Hard Candy. David Slade






 
Ficha técnica:

Título original: Hard Candy.
País: Estados Unidos.
Año: 2005.
Duración: 103 minutos.

Dirección: David Slade.
Guión: Brian Nelson.
Casting: Valerie McCaffrey.
Música:  Harry Scott y Molly Nyman.
Edición: Art Jones.
Dirección de Fotografía: Jo  Willems.
Director Artístico: Felicity Nove.
Decorador del set: Kathryn Hollyday.

Productores: David R. Higgins. Richard Hutton y Michael Caldwell.
Productor asociado en Estados Unidos:  Erica Farjo; en Reino Unido: Barney Jeffrey.
Diseño de Producción: Jeremy Reed.
Coproductores: Brian Nelson y Hans Ritter.
Productor ejecutivo: Paul G.Allen y Jody Patton; Rosanne Korenberg.
Maquillaje y peluquería:  Keston Ridley.
Lions Gate Films, Vulcan Productions, asociada con Lauchpad Productions




Intérpretes:

Patrick Wilson: Jeff  Kohiver,
Ellen Page: Hayley Stark,
Sandra Oh: Judy Tokuda,
Jennifer  Holmes: Janelle Rogers.
Gilbert Johns: Nightawaks John.


Sinopsis:




Jeff (Patrick Wilson), un fotógrafo de 32 años, queda con Hayley (Ellen Page), una chica adolescente de 14 años a la que ha conocido a través de Internet. Después de tomar un café, la lleva a su casa con el propósito de hacerle unas fotos.

Comentario:

Film que se debe encuadrar entre las películas que analizan el constructo de género desde la  perspectiva más radical, que no excluye la castración del  pedófilo o pederasta, llevada a cabo por una mujer susceptible de sufrir los ataques de estos socióptas e inadaptados sociales: una adolescente de catorce años. David Slade plantea un doble dilema moral: un criminal que participa en  una filmación snuff, que conlleva la ejecución de una joven, merece la interpretación más severa de las leyes que la sociedad se ha dado para combatir esta lacra social, y la confrontación estaría entre la aplicación de la pena de muerte o la cadena perpetua. Las posturas están bien definidas entre quien no es partidario de que el estado cometa un crimen, justificado o no, y quienes creen que sólo de esta forma se consigue la justicia y se alcanza la venganza . Pero a esto hay que  sumar la aceptación de juicios sumarísimos y la legitimación de las torturas físicas, y especialmente psicológicas y la inducción del individuo al suicidio, que practica la adolescente. Esta y no otra es la razón que divide a los críticos en la valoración del filme, y no en su calificación de la calidad artística y ejecución de la película, que es favorable casi por unanimidad.

Otro de los terrenos que holla Slade es el de las relaciones sociales a través de internet, que permiten mentir sobre la edad, y que siempre van en detrimento del menor; aquí la adolescente gana la partida, ya que dotada de la inteligencia de una 'Furia Vengadora' va dejando indicios que se constituyen en terribles trampas para el lobo que va a ser devorado por 'Caperucita'. Como estos personajes mitológicos no conoce la compasión y, determinada la culpabilidad del asesino,  debe cumplir su misión, sin nada que se interponga. Sabe además que juega a su favor, merced a leyes de discriminación positiva que protegen a los menores, y que en el peor de los casos su equivocación se resolverá con un pequeño castigo de reclusión en un reformatorio. Su labor es la de rastrear en la red  buscando pedófilos, y no es la primera vez que lo hace, y  el director juega con la presencia de algún testigo, que más bien parece un  macguffin que va a abrir ciertas puertas, que genera ciertas  expectativas  que posteriormente se diluyen, porque no tienen recorrido.

Desde el primer minuto  la película sitúa al público en una situación preventiva: no acepta una relación tan dispar, entablada con elementos poco sólidos, como un chat en internet, que permite a cualquiera realizar una salvajada y desaparecer de nuevo en la oscuridad, situación de la que es más responsable el adulto, pero también lo sitúa frente a los procedimientos de una niña que va adquiriendo la especie de un monstruo y que obtiene confesiones mediante tortura, por mucho que afirme que ni de lejos se parecen a las que denuncia Amnistia Internacional. Son terribles.




Comentarios

  1. Hola. Me llamo Félix del blog arqueocinema.com

    Estoy haciendo un listado de los blogs de cine con sus respectivos autores.

    Me gustaría saber cuáles son los nombres de las siglas cmjl y CMRL.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!