Bendición mortal. Wes Craven





Ficha técnica:

Título original: Deadly Blessing.
País: Estados Unidos.
Año: 1981.
Duración: 102 minutos.

Dirección: Wes Craven.
Guión: Glenn M.Benest,  Matthew Barr y Wes Craven.
Casting: Shari Rhodes, Liz Keigley.
Dirección de Fotografía: Robert Jessup, A.S.C.
Música: James Horner.
Edición: Richard Breacken.
Decorador del set:  Orowita

Diseño de Vestuario: Patricia McKiernan.
Maquillaje Jimi White,
Peluquería: Lynn Decker, Estilista: Lynn Decker.


Productores: Max A.Keller, Micheline H.Keller y Patricia S.Herskpvic.
Productores asociados: Glenn M.Benest y Matthew Barr.
Productor ejecutivo: William Gilmore.
Diseño de producción: Jack Marty.
Compañías:´Polygram Pictures, Inter Planetary Production

Intérpretes:


Maren Jensen: Martha,
Sharon Stone: Lana,
Susan Buckner: Vicky.
Jeff East: John Schmidt,
Doug Barr: Jim,
Lisa Hartman: Faith,
Lois Nettleton: Louisa,
Ernest Borgnine: Isaiah., nomindo al Premio Razzie como peor actor secundario.
Michael Berryman: William Gluntz,
Kevin Cooney: Sheriff,
Bobby Dark,: gferente del teatro
Kevin Farr: Chico grueso.
Neil Fletcher: enterrador.
Jonathon Gulla: Tom Schmidt,
...


Sinopsis:


En una comunidad de fundamentalistas, los hititas, secta que considera los avances tecnológicos como manifestaciones diabólicas, se introduce Marta, como esposa de uno de ellos. A partir de entonces se desencadenas una serie de  acontecimientos terroríficos.

Comentario:


En la génesis del terror de Wes Craven juega un papel determinante la incorporación de elementos narrativos propios del lenguaje visual, combinados con maestría, como el uso de foto fija en blanco y negro, en cuyos fotogramas se inscriben con grandes letras los títulos de crédito, que poco a poco van ampliando la gama cromática hasta alcanzar la plenitud del color y adquiriendo movimiento, mientras una banda sonora cargada de significado, incorpora coros satánicos; el  score musical a cargo del gran James Horner contribuye en gran medida a generar la tensión que precede al susto.

En esta película, el quinto largometraje de Wes Craven, están ya presentes todos los elementos que hicieron características sus cintas de género slasher, incluidos aperos de labranza que evocan la mano de Freddy Krueger y otros instrumentos cortantes, cuchillos, hachas, etc., que pueden ser utilizados como armas.  La mezcla repugnante de lo lúbrico y lo sagrado, la violencia y el sexo, las bellas mujeres y el incubo o diablo que intenta seducirlas, la presencia de  su mensajero en el territorio sagrado de los hititas,o  la comadrona y su hija, que odian a los hombres y se sienten atraídas por las 'extranjeras',  son el sustrato sobre el que se monta una historia protagonizada por un pueblo anclado en el medioevo, integrado por  gentes que no sólo  rechazan las relaciones sentimentales decididas libremente, sino  el desarrollo económico y de la tecnología: tan pecado es enamorarse de una guapa muchacha extraña a la congregación, como comprarse un tractor. Hay tantos asesinos en potencia como víctimas propiciatorias.

La censura impuso unos cuantos cortes que hicieron incomprensible parte de una película que prometía, de tal manera que al final todos parecen ir contra todos, por motivos mucho más claros en unos casos que en otros, quedando en una zona de absoluta oscuridad el significado de la horrible tarántula o el papel de la hija de la comadrona, la mensajera del íncubo; la secuencia en la que Martha descubre la verdadera naturaleza de madre e hija es absolutamente incomprensible, su cara de espanto no tiene explicación. La policía se lava las manos ante una colectividad que ajusta las cuentas en su seno,en el que mueren  generalmente hombres; las mujeres acaban matándose entre ellas, aunque se rigen  por los principios éticos, morales y religiosos de una sociedad patriarcal muy cerrada. Tanto que  las mujeres del colectivo hitita son totalmente invisibles en el film ¿ Quién introduce a la serpiente, que tentó a Eva, en la bañera de Martha? Los hombres encubren crímenes que atribuyen al íncubo, que castiga a los lujuriosos, pero ¿Quién los mata a ellos y por qué? Lo cierto es que Craven nos desorienta completamente, pues, acabada la historia, cuando la cámara entra de nuevo en la casa, James Horner nos advierte con su música que nada ha cambiado, que el mal  representado por  la terrible tarántula es permanente.

Wes Craven, de forma consciente o inconsciente, no se resigna al simple papel de autor, que ya cuestionó Milton Subotsky (creador junto con Max J.Rosenberg de la productoras de terror  Amicus)  cuando afirmó que un film se realiza bàsicamente en dos sitios: en el guión y en la sala de montaje; al menos Craven participa en la elaboración del guión de forma activa. El nudo gordiano de la trama reside en la  verdadera condición  sexual de Faith (Lisa Hartman), una tai mitad ( hombre travestido de mujer), y la actitud de la madre, Louisa (Lois Nettleton), una comadrona que ayuda a traer niños al mundo y que en aquella época era la primera en conocer su sexo, que la obliga a comportarse como una niña, aunque el/ ella siempre ha deseado a las mujeres; los carcamales de la congregación hitita la tratan como un mensajero del diablo, un incubo con el que hay que acabar, aunque desean a las mismas mujeres que 'el monstruo'. Temen lo que desconocen.

La abundancia de cámaras subjetivas, travellings que avanzan  por los pasillos acompañados de la inquietante sinfonía de Horner, que en algunos momentos recuerda la secuencia de  la bañera de Psicosis de Alfred Hitchcock, (1960), el  asesino en off visual, siempre fuera del campo de la cámara hasta el final, son recursos de gran rendimiento. muy utilizados en la saga de Viernes 13, Scream y otras en que que las víctimas serán  adolescentes, precoces sexualmente, en el seno de una sociedad puritana que configura lo que se ha dado en llamar la 'América Profunda'. En Bendición mortal los rednecks son hasta progresistas. Sharon Stone interpreta un papel secundario, el primero de su carrera en el cine, una jovencita adolescente un tanto rellenita, pero con una cara preciosa.


Comentarios