El almuerzo desnudo. David Cronenberg



Ficha técnica:


Título original: Naked Lunch.
País: Canadá.
Año: 1991.
Duración: 115 minutos.

Dirección: David Cronenberg.
Guión: David Cronenberg, basado en la novela de William S.Burroughs.
Casting: Deirdre Bowen.
Director de Fotografía: Peter Suschitzky.
Música: Howard Shore.
Edición: Ronald Sanders.

Vestuario: Denise Cronenberg.

Producción: Jeremy Thomas.
Co-producción: Gabriella Martinelli.
Diseño de producción: Carol Spìer. 
20th Century Fox.


Intérpretes:


Peter Weller: Bill Lee,
Judy Davis:  Joan Frost & Joan Lee,
Ian Holm:  Tm Frost,
Julian Sands: Yves Cloquet,
Monique Mercure: Fadelan,
Nicholas Campbell: Hank,
Michael Zelniker:  Martin,
Robert A Silverman: Hans,
Joseph Scorsiani : Kiki
Roy Scheider: Dr. Benway

Sinopsis:


Después del trágico accidente sufrido por su mujer, un escritor que cae en la adicción a ciertas drogas, empieza a sufrir horribles alucinaciones que lo transportan a un mundo de pesadilla absolutamente kafkiano.

Premios:



1992: Festival de Berlín: Sección oficial de largometrajes
1992: Premios Genie: Mejor película canadiense

Comentario:


Película realizada en 1991, que no se estreno en España hasta 2007 . Recrea el mundo sofisticado y retorcido de un escritor,  William S.Burrough,(Yonqui, Queer..),  que transita entre el consumo de sustancias psicotrópias, el sexo, tanto homo como heterosexual y el gusto por las armas de fuego. Militó en la literatura pulp y la Iglesia de la Cienciología. Se integró  en la cultura  beat, tras la segunda guerra mundial, aunque lo que más influyó en el film de Cronenberg  fue su experimentación en torno a técnicas como el cut-up, consistentes en collages narrativos, cuyo objetivo fundamental era destruir las normas sintácticas y semánticas, sin perder el sentido de lo narrado (Nova Express, La máquina blanda o El almuerzo desnudo). Su revolución no es social, sino mental: hay que deshacerse de la dictadura del lenguaje, al que ve como un virus. La guerra contra este virus establece una continuidad en gran parte de su obra, donde los protagonistas (humanos, extraterrestres, seres inorgánicos, demonios) están claramente de un bando o de otro y se enfrentan violentamente, sin reglas de ningún tipo.(Wikipedia).

El gran reto del cineasta  fue  lograr algo que todavía no había alcanzado el escritor : hacer accesible al público su lenguaje vanguardista y revolucionario, y lo consigue a duras penas. William Lee, un exterminador de insectos, observa denodado que, en mitad de una operación de aniquilación de cucarachas, se ha quedado sin insecticida; al llegar a casa descubre que su mujer se coloca con el producto que usa para su trabajo, hasta tal punto que con su aliento asesina a los bichos que transitan por las paredes. Es detenido y llevado a la comisaría, donde comienzan graves alucinaciones que perturban su mente, situación que empeora cuando para librarse de esta intoxicación, acude al Dr. Benway, que le receta un medicamento llamado 'carne negra'. A partir de ese momento la situación se vuelve bizarra, aberrante, y en ella  se combinan asesinatos, homoxesualidad y herosexualidad, bichos asquerosas y todo tipo de alucinaciones que acompañan al escritor y lo sitúan en una tierra de nadie, la interzona, de la que le llegan tanto la salvación como la ruina, la  tentación en forma de jóvenes atractivos. Este lugar 'ficticio', este mundo nuevo que se opone a la vieja Norteamérica, se sitúa en un país norteafricano de cultura musulmana.

Sus máquinas de escribir, (Clark Nova, Martinelli, hasta una de escritura árabe, e incluso algunas con forma de ubre, de la que maman los escritores corruptos), tienen vida propia, actuando como jefes o asesores.  La película de Cronenberg es un ejercicio de metalenguaje  ficticio y fantástico, que recoge las tribulaciones del realizador en torno a la relación del hombre con la máquina, los cambios biológicos (máquinas que tienen vísceras y adoptan formas de animales imaginarios e insectos)  y la enfermedad, materializada en la ofuscación mental y los trastornos físicos del protagonista.

Comentarios

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!