Díaz, no limpiéis esta sangre. Daniele Vicari



Ficha técnica:

Título original: Díaz.
País: Italia, Rumanía, Francia.
Año: 2012.
Duración: 127 minutos.
Dirección: Daniele Vicari.
Guión: Daniele Vicari, Laura Paulocci, en colaboración con Alessandro Bandinelli y Emanuele Scaringi.
Dirección de Fotografía: Gherardo Gossi.
Música: Theo Teardo.
Edición: Benni Atria.
Producción: Domenico Procacci.
Dirección de Producción: Valeria Licurgo.
Diseño de Producción: Marta Maffucci.
Diseño de Vestuario:  Roberta Becchi y Francesca Vecchi.
Soficia A Plus, Image 3 con la ayuda de Centrul National Al Cinematografiei con el Ministero di Bieni Culturali, Direzioni Cinema y la participación de la Provincia Autónoma de BolzanoAlto Adige.
Distribuidora: Vertigo Films

Intérpretes:


Claudio Santamaria: Max Flamini,
Jennifer Ulrich: Alma  Koch,
Elio Germano: Luca Gualteri,
Davide Iacopini: Marco,
Ralph Amoussou: Etienne,
Fabrizio Rongione: Nick Janssen,
Renato Scarpa: Anselmo Vitali,
Mattia Sbragia: Armando Carnera,
Antonio Gerardi: Achille Faleri,
 Paolo Calabresi, Francesco Acquaroli, Alessandro Roja, Eva Cambiale...


Sinopsis:


En 2001, el último día de la reunión del G8 en Génova, justo antes de medianoche, más de 300 policías asaltaron la escuela Díaz buscando manifestantes. Dentro de la escuela se encontraban 90 activistas, la mayoría estudiantes europeos, y un grupo de periodistas extranjeros, todos ellos preparándose para pasar allí la noche. Cuando la policía irrumpió, los jóvenes manifestantes levantaron las manos en señal de rendición. Impertérritos, los oficiales descargaron una violencia calculada y frenética, golpeando indiscriminadamente a jóvenes y mayores, hombres y mujeres. Díaz-No limpiéis esta sangre, reconstruye los hechos de esos terribles días desde el punto de vista de la policía, los manifestantes, las víctimas y los periodistas que se vieron atrapados en la tragedia para analizar como la frustración puede explotar en violencia cruda e incontrolada. La forma de rodar de Vicari, visceral, dinámica, lanza al espectador al oscuro corazón de la política y nos recuerda mediante la inclusión de imágenes reales que puede que esta sea una película, pero no es ficción.

Comentario:

Por encima de su valor dramático y cinematográfico se ha tenido en cuenta por algunos sectores de la crítica su aportación testimonial y su contribución al conocimiento del movimiento de 'los genoveses', en un país  que da Gigolinas y Berlusconis, pero también grandes movimientos de resistencia cívica y social. No hay más que leer sus periódicos, para entender ésto.


Comentarios