con talento un desenlace propio, alejado de la tradición, El horrendo Grendel (Crispin Glover), es  un hijo bastardo del rey Hrothgar (Anthony Hopkins), nacido de una relación fugaz con  su  madre  (Angelina Jolie), y está tratará de seducir al héroe adoptando la más atractiva  de las formas.

Críticas:

Esto se decía en 2007,   fecha de su estreno en España, entre otros por José Arce (La Butaca.net) : " La tercera adaptación del texto anónimo ha de contemplarse como la puerta de entrada hacia el cine del futuro. La historia de Beowulf (Ray Winstone),(...) , emerge como la primera de muchas producciones en las que prácticamente la barrera entre la platea y la pantalla deja de existir gracias a los avances de la tecnología digital y tridimensional. Porque no hay que olvidar que Zemeckis ha concebido este descomunal proyecto pensando en su disfrute parapetados tras unas gafas..." Estos comentarios son la prueba de lo rápido que pasa el tiempo y cómo todo lo que se dice respecto al desarrollo tecnológico queda anticuado en poco tiempo, a pesar de que no son pocos los que se resisten a las tres dimensiones.

No resulta menos divertido releer los estractos que hacía Filmaffinity de la prensa norteamericana y española . Hoy, Dirigido por ... realiza un análisis del guión,  la estructura y la semiología del relato, superada la necesidad de comentar estos aspectos técnicos. En su ' estudio en seis películas ' de la obra de Zemeckis se interesa por una puesta en escena que enfatiza  los contrastes entre las fuerzas y los sentimientos en conflicto,  se basa en secuencias centradas en el monstruo Grendel en el primer tercio del relato, con movimientos de cámara de carácter narrativo y perturbador, expresivo e inquietante a la vez y  más adelante nos muestra a Bowulf cabalgando audazmente olas gigantescas de una tempestad en alta mar, situado en la proa de su barco, recalcando su carácter vanidoso,  transitando  contantemente entre la atmósfera de terror que produce el monstruo y la  presuntuosa de Beowulf y su entorno...

Zemeckis cuenta  con el lenguaje cinematográfico más moderno (captura de movimiento, tres dimensiones...), una historia antigua, ubicada en el limite entre el culto pagano a Odin (Dinamarca, en torno al año 500) y  la implantación del cristianismo en tierras nórdicas, que desplazó del Norte de Europa la literatura de los bardos  y sus cantos a los  héroes, por un mundo lleno de víctimas y hombres dominados  por el miedo y la vergüenza. Los reyes que precedieron a Beowulf, como Hrothgar, y los que le sucedieron en la corona, como Wealthou, pecaron de lascivia,  cayeron en las redes de mujeres seductoras, simbolizadas por la madre de Grendel, y tuvieron hijos bastardos que provocaron grandes desgracias en el reinado de sus padres, haciéndoles pagar cara su impudicia; en una imagen vemos a un anciano mostrando una cruz ante la bestia incontinente. Curiosamente Grendel, no sólo tiene unos oídos muy delicados, sino que carece de pene, contrastando con el héroe que presume de sus, al parecer, enormes genitales, que Zemeckis oculta sutilmente al espectador de diversas maneras, que desde luego no pasan desapercibidas; el hijo de Beowulf, encarnado también  por Ray Winstone, esconde su bello y dorado cuerpo bajo la apariencia de un enorme dragón volador de fuego. Mientras el hijo de Hrothgar no sólo es un monstruo repugnante y asqueroso, sino que tiene evidentes taras físicas, como esa importante carencia de atributos masculinos de que hemos hablado, que produce hilaridad entre la soldadesca, el de Beowulf es hermoso como él, lo que deja abierta una interesante puerta para el análisis  freudiano del orgullo y la envidia de pene de estos descendientes reales.

Interesante poema , pues, en el que el protagonista es un bravo, fuerte y valiente guerrero, pero a la par un hombre engreído y egoísta, que, alcanzado el poder, olvida la lealtad a la mujer que ama y provoca enfrentamientos sangrientos en su reino. Zemeckis no evita lo escatológico en el tratamiento de la imagen de un monstruo que echa por todos los orificios de su rostro mucosidades y liquidos pegajosos de todo tipo, dejándolos caer encima de la bella reina Wealthow, en posición humillante bajo sus piernas. Estas imágenes de estética gore, contrastan con la idealización estilizante de Ray Winstone, gracias a la magia de la motion capture, que lo convierte en un monstruo o en un Zeus del Olimpo.

Cmrl.


Comentarios