La bada Picasso. Fernando Colomo.




Ficha técnica:


Título original:
País: España.
Año: 2013.
Duración: 100 minutos.

Dirección:  Fernando Colomo.
Guión:  Fernando Colomo.
Dirección de Fotografía: José Luís Alcaide.
Música: Juan Bardem.
Montaje: Maria Lara y Antonio Lara.
Dirección artística: Patrice Vermette.

Vestuario: Vidente Ruíz.

Producción: Beatriz de Gándara.
Distribución: Alta Classics.


Intérpretes:



Ignacio Mateos: Pablo Picasso,
Jordi Vilches: Manolo Hugué,
Louise Monot:Marie Laurencin
Stanley Weber: George Braque,
Alexis Michalik: Barón

 Sinopsis:


 Ceret, 1911. Pablo Picasso y Georges Braque están pintando codo con codo en una casa solariega en compañía de Manolo Hugué y Fernande Olivier, la amante de Pablo. La noticia que en primera plana muestra el Paris-Journal les hace estallar de risa: "LA GIOCONDA HA SIDO ROBADA DEL LOUVRE". Pero la siguiente noticia, un telegrama en clave firmado por su amigo Guillaume Apollinaire les hiela la sangre: "EL BARÓN HA ROBADO EL CORAZÓN DE LA MADONNA ¡VOLVED!". En el tren de vuelta a París, Pablo recuerda cómo Guillaume le presentó a un atlético joven cuya vida disoluta le había inspirado Las aventuras del Barón d'Ormessan, y de cómo el Barón, al enterarse de la fascinación que unas estatuas prerrománicas ejercían sobre Pablo, decidió robarlas y luego vendérselas a un precio ridículo. Aquellas estatuas serían la inspiración del primer cuadro cubista, Las señoritas de Avignon. En la estación le está esperando un enloquecido Guillaume, que le cuenta cómo el Barón, animado por el ejemplo de las estatuas, ha decidido robar algo más: La Gioconda, por ejemplo. Pablo es español, Guillaume, polaco, y el Barón belga. Y la prensa habla de una "banda internacional llegada a Francia para desvalijar nuestros museos". ¿Qué hacer? ¿Huir del país? ¿Encontrar al Barón? ¿Lanzar las estatuas incriminatorias al Sena?

Comentario:


Fernando Colomo aborda un tiempo de transformación y revolución del mundo del arte, en el que el nacimiento de la fotografía y el cinematógrafo dejaban sin función a las artes plásticas visuales, y se queda en la superficie. No tiene un andamiaje sólido. Javier Ocaña, crítico del diario El País, sentencia  sin concesiones el film, que según él no acierta  "ni en el tono, cambiante, equívoco; ni en la estructura dramática, cortante, casi a salto de mata; ni en los subtextos"

Y es una pena que se acuse a una película española de ligera y superficial, por mucho que esté realizada con buena factura,  cuando  se enfrenta a un periodo en el que los artistas españoles estuvieron a la vanguardia de la renovación artística, y en la que un  pintor como Picasso pasó  a ser considerado el  'Padre del Arte Moderno'.


Comentarios